¡Síguenos!

Barcelona

¿Sigue siendo Messi un jugador diferencial?

El hecho de que el argentino sea mediocentro, interior, extremo, mediapunta y/o delantero centro, según le pille la jugada, ha creado un desequilibrio táctico que Valverde difícilmente ha logrado corregir.

Muchos pensarán que esta pregunta es ridícula, más cuando estamos hablando de un jugador que ha hecho esta temporada 51 goles, que ha sido Bota de Oro y que posiblemente será, si Mbappé no lo impide, Balón de Oro de nuevo. Y parecerá más incoherente aún si os digo que yo mismo considero a Messi el mejor jugador de la historia.

Sin embargo la pregunta tiene una razón de ser que nace de un comentario que leí hace unos días del mítico entrenador de baloncesto Bobby Knight. La frase era la siguiente: “Lo más difícil para un entrenador es saber cuándo tu mejor jugador deja de ser una solución para convertirse en un problema”.

Knight se refiere a que un entrenador tiende a crear decorados tácticos que potencien el rendimiento de la figura de su equipo. En el caso de Messi, el movimiento y la ocupación de los espacios de más de un jugador depende siempre de la posición en la que Messi decida iniciar las jugadas. Hemos visto desde hace años a futbolistas como Etoo, Ibra, Villa o el mismo Suárez desplazarse a zonas ajenas a sus posiciones naturales con el fin de facilitar los movimientos del crack argentino. En el Barça, que no en su selección, encontrar acomodo a Leo ha sido más rentable para su entrenador que hallar la estabilidad de su colectivo.

Durante años el rendimiento del jugador y los resultados del equipo no chocaban con esa idea, no parecía un mal plan, pero en los últimos cursos, esos en los que hemos visto con más frecuencia al Messi caminante, el hecho de que el argentino sea mediocentro, interior, extremo, mediapunta y/o delantero centro según le pille la jugada, ha creado un desequilibrio táctico que Valverde difícilmente ha logrado corregir.

Ese desequilibrio, que con un gran Busquets y unos gigantescos Xavi e Iniesta el Barça apenas se notaba, ahora se hace patente con un desgastado Sergio, y tampoco se arregla con Coutinho o Arthur por dominio, o con Rakitic y Vidal por físico. Hoy el Barça sufre el mismo problema que lleva años sufriendo Argentina: ¿Cómo equilibrar lo que Messi desequilibra?

En la Liga, el factor Messi sigue siendo diferencial. Leo caminando sobre el campo 90 minutos, como ha hecho en más de la mitad de los partidos de este año, seguirá siendo demoledor para el 80% de los equipos. Sólo necesita de tres chispazos de inspiración para dinamitar un encuentro, su presencia aún intimida y ese desbarajuste táctico le sigue compensando al equipo, pese a que más de un compañero tenga que vivir pendiente de sus movimientos y obligado a salir de su espacio de confort.
El problema se llama Champions. Tal y como están montadas ahora las competiciones, ser campeón de Liga ya no es tan importante, lo será para Atleti o Valencia, pero para Madrid, Barça, Bayern, Juve , PSG o City, equipos y plantillas hechas para reinar en Europa, lo único importante es la orejona y, en clave Champions, ese Messi desorganizador empieza a ser más un problema que una solución.

Sus goles de falta, sus acciones inverosímiles siguen creando dudas y esos 51 goles callan muchas bocas, pero para que este Barça crezca igual es necesario que Messi pierda protagonismo, entendiendo por perder protagonismo el hecho de que Leo sea más disciplinado tácticamente, juegue más posicional y respete más el orden, porque igual lo que es bueno tácticamente para el argentino ya no es bueno para el Barça.

Así que ante la pregunta de si Messi sigue siendo un jugador diferencial, la contestación será muy diferente si la planteo hoy en Barcelona o si la hago en Buenos Aires, lugares ambos donde todo el mundo sabe mucho de fútbol y de Messi.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Barcelona

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies