¡Síguenos!
Eriksen y Pogba, dos nombres propios del cierre de mercado inglés.

La Tribuna de Brian Clough

Deadline Day y la lista de la compra

El jueves 8 de agosto a las 17:00, hora local, cierra el periodo de inscripción de jugadores en la Premier. Quedan dos días de mucho movimiento en las oficinas inglesas

El jueves 8 a las 17:00, hora local, cierra el periodo de inscripción de jugadores en la Premier. En Inglaterra se considera que el fax ha llegado a tiempo siempre y cuando se haya presentado un documento firmado por las partes – club vendedor, club comprador y jugador – confirmando el acuerdo. Luego tienen unas horas para presentar la documentación completa, por lo que la lista definitiva de altas será confirmada durante la tarde-noche.

El jueves será un día entretenido en los medios de comunicación deportivos. Prácticamente todo ellos harán un seguimiento en directo de traspasos confirmados y rumores. Los aficionados no se quedan fuera del circo y participan mandando mensajes a los medios: “El mejor amigo de mi compañero de trabajo esta casado con una agente inmobiliaria en la zona de Manchester y dice que le han encargado que le busque casa a un millonario brasileño que viene de Paris”; “Estoy en el aeropuerto de Newcastle y acabo de ver a Bale pasar por la zona de llegadas para VIP”; o los aún más ocurrentes “Acabo de parar a poner gasolina cerca de Londres y en el coche del otro surtidor estaba Coutinho”. De cuando en cuando, alguno lleva algo de realidad.

Nadie se vuelca más que Sky en su canal de noticias deportivas. En el estudio debaten rumores, precios y posibilidades, mientras tienen un reloj con la cuenta atrás y un enorme marcador con el dinero invertido.

Tienen reportero y cámara en cada sede de los clubes de la Premier. Intentan enfocar a las ventanas de las oficinas a ver si distinguen el careto de un agente famoso o, mejor aún, el de un jugador. Intentan adivinar quién viaja en un coche con los cristales tintados y si no tienen nada mejor que hacer entrevistan a aficionados que pasean por allí esperando fichajes que no llegan. En una ocasión entrevistaron a Peter Odemwingie, entonces jugador del West Brom, que iba a fichar por el QPR. Mientras los clubes negociaban, Odemwingie viajó con su agente de Birmingham a Londres, llego a las oficinas del club y dio un discurso ilusionante sobre cómo iban a luchar con todo para evitar el descenso. El fichaje, sin embargo, no llego a concluirse. Odemwingie volvió al West Brom, el QPR acabó descendido y a cambio todos ganamos un momento inolvidable.

Se espera que el United sea el gran animador del cierre del mercado. Los últimos rumores apuntan a un posible fichaje de Eriksen, lo cual tendría como consecuencia que el Tottenham intente el fichaje tanto de Lo Celso como de Mario Fernandes. Además, daría algún tipo de pista de que el United podría vender a Pogba. Con o sin esta venta, el United necesita invertir en su centro del campo, un área que ha ido cayendo en calidad temporada tras temporada, hasta el punto de que un buen jugador como Herrera se haya convertido en esencial y su baja sea un quebradero de cabeza.

El Arsenal ha invertido en ataque, posiciones que no estaban mal cubiertas. Ceballos cubre la baja de Ramsey y Pépé añade gol y desborde. Pero las dificultades del Arsenal en las últimas temporadas han estado en la defensa. Mustafi no tiene la confianza de nadie y su rendimiento ha dejado mucho que desear. Koscielny se ha declarado en rebeldía exigiendo una salida gratis (así se comporta un capitán hoy en día) y Sokratis apenas cuenta con el visto bueno de todos. La recuperación de Bellerín en el lateral derecho es una incógnita y Monreal ya solo puede quedar como recambio de emergencia. Mientras se decide el fichaje de Tierney, Kalasinac es el único jugador fiable en el lateral izquierdo. En ataque, el equipo apenas tiene carencias.

El Tottenham, además de los fichajes del centro del campo, busca un jugador que pueda dar descanso a Harry Kane. El problema es que cualquier jugador a quien se acerque sabe que va a fichar como suplente y en esas condiciones solo podrían contratar un veterano (se habla de que Llorente podría volver) o un jugador joven con ganas de demostrar su potencial. Además, están intentado cerrar el fichaje de Sessegnon, del Fulham. En la temporada de su explosión, aun muy joven, fue un jugador determinante con goles y asistencias jugando desde el lateral zurdo. Una vez alcanzada la Premier League tuvo pocas oportunidades. Un lateral tan alegre en un equipo que lucharía por la permanencia era un riesgo y en posiciones de ataque los entrenadores prefirieron jugadores más expertos. Pochettino, si culmina el fichaje, le va a utilizar de nuevo como lateral.

Si el gran animador del mercado hasta ahora ha sido el Aston Villa (unos 150 millones de libras invertidos en 13 jugadores), se espera que, junto al United, los focos del cierre estén en el Everton. Además del fichaje tan atractivo como sorprendente de Moise Kane, de la Juventus, se espera que vuelva a hacer una oferta por Zaha, en una operación que tiene pinta de acabar en preacuerdo y con la confirmación oficial bien pasadas las 5 de la tarde. Entre otras cosas porque el Crystal Palace necesitará recambios y no dará el visto bueno hasta que los tenga atados.

Hay algunos delanteros disponibles que, seguramente, encontraran acomodo antes del cierre del plazo, quizá en el propio Palace. Andy Carroll ha dejado el West Ham y, como Daniel Sturridge tras su paso por el Liverpool, es agente libre. El problema de ambos es su historial de lesiones. Otro con historial de lesiones, algo menor, es Charlie Austin, uno de esos delanteros que conocen la liga y aportaría 12 o 15 goles a cualquier club de la segunda mitad de la tabla. Menos al Southampton, que ha decidido deshacerse de él y espera una oferta de unos 8 millones de libras.

Es frecuente que los equipos de la zona baja sientan el pánico del estudiante justo antes del examen cuando se pone a repasar 5 minutos antes de entrar en el aula. Miraran a su plantilla y el entrenador dirá “me vendría bien un par de jugadores más” y así surgen jugadores de los que nadie apenas sabe nada, fichados de la liga turca o la ucrania, desconocidos para la gran mayoría del publico e incluso los medios de comunicación. O jugadores del Éibar o Levante por los que se pagan 35 millones de libras sin pestañear.

Una vez cerrado el mercado habrá clubes más felices que otros, traspasos sorprendentes como el de Kane o precios de locura, pagados como los padres que compran el ultimo juguete en las películas navideñas. Habrá plantillas descompensadas y equipos con muy buena pinta si todo cuaja, habrá rumores confirmados y otros que se los habrá llevado el viento. Puede acabar con Eriksen de rojo, Lukaku de neroazzurri y Pogba de blanco, o puede que ninguno de estos cambie de club.

La respuesta a todas estas preguntas, y alguna más, en el próximo episodio de este enredo que es el mercado de futbolistas.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en La Tribuna de Brian Clough

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies