¡Síguenos!
Leo Messi
Leo Messi celebra su gol contra el Athletic Club. / CORDON PRESS

Liga Santander

Messi baila en el Camp Nou

Un pobre Athletic no fue rival para el Barcelona. Marcaron Paco Alcácer, tras un fuera de juego de Jordi Alba, y Messi (2-0).

Hay partidos que el Barcelona gana por su juego, otros por que así lo decide Messi y otros por intimidación, como sucedió contra el Athletic Club, que apareció encogido en el Camp Nou. Salió sin ningún espíritu competitivo, sin ánimo de discutir con el Barça, mostrando una apatía que en ese escenario sólo te puede condenar a la derrota.

Las pocas intenciones que pudiera tener el Athletic se las quitó Paco Alcácer a los ocho minutos con un gol que nació de un fuera de juego de Jordi Alba. Esa distancia mínima en el marcador se antojaba ya insuperable para el equipo de Ziganda, que se marchó al descanso sin tirar a portería.

El tanto de Alcácer levantó un vendaval de fútbol del Barça que se llevó por delante al Athletic. Un excelente Rakitic cortó y jugó desde la posición de mediocentro, como sustituto de Busquets. Dembélé parece cada vez menos tímido, se atreve a inventar desde la banda derecha, donde Sergi Roberto se exhibe en cada partido. Coutinho fue un peligro desde la izquierda y mandó dos balones a los palos. Paulinho, el que más desentona en la orquesta, incordió y envió una pelota al poste. Paco Alcácer añadió un gol a su voluntarioso trabajo. Y después, Leo Messi, el más especial de todos, el mejor, un futbolista que no admite comparación. Sabe leer los partidos, interpretar el juego y tiene la inteligencia futbolística de aparecer siempre donde más daño puede hacer al rival. Baja al centro del campo para descargar juego, para organizar el ataque. Entre líneas es el mejor socio de todos. Y cuando se acerca al área es letal. Todas esas variantes las mostró contra el Athletic. Añadió un gol, nacido de un disparo ajustado al que no pudo llegar Kepa. Y después bailó, un breve movimiento de hombros. Suficiente para saber que es un tipo feliz. Y si Messi está alegre, el Barça está de fiesta.

Bajó una velocidad, o dos, el Barcelona en el segundo tiempo y el Athletic se desperezó algo. Lo suficiente para saber que podía tirar a portería, pero no lo necesario para amenazar la victoria azulgrana. Entraron Williams y Aduriz, demasiado tarde ya. Y es que en este partido, el Athletic dio la sensación de hacer todo tarde. También apareció Iniesta, dosificado con mimo por Ernesto Valverde, y tuvieron minutos Aleix Vidal y André Gomes, recibido con una ovación para alimentar su confianza.

Eso fue lo más intenso de la segunda parte, los cambios. No hubo más historia en el partido, en el que se pudo disfrutar de un nuevo paseo de Messi por el césped del Camp Nou, que no es otra cosa que el jardín de su casa.

En 1994 empezó a vivir el periodismo en AS, formó parte de la familia de PC Fútbol y en 2002 comenzó a navegar por Internet con AS.com. Vivió el triunfo en la Eurocopa de 2008, aunque para ello tuviera que alejarse durante un tiempo de Moratalaz.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Liga Santander

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies