¡Síguenos!

Mundial Rusia 2018

México tiene un plan

México derrota a Corea del Sur (1-2) en otro partido ilusionante de los del profesor Osorio.

Si la destitución de Julen Lopetegui fue el bombazo extradeportivo de este Mundial, la noticia más sorprendente que atañe a los terrenos de juego fue la impresionante victoria de la selección mexicana ante la vigente campeona del mundo, Alemania. Este México de un discutido Osorio aterrizó en Rusia con un ambiente cargado de pesimismo y una masa ingente de mexicanos, la segunda afición con más presencia en el país del este por detrás de los propios rusos. Su victoria ante los de Low, más allá de demostrar que los alemanes son humanos y no máquinas, supuso tres puntos vitales para tener la ocasión de luchar por evitar la segunda plaza y un hipotético enfrentamiento en octavos ante Brasil.

Habiendo hecho lo más difícil y con la presión de tener que hacer lo más “fácil” todavía, el partido ante Corea del Sur comenzó de una forma diametralmente diferente al de Alemania. Si la actual campeona del mundo intentó imponer su fútbol de posesión y control del juego, la selección asiática le cedió la pelota a los mexicanos para buscar la salida en velocidad de su mejor hombre, el futbolista del Tottenham Heung- min Son, que acabó maniatado en todas las oportunidades que no terminó de definir. Esa fue la tónica de esta primera mitad, en la que México se adelantó mediante uno de los penaltis más claros que veremos en este Mundial. Carlos Vela miró a la cara al portero surcoreano y esperó hasta el final para tirarle al lado contrario con una calidad que nos hizo recordar los tiempos en los que el mexicano era mejor jugador que Griezmann en la Real Sociedad.

 


La segunda mitad comenzó como había terminado la primera. Con Corea del Sur aferrándose a su estrella y con México realizando un partido más pragmático, pero igual de efectivo. En una recuperación, Hirving Lozano condujo desde el centro del campo al borde del área en un tres para dos que terminó con un amago y definición perfecta del Chicharito Hernández, que más allá de emocionarse con el himno nacional está demostrando ser un delantero de primer nivel. Con respecto al Chucky, si en su debut marcó, hoy le tocó asistir. Aparte de las acciones vistosas que luego vemos en la televisión, el trabajo oscuro del futbolista del PSV fue encomiable y una demostración fantástica de que el talento puede ir ligado al trabajo. Después del tanto, el partido fue una constante recopilación de cánticos de la afición mexicana. Además, entró el legendario Rafa Márquez, que en los minutos que estuvo demostró estar en la selección por su calidad y no sólo por sus dotes de liderazgo. El golazo de Son en el descuento se quedó en una simple anécdota.

México lo tiene en la mano para ser líder de su grupo y, pase lo que pase, estará en la siguiente ronda. Ahora la presión la tiene Alemania, que de no ganar a Suecia podría quedar eliminada. La Corea del Sur de Toni Grande ya no tiene nada que hacer. La selección mexicana ha ilusionado a su gente con un equipo compensado y pragmático que está entrenado por un profesor Osorio al que seguro que varios clubes europeos han apuntado en su agenda. ¿Es el Mundial de México? Como dijo Chicharito, ¿por qué no pensar en cosas chingonas? 

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Mundial Rusia 2018

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies