¡Síguenos!

Videojuegos

Modern Warfare revitaliza la saga Call of Duty

El shooter de Activision recupera la campaña en solitario y presenta un robusto multijugador para sus seguidores.

La prestigiosa saga Call of Duty ha cautivado a millones de usuarios a lo largo de los años, ofreciéndonos la experiencia de las contiendas mundiales en las que las playas de Normandía, el Berlín regido todavía por el Tercer Reich y otros escenarios similares hicieron legión a toda una serie de jugadores que se metieron en la piel de aquellos héroes que liberaron al mundo del yugo de las Fuerzas del Eje.

Sin embargo, algo cambió en 2007 y es que uno de los estudios encargados del desarrollo de las distintas entregas dio una vuelta de tuerca con Call fo Duty 4: Modern Warfare, ubicando el escenario bélico en la época actual y en el que el sobrenombre de guerra moderna no era baladí.

Desde entonces, hemos presenciado la finalización de la trilogía que componían junto con la segunda y tercera parte con el mismo nombre además de ir al futuro (y al pasado) con operaciones encubiertas, soldados que utilizan mechs para potenciar sus capacidades mientras hacen parkour por las paredes, misiones en el espacio y hasta un breve regreso a la Segunda Guerra Mundial.

Infinity Ward ha decidió que es hora de resituarse o volver a sus orígenes, situando la contienda en el presente con regreso de viejos conocidos y la intención de insuflar nueva vida a esta franquicia que ha convertido cada uno de sus lanzamientos en un hito planetario.


El regreso de una vieja amiga


Activision apostó muy claramente por el modelo Battle Royale en su entrega anterior como fue Black Ops 4, pero la ausencia de una campaña en solitario no dejó a nadie contento por mucho énfasis que se pusiera al componente multijugador, que no lo olvidemos, es la columna vertebral de cada entrega anual.

Sin embargo, los jugadores se vieron privados de una de las señas de identidad de la propia saga puesto que, con sus picos y sus valles, el modo historia suele ser alabado por los jugadores por su componente cinematográfico, la introducción de ciertas mecánicas que tienen su prolongación en el multi amén de ciertos escenarios que suelen ser la base o la inspiración de los mapas en los que invertiremos horas sin fin.

Afortunadamente, cuando se supo que Infinity Ward se encargaría de la presente entrega con el sucinto título de ‘Modern Warfare’, se afirmó que la campaña en solitario volvería… y lo ha hecho con fuerza.

Aunque inspirado levemente en ciertos actores principales en forma de países del mundo real, la desarrolladora ha utilizado este título a modo de ‘reboot’ para la saga con el regreso del carismático capitán John Price, que fue uno de los personajes más recordados de la trilogía original y tanto su personaje como el resto de los protagonistas son figuras bien definidas que se ven arrojados al caos más absoluto.

El destino de ciertos barriles con productos químicos y las consecuencias que tienen a nivel global es el punto de partida a una campaña vibrante, quizás algo más alejada de las situaciones vitaminadas que más se acercan al cine de Michael Bay que a otra cosa, pero que nos sitúa en el ojo del huracán sobre los horrores que conlleva la guerra y con ciertos momentos que, obviamente no vamos a desvelar para que saquéis vuestras propias conclusiones, nos plantea un debate moral en el que la línea claramente diferenciada que puede haber entre los buenos y los malos contiene una enorme variedad de matices en color gris.

La campaña suele tener la duración habitual pese a que puede variar dependiendo del grado de dificultad que escojamos, pero la horquilla entre las 6-8 horas no nos la quita nadie. Durante el transcurso de la misma, nos vamos a encontrar con situaciones lo suficientemente variadas como para ofrecer una flexibilidad y un dinamismo sin caer en el aburrimiento. Sin la intención de realizar ningún spoiler, las misiones que utilizan la visión nocturna y el rifle de francotirador se encuentran entre nuestras favoritas sin menospreciar las del vehículo artillero no tripulado.

En resumen, el regreso del modo campaña y más si cabe cuando se trata de uno que viene de la mano del buen hacer de Infinity Ward es un añadido extraordinario al conjunto de lo que supone este Modern Warfare y confiamos en que este rito anual se mantenga de aquí en adelante.


Un multijugador robusto


No vayamos a engañarnos y es que el multijugador no deja de ser el principal baremo por el que tenemos valorar a un Call of Duty y el recorrido que puede tener a lo largo del tiempo y casi del espacio. Tal como ocurriera en el Modern Warfare original, el multi ofrece un contenido tremendamente amplio, contundente y con una noticia que debe ser del agrado puesto que el no pocas veces criticado concepto de pase de temporada ha pasado a un segundo plano en forma de mejoras cosméticas, pero no contenidos especiales en el propio juego ni en mapas exclusivos para los compradores del season pass con lo que todos partimos en igualdad de condiciones, dependiendo de las capacidades de cada uno.

Al mismo tiempo hay que celebrar el hecho de juego entre diferentes plataformas, con lo que los usuarios podrán llegar a competir ‘mano a mano’ de manera transversal con otros y eso enriquece tanto el producto como una iniciativa que confiemos en que tenga mayor recorrido.

Entrando ya en materia del multi, este Modern Warfare ofrece no pocas variantes entre las que destaca Tiroteo, donde los jugadores en equipos de 2 contra 2 se someterán a un ritmo frenético en mapas pequeños y con un diseño excelente a la hora de premiar que la mejor defensa es un buen ataque aunque con cabeza porque el reloj no se detiene en ningún momento aunque se debe (y hará) un ajuste con el ruido de los pasos de nuestro soldado puesto que no puede ser que el sonido que realizamos mientras nos agachamos y vamos lentamente se oiga con tanta claridad.

Guerra Terrestre se inspira claramente en el mundo Battlefield y nos sitúa en un mapa en el que 32 jugadores por bando se miden sin cuartel, en el que los distintos estilos pueden ser válidos, desde aquellos que les gusta más el cuerpo a cuerpo como los que prefieren situarse en lugares de privilegio como tejados para hacer estragos como francotiradores. Las rachas de bajas consecutivas ofrecen bonus interesantes, pero nada desproporcionados y todas las armas, desde las más clásicas como el M41A, el AK47, los MP90 o el Dagunov se comportan de forma muy realista y con un tremendo componente de personalización amén de introducir un componente rolero puesto que se pueden subir de nivel de cara a obtener mejores recompensas.

Entre los distintos modos, nos vamos a encontrar un notable número entre el que destaca el recién llegado Ataque Cibernético, donde tendremos que recuperar un dispositivo y situarlo en la base enemiga, y no nos olvidamos de clásicos como Duelo por Equipos o Dominio al igual que Buscar y Destruir o Cuartel General.

Desafortunadamente, nos hemos quedado algo desconcertados con Operaciones Especiales, uno de los modos estrella del juego y que no ha terminado de convencernos en su estado actual. Aparte del hecho de que la exclusividad de un año para PS4 elimina ‘de facto’ el cross-play con las otras plataformas puesto que para entonces habrá un nuevo Call of Duty que sustituirá en interés a Modern Warfare, las apariciones aleatorias de bots en zonas que ya han sido despejadas con tus amigos hacen que lo disfrutable se pueda convertir en frustrante en un abrir y cerrar de ojos.

Por otro lado, el respaldo al juego con esta nueva política promete ser la mar de interesante y es que la nueva actualización del pasado día 8 ya nos ha traído tanto mapas para multi y Guerra Terrestre (32 vs 32) como de un nuevo modo de juego como es ‘Hardpoint’, que no se diferencia en exceso de la ya visto en la saga  como era Cuarteles (Headquarters) puesto que la premisa es intentar ocupar un punto del mapa que va cambiando y que habrá que mantener el máximo tiempo posible para obtener puntos a nuestro favor. Eso sí, todo ello vendrá con el extra de reapariciones ilimitadas.

Para finalizar, la desarrolladora ha apostado por una nueva iniciativa respecto a cómo considerar el progreso de nuestros soldados y es que se basará en temporadas, dejando de lado los prestigios para encaminarse a un centenar de niveles inéditos. La parte crucial será cuando lleguemos a nivel 55 puesto que, pasado ese punto, pasaremos a obtener medallas especiales que supondrán mejoras cosméticas a nuestras armas y que eventualmente nos supondrá un plano de un arma especial determinada.

Otro aspecto destacable será que, una vez acabado el período de vigencia de esos contenidos, todos los jugadores recuperarán el nivel 55 y se seguirá por esa misma línea campaña tras campaña con lo que jamás perderemos nuestros avances en materia de equipamiento tal como sucedía hasta la fecha.


Un lavado de cara necesario


La nueva generación de consolas está a un año vista y eso es algo que solemos ver en materia gráfica puesto que se ha producido un cierto estancamiento o al menos una evolución no tan acusada en el tramo en el que nos encontramos, pero sí se puede decir que la franquicia Call of Duty con este Modern Warfare ha recibido una mejora considerable respecto a entregas anteriores y eso despierta nuestro interés tanto para lo que queda de generación sino para lo que está por venir.

En este sentido, Modern Warfare se mueve con los rocosos 60 fps en consolas y con soporte para ‘ray tracing’ en PC, donde en la versión PS4 Pro muestra un nivel de detalle absolutamente extraordinario moviéndose en 4K. Este shooter se caracteriza por un tremendo dinamismo que se ve sumado con un grado de detalle sensacional en los niveles que hemos disfrutado, unos modelados en los personajes maravillosos de lo mejor que hemos visto en la saga y unos efectos brutales no sólo en las explosiones o en las armas sino en las sombras y en las incontables partículas que nos rodean.

Como no puede ser de otra manera, el aspecto sonoro también brilla a gran altura salvo por el excesivo ruido que dan nuestras pisadas incluso cuando vamos agachados y que mencionamos anteriormente, pero la contundencia que se muestra es brutal, destacando en el sonido envolvente junto a un acompañamiento musical que cumple con creces aunque nos ha gustado menos que en propuestas previas.


Conclusiones


Activision ha recurrido a alguien que inspira tremenda confianza como es Intinity Ward para regresar a sus orígenes e inyectar savia nueva a la franquicia por medio de este reboot como es Call of Duty: Modern Warfare, donde las impresiones no pueden ser más positivas.

El regreso del modo campaña es una noticia sensacional para todos los amantes de la franquicia, que dispondrán de una historia que nos hace reflexionar sobre la naturaleza y los horrores de la guerra durante la trepidante aventura que se sitúa ante nosotros.

Un sensacional multijugador no podría faltar a la cita con una oferta rica y variada en la que la calidad no escasea precisamente, en el que el juego cross-play con otras plataformas supone un plus, que todo el contenido importante vaya a ser gratuito en forma de actualizaciones y con un envoltorio en el terreno gráfico que raya a gran altura nos obliga a recomendar encarecidamente su compra.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Videojuegos

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies