¡Síguenos!

Fútbol

Mourinho y los vinagres

Lo más inteligente es huir de los avinagrados como de la peste, así que no creo que volver a contratar a Mourinho como técnico del Madrid sea una buena idea.

La Navidad siempre es época de encuentros y en uno de ellos una vieja amiga que vive fuera de España desde hace muchos años me dijo que cada vez lleva peor la mala baba que se respira aquí: «Somos muy poco disfrutones, nos han programado para el ‘te aguantas’ y toleramos mal la frustración». Me puso como ejemplo que la primera vez que vio en una Universidad en Brasil cómo salían en mitad de la clase para ir al lavabo ella preguntó: ¿Pero por qué no se aguantan? Y la respuesta fue: ¿Y por qué se tienen que aguantar?».

El dibujo de mi amiga sobre cómo somos, en general, me hizo reflexionar y me divirtió a partes iguales. Trasladándolo al mundo del deporte pensé en que siempre me han provocado una gran curiosidad los que celebran con el mismo entusiasmo un triunfo de su equipo y una derrota del archienemigo. Reconozco incluso que hay un equipo que me cae mal y algo me alegro cuando se la pega, pero no llego a emocionarme del todo. Los poco disfrutones, sin duda, estarían encantados con el regreso de Mourinho al Real Madrid, un técnico que provocó y generó tal estado de crispación y mala leche que recuerdo como una de las peores etapas de mi vida profesional los cuatro clásicos seguidos de la temporada 2011/2012… Claro que Eduardo Inda, que por entonces era director de Marca, el periódico en el que trabajaba, también tuvo mucho que ver.

Los avinagrados no se conforman con hacer partícipes a los demás de su mala hostia permanente, sino que necesitan esparcirla como si fueran Sugus a la puerta de un colegio para contagiar al resto y rebozarse en la miseria como puercos en el barro. Lo más inteligente es huir de ellos como de la peste, así que no, no compro de ninguna de las maneras que volver a contratar a Mourinho como entrenador del Real Madrid sea una buena idea. Ni siquiera a los de «que sí mujer, que nos íbamos a reír», porque a mí no me hace ninguna gracia estar malhumorada. Soy más de Del Bosques, tipos sensatos, humildes, cabales y que no sólo parecen buena gente, sino que a poco que los tratas resulta que lo son.

Mi deseo de fin de año es seguir disfrutando y le deseo a Mourinho lo mismo, pero, a poder ser, lejos de la Liga. Porque no, no estoy dispuesta a aguantarle.

Periodista. Feminista. No me toques las palmas que me conozco. Optimista por obligación, sigo pensando que me tocará el Euromillón. 25 años de profesión. Empecé en Marca cubriendo el Madrid con Mendoza y me vine a Barcelona con el Barça de Laporta. He vivido más Copas de Europa que Gento. Y qué bien me lo paso aunque no haya visto nadar a Phelps o correr a Bolt en vivo y en directo. Canto fatal, pero no me rindo. Porque el que canta, su mal espanta.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Fútbol

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies