¡Síguenos!
Suárez regatea a Dimitrovic en la jugada del primer gol. / Cordón Press

Barcelona

Messi y el árbitro desquician al Éibar (0-2)

El colegiado expulsó a Orellana por alejar un balón y después mandó a la caseta a Mendilibar, cuando se quejó por no amonestar por lo mismo a Suárez.

Las camisetas de los equipos pesan distinto. No es una valoración, es un hecho. No culpará el Éibar a Hernández Hernández de desequilibrar el partido con decisiones de área. Pero sí podrá, como advertía Mendilibar cuando se marchaba al vestuario, acusarle de un evidente trato desigual. Demasiado poco costó al colegiado mostrar la segunda amarilla a Orellana y no tuvo arrestos de sancionar a Luis Suárez con idéntico castigo, la amarilla, segundos después por el mismo gesto. Explica eso los recelos de los eibarreses al conocer la designación de Hernández Hernández, que ya había dirigido, con un criterio cuestionable, los dos enfrentamientos anteriores entre ambos.

Es el Éibar un equipo tan peculiar como admirable. Como su entrenador, el genuino Mendilibar, un grandísimo técnico con mucho oficio y poca mercadotecnia. Siempre se le ha adjudicado al equipo armero un fútbol británico justificado por las dimensiones de su coqueto estadio, lo cual es una mentira consolidada, ya que Ipurua es tan largo como Stamford Bridge y apenas dos metros más estrecho.

Los vascos han patentado en estas últimas temporadas un juego valiente con la presión alta, trabajando las segundas jugadas y llegando por banda donde hoy llaman la atención un «zoquete» japonés y un armario senegalés. Con Diop como ancla junto a Dani García, que el año que viene jugará en San Mamés, e Inui en el papel de fantasista, acogotaron al Barcelona. Hacía tiempo, mucho, que los de Valverde no sufrían tanto de inicio. Apretaban tras cada pérdida los azulgrana, en este caso el Éibar, como si estuviera Guardiola en la banda.

A los 50 segundos, todos de posesión local, se produjo el primer disparo del Éibar. Un minuto después el Barça no había salido aún de su campo por la presión local, perdiendo bolas a base de inusuales pelotazos de Ter Stegen. La tuvo Orellana culminando una contra de Inui tras un error de Suárez en el área local. Y segundos más tarde era Kike García el que desperdiciaba una tercera ocasión eibarresa cuando solo habían pasado seis  minutos.

Mendilibar probaba la manta de Valverde, ¿taparse en defensa o en ataque?, con un partido de ida y vuelta. Achicaba el Éibar a 40 metros de su área con un 4-5-1 asfixiante. Ante tal desafío, Txingurri decidió apostar por su once más canchero, atacando con dos rioplatenses (Suárez y Messi) y dejando a los jugones (Coutinho y Dembelé) en el banquillo. Colocaba a dos tipos acostumbrados a jugar sin espacios, con mucha calle en su fútbol, mucho picadito. Algo que dejó claro el instinto de Messi pasado el cuarto de hora, cuando el argentino envío un delicioso pase a la espalda de la zaga donde intuyó que debía estar su 9. Allí apareció Suárez y, con un amago, echó al suelo al portero para abrir el marcador. Messi, una vez más, descifraba lo que pedía el partido. Dolido en su orgullo el Éibar respondía con un zapatazo de Orellana que se encontró con el larguero tras superar a Ter Stegen.

A los 36 minutos, tras varias llegadas inacabadas de los locales, Busquets superó dos líneas defensivas con un pase a Messi, que se dio la vuelta y habilitó a Suárez, quien tras sortear al portero se la devolvió para que el argentino disparase al palo. 17 palos lleva Leo, además de 20 goles en Liga y 11 asistencias. Comenzaban a pesar las piernas a los eibarreses, rebajando la intensidad de la presión, lo que permitía a Messi aparecer entre líneas para acelerar las jugadas. Al descanso resoplaba Valverde, bramaba Mendilibar.

La reanudación, como era lógico, ofreció a un Éibar reactivado en la presión que además pisaba con facilidad el área culé. Inui no supo coronar una buena jugada de Orellana y Jordán dio señales de cansancio tras un par de malas decisiones al borde del área. Y entonces Orellana, que ya había visto una amarilla minutos antes, desplazó ingenuamente una pelota que le costó la segunda amonestación. Mendilibar entró en cólera: abroncó al jugador por su actitud y le recriminó al árbitro «es muy fácil arbitrar al Éibar». Dos verdades incontestables que segundos después quedaban evidenciadas cuando Suárez alejaba una pelota tras un fuera de juego sin ser amonestado. Mendi explotaba y Hernández Hernández le enviaba al vestuario. Un despropósito absoluto. En un partido limpio, el Éibar quedaba disminuido por las decisiones de un árbitro que medía con diferente rasero a los dos equipos.

Con superioridad numérica, en el banquillo, en el campo y en el marcador, Valverde apostó por mantener el pulso controlado y la cabeza fría de los suyos. Coutinho entró por Iniesta y Aleix Vidal por Paulinho. Más control con Vidal reforzando la derecha y Rakitic blindando el centro con Busquets. El desconcierto eibarrés desordenó al equipo, que perdió la posesión y el sitio. Dimitrovic evitó la puntilla visitante en una asociación de Messi con Coutinho y posteriormente en un mano a mano ante Vidal. Pero el cántaro se rompió tras la enésima parada del portero local a remate de Leo, al remachar Jordi Alba a la red la jugada. Corría el minuto 88 y el Éibar se había desfondado. El talento de Messi entre líneas, donde mostró todo lo aprendido en las calles de Rosario, y el criterio de Hernández Hernández habían doblegado a los armeros. Lo primero se podía intuir, lo segundo comienza a asumirse como algo habitual en Ipurua. Y visto lo visto es entendible.

Como buen jugador de rugby le va el contacto, incluso cuando escribe. Lleva 20 años en el periodismo, 15 de ellos estuvo en el AS. Además ha tenido tiempo para comentar rugby en Canal +, Eurosport TV y Movistar, asomarse a Estudio Estadio, escribir para revistas como Esquire, GQ o Jot Down, y ser editor de deportes Terra y Vozpópuli. Actualmente escribe en El Confidencial y Eurosport y en la web de rugby '22'.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Barcelona

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies