¡Síguenos!
Isco celebra su gol de falta en el Bernabéu I CORDON PRESS

Café Society

Mr. Wonderful

El Real Madrid ha transformado todos sus problemas en soluciones efectivas. Hay esperanza.

Por encima del Santiago Bernabéu se posaba anoche una luna incompleta. Un semicírculo deformado muy semejante a como veíamos a este Real Madrid al principio de temporada. Me fijé mejor y le faltaba un trozo importante para ser perfecta, pero volví a mirar hacia el césped y comprendí, que de la imperfección provocada por la ausencia del cazador, también se puede sacar belleza. Nuestra luna tendrá que reinventarse para seguir presidiendo las noches de júbilo en Europa. Isco se reivindica como el chico maravilla, un prestidigitador que pondrá la magia para que la misión sea mucho más placentera. Y Bale, como el clavo ardiendo al que nos aferraremos ahora cuando las demás luces se apaguen. No parece un paisaje desalentador si además, echamos un vistazo de reojo y nos adelantan por la derecha Asensio o Mariano. Juventud, divino tesoro.

El Real Madrid ha transformado todos sus problemas en soluciones efectivas. Hay esperanza. El dolor de cabeza que les provocaba a algunos tener en el mismo equipos a dos de los cinco mejores porteros del mundo, ahora es una suave caricia en la mejilla cuando vemos a Courtois seguro por arriba en Liga y a Keylor impenetrable por abajo en Champions. Solo le aconsejaría a Keylor, si me lo permite, que pare para su propia satisfacción, pero que no vuele tanto de cara a la galería. Las palomitas pueden atragantarse si se comen con prisa. Teníamos también un problema serio con la ausencia de Modric, hasta que el croata ha reaparecido para gritar a los cuatro vientos que está más vivo que nunca después de un Mundial que le dejó exhausto. No tuvimos en cuenta que Casemiro o Kroos siguen vistiendo de blanco y eso tampoco nos lo podemos permitir. La posición de Kroos todavía genera dudas, pero el alemán lo solventa con precisión e infalibilidad.

La Roma fue un hueso fácil de roer, es cierto, pero no quiero menospreciar el partido excelso en todas las facetas del juego que llevó a cabo el equipo de Lopetegui. La presión alta ya es un mandamiento y se nota, el Madrid es terriblemente agresivo tras pérdida y eso ha provocado seguridad atrás, lo vimos en las pocas ocasiones en las que la Roma cruzó esa línea roja. Y arriba, Mariano. Porque a Karim ya le hemos absuelto y a Bale le vemos campar a sus anchas como a una gacela con terreno por delante. Izquierda, derecha. Derecha, izquierda. Rítmico e hipnótico. De lo que se trata ahora es de encontrar la regularidad. La teníamos en la mano hasta que viajamos a San Mamés y se nos atragantó la tradición. Pero el Madrid ha vuelto a Europa por todo lo alto, ganando e ilusionando. Esa certeza sí la tendremos siempre.

 

Periodista. Si suena Ella Fitzgerald, mejor. LaLaLandera. Tiene carácter, talento y, para colmo, nació cuando la mayor parte de nosotros ya teníamos media carrera hecha (o deshecha). Posee una gran habilidad para salir al corte en el fútbol y en la redacción, aunque es más de ponerla en la escuadra. Emperatriz de la batcueva.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Café Society

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies