¡Síguenos!
Messi nota molestias en el entrenamiento. @FCBarcelona_es

Barcelona

Messi se lesiona el sóleo

La lesión fue en su primer entrenamiento esta pretemporada. Estará de una a dos semanas de baja. Se pierde la gira por EE UU y peligra el debut en Liga.

Las pretemporadas verdaderas del Barça arrancan cuando Leo Messi se pone el peto de entrenamiento. Después de tres semanas de preparación física, una gira por Japón y el trofeo Joan Gamper hoy llegó ese momento. Sin embargo, la vuelta a la rutina se saldó con un susto inesperado. El astro argentino sufrió una lesión en el sóleo derecho que le impedirá participar en el tour estadounidense del Barça. El tiempo de baja aproximado será de entre una y dos semanas, por lo que su presencia ante el Athletic Club en la jornada liguera inaugural también corre peligro. La sorpresa fue tan mayúscula que hasta las redes sociales del Barça anunciaron la lesión de Messi entre dos sirenas de emergencia.

Solamente el 10 podía hacer de un par de semanas de ausencia una alarma. Las lesiones en las exigentes pretemporadas de verano se llevan con naturalidad hasta que afectan a Leo Messi. Para fortuna del fútbol, el rosarino tan sólo se perderá dos amistosos contra el Nápoles y tal vez la primera jornada de Liga. Con 32 años recién cumplidos, Messi ha entrado en una edad en la que las molestias físicas son un compañero de viaje cada vez más habitual. Un entrenamiento le ha bastado para comprobarlo. A pesar de esto, la relación entre el argentino y las lesiones nunca ha sido fatídica. Todo lo contrario. Dos semanas no son nada en comparación con tres meses, el tiempo que más ha pasado Messi alejado de los terrenos de juego. Y de eso hace ya 13 años… Sucedió en un choque liguero del Barça ante el Real Zaragoza, en noviembre de 2006. Un pisotón de Alberto Zapater le causó una fractura en el quinto metatarsiano del pie izquierdo.

Sólo unos meses antes, en marzo del mismo año, el 10 sufrió una rotura en el bíceps femoral de la pierna derecha que lo mantuvo 79 días de baja. Fue tras una carrera en un partido de octavos de final de la Champions contra el Chelsea. Las dos lesiones de gravedad que sufrió a lo largo del 2006 generaron preocupación en Can Barça. Nadie podía adivinar que Messi terminaría siendo lo que es hoy, pero sí que se temió que su esperanzadora progresión se cortara de raíz. Por aquel entonces apenas había cumplido la mayoría de edad y lucía el dorsal 30 de una plantilla en la que las estrellas eran Samuel Eto’o y Ronaldinho Gaucho. El argentino asumió que tenía un problema y que estaba en su mano remediarlo. Cambió su dieta alimenticia y hasta se puso en manos de un especialista italiano.

Los resultados tardaron en verse, pero acabaron repercutiendo positivamente en la salud de Messi. La temporada inmediatamente posterior, marcada por dos roturas en el bíceps femoral de la pierna izquierda, no invitó al optimismo. El 10 sufrió la primera en un encuentro liguero en Mestalla, en noviembre de 2007. Estuvo poco más de un mes fuera de los terrenos de juego. Tres meses después, en un partido de octavos de final de la Champions ante el Celtic de Glasgow, volvió a resentirse en la misma zona del cuerpo. La recaída le costó 42 días de ausencia. Fue un punto de inflexión. Pasaron seis años hasta que el rosarino volvió a sufrir una lesión de gravedad, considerando gravedad el estar poco más de un mes de baja…

Sucedió en el mes de noviembre de 2013, cuando en un choque liguero en el Benito Villamarín sufrió una rotura en el bíceps femoral de la pierna derecha. La lesión fue la culminación de un año negro para Messi en esa zona del cuerpo. Todo comenzó en abril. En un partido de cuartos de final de la Champions ante el PSG padeció una elongación muscular que lo mantuvo apenas una semana de baja. No había nada de lo que preocuparse. Sin embargo, tan sólo un mes después, volvió a resentirse. En esa ocasión fue en un encuentro de Liga en el Vicente Calderón. El tiempo de ausencia aumentó a tres semanas. La preocupación con el estado físico de Messi fue a más cuando en septiembre sufrió una rotura que lo mantuvo de baja de nuevo tres semanas. Para su desgracia, el 10 todavía no había encajado el golpe más duro. Sólo dos meses después, en el Villamarín, recayó de la lesión en el bíceps femoral de la pierna derecha que acababa de padecer. Pasó 41 días fuera del verde.

La lesión más importante que ha sufrido el astro argentino en esta década fue en 2015. El 26 de septiembre de ese año, en un choque liguero ante la Unión Deportiva Las Palmas, sufrió una rotura en el ligamento lateral interno de la rodilla izquierda. Aún siendo la más grave, el tiempo de ausencia no llegó a los dos meses. El precedente más cercano lo encontramos en la fractura que padeció en el radio del brazo derecho el curso pasado, en el partido de la primera vuelta de Liga contra el Sevilla. Causó baja durante tres semanas. Que todas las lesiones venideras del 10 tengan un tiempo de recuperación como la que acaba de sufrir hoy. Con 32 años, cinco Balones de Oro y la admiración de todo el mundo del fútbol, Leo Messi encuentra pocas instantáneas alejado de los de los terrenos de juego cuando echa la vista atrás.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Barcelona

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies