¡Síguenos!

Real Madrid

¿Es Mourinho la solución a todos los males?

Mou necesita una plantilla de lujo para que no anulen su sistema de juego. El presidente, un personaje mediático que le aleje de tener que responder sobre su política deportiva.

Dicen que los destinos de Mourinho y Florentino están condenados a volverse a encontrar. Es más que posible, porque el portugués necesita una plantilla de lujo para que no anulen su sistema de juego y el presidente a un personaje mediático que le aleje de tener que responder sobre su política deportiva. Tal para cual. Sólo necesitaban tiempo para hacerse a la idea.

Entre este matrimonio de interés sólo se interpone la figura de Zidane. Un entrenador que cada día asume el papel de piñata a la que se sacude y caen caramelos de menta. Tres Champions y una Liga después, el madridismo se debate entre la memoria de pez y la búsqueda de razones que justifiquen como un técnico tan malo, amén de injusto, pudo conseguir lo que quizá no vuelvan a ver hasta dentro de varios decenios.

La conclusión más extendida entre los que saben de fútbol, es que este periodo dorado fue posible gracias a la excelencia de los jugadores y que Zidane se limitaba a poner los egos al servicio del juego. Más que un entrenador, era el Padre Flanagan -Spencer Tracy en la Ciudad de los Muchachos-. Pido colaboración al lector para que identifique quien es aquí Mickye Rooney. Aunque todo apunta a Karim Benzema.

Y con eso se quedan tan anchos. No hay que olvidar que Mourinho tuvo a Xabi Alonso, Di María, Cristiano, Modric, Karim, Ramos, Pepe…, pero eso ahora no toca. También hay que recordar que el de Setúbal, antes de domar los egos de sus jugadores, tiene problemas para controlar el suyo propio y no crear cismas donde sólo la unión consigue objetivos. Si fuesen verdad las razones esgrimidas para justificar las tres Champions de Zizou, la llegada de Mou sería abrir la puerta contraria. Si nos quedamos con que aquí lo que vale es la plantilla que hay, y de lo que es capaz, se caerían muchos mitos de los héroes de los banquillos.

Si los sistemas tácticos – por muchos que quepan en una pizarra- terminan por ser conocidos y susceptibles de anulación por los entrenadores contrario, y son los jugadores los que hacen la diferencia en el campo, tendremos claro porqué Guardiola entrena al City en lugar de al Newcastle. Aunque sepas toda la gama de movimientos de Sterling, Foden o De Bruyne, luego a ver como les paras. Y si lo haces, que no te asesinen Agüero y Bernardo Silva. Para ese viaje sí son mejores las alforjas de Armani que las de Sepu.

Volviendo a Mourinho, todo el mundo sabe a lo que juega este hombre. Así que para que eso sea efectivo para conseguir Champions y Ligas, tiene que estar apoyado en una plantilla que aglutine a los mejores jugadores de Europa. Después, obviamente, hay que saber gestionar ese grupo. Y llegados a este punto… ¿No es mejor hacer esto con Zidane? Es tan simple como tomar esta temporada como un periodo de transición y renovarla bien para el curso que viene.

Si la sombra de Mou planea sobre el Bernabéu no es por razones deportivas. Busquen el porqué en otro golpe de distracción al más puro estilo Florentino. El presidente es capaz de pasar del Padre Flanagan a Harry el Sucio, sin dar dos pestañeos. Salvo resurrección del equipo, me temo que nos volverán a llamar pseudomadridistas en un corto periodo de tiempo, y que serán más divertidas las ruedas de prensa que lo que se vea en el campo. No digan que no lo advertimos.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Real Madrid

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies