¡Síguenos!

Series

Mindhunter, el regreso triunfal

Mucho se ha hablado de David Fincher como creador, pero poco de que se trata de un proyecto personal de Charlize Theron.

Con un estreno de la segunda temporada mucho menos discreto que la primera, Mindhunter ha fascinado y aterrorizado a partes iguales. Mucho se ha hablado de David Fincher como creador, pero poco de que se trata de un proyecto personal de Charlize Theron, reivindicándose cada vez más detrás de las cámaras. El género policiaco no escasea precisamente, no sólo por la cantidad de series que invaden nuestro panorama televisivo, sino por su enorme longevidad (ríete tú de Amar es para siempre al lado de CSI). Tanto es así, que algunos nos empezamos a preguntar si sus protagonistas son realmente actores o han decidido ser falsos polis el resto de su vida. Sin embargo, Netflix ha querido hacer algo distinto al estilo True Detective, pero sin tanta profundidad filosófica.

¿Qué tienen en común El Mentalista, Bones, Mentes Criminales, Castle, etc? Todas tienen un personaje basado en Sherlock Holmes: alguien excéntrico y ajeno a los cuerpos de la policía que, por alguna razón, hace el trabajo de todo un departamento con mayor rapidez y eficacia. La mayoría de las veces se debe a un genio privilegiado con asperger (que tan de moda ha puesto Sheldon Cooper), aunque a veces es simplemente que son graciosetes y seductores. Y con éste pequeño matiz, las temporadas salen y salen como los cigarrillos de Bill Tench. Otras series como Dexter trataron de innovar construyendo una historia desde el punto de vista del asesino en lugar del de la policía. La anteriormente mencionada True Detective decidió romper la rígida estructura tradicional dando saltos en el tiempo y añadiéndole una mayor profundidad psicológica a los personajes. Pero nuestro Holden Ford es un Sherlock atípico. Toda una revelación en el monocromatismo del FBI que, alejado de los personalismos y los prodigios, comparte los méritos con su equipo, aunque es inevitable que le añadan ésa clásica ansiedad social que parece indispensable para cazar psicópatas. Su dinámica con Bill Tench y la Doctora Wendy Carr logra que sea entretenida y realista al mismo tiempo, despertándonos la curiosidad de cómo fue la génesis del tan manido término de “asesino en serie”.

En la clásica estética oscura de las series policiacas, éstos dos detectives se recorren América para entrevistar en las cárceles a asesinos de la talla de Ed Kemper (de 2,01m), Charles Manson o Richard Speck. Todos ellos personajes cautivadores a su manera (sorprende la ausencia del más monstruo de los monstruos, Jeffrey Dahmer) que nos regalan escenas memorables. En especial, la muy comentada interpretación de Cameron Britton como Ed Kemper, no sólo por su intimidación física que la cámara no deja de señalarte (al estilo de la Montaña de Juego de Tronos) sino por su formidable trabajo de voz, que te cuenta cómo decapitó a su madre y violó su cabeza como quien te cuenta la lista de la compra; sumado a que su educada forma de expresarse lo hace todavía más inquietante. Todo un personaje dentro y fuera de la pantalla.

¿Y cómo no mencionar al más grande? La escena del bueno de Charles Manson era una de las más esperadas y, a pesar de que no es muy relevante para la trama, la interpretación de Damon Herriman es de Emmy (que curiosamente lo interpretó una segunda vez éste año en Érase una vez… en Hollywood de Tarantino). Todos los monstruos tienen su espacio para plantearte si la dureza del sistema judicial americano crea monstruos en lugar de erradicarlos. Sin embargo, y esto es lo que hace especial a Mindhunter, ellos no son los enemigos. Contribuyen al proyecto soñado de los protagonistas, pero no deja de ser puramente anecdótico. A lo largo de la serie, vemos que el verdadero antagonista de la historia es la burocracia estatal, la política y ese puritanismo americano de los setenta que roza el ridículo y que aún pervive en la actualidad.

Pero no todo es tan bonito. Durante los viajes de los protagonistas, tratan con los cuerpos policiales de muchos pueblos y éstos son completamente ineficaces. Fieles al clásico, llegan los federales a poner derecho a todo el mundo y a solucionarlo todo en cuatro días. Cierto es que la complejidad del sistema americano, la falta de recursos de la policía y su relación tan directa con los lugareños pueden ser una traba pero… no es muy verosímil. Además de que cuando hablan sobre su investigación de la ciencia del comportamiento criminal parece que estén descubriendo el fuego. Pero es lo que tienen las cosas basadas en hechos reales, nunca sabes cuánto hay de verdad y cuánto de mentira.

Lo que sí sabemos a ciencia cierta es que la Dra. Wendy Carr está totalmente ficcionada (a pesar de que existió de verdad). Un personaje de hierro que no parece ir a ningún sitio. Durante la primera temporada ejercía un papel relevante en las investigaciones de Ford y Tench, pero poco a poco se va diluyendo en una comentarista mordaz a la que dedican más tiempo a sus amoríos que a la trama principal. Y de esto, aunque en menor medida, peca también Ford. Durante la primera temporada nos presentan a su interesante pareja pero que acaba por desaparecer sin remover demasiado al espectador. El único que realmente tiene una trama secundaria a la altura de la principal es Bill Tench y su escalofriante hijo. Una historia basada en hechos reales que puede sentar las bases para una futura tercera temporada y que puede hacer competencia al caso de los Niños de Atlanta.

La esencia Fincher es fórmula de éxito y la televisión de investigación criminal evoluciona. Por ello, rezamos para que interesantes proyectos como este no caigan en la cancelación, porque hay muchos locos en el mundo y todos tienen su historia.

Un desastre curioso que trata de expresar lo que el arte le hace a su cabeza, a veces sobre los escenarios, a veces sobre el papel.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Series

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies