¡Síguenos!
Jessica Vall, durante una prueba, en una imagen de archivo. Foto: Cordon Press

Natación

Una España diferente sin Mireia Belmonte

Nueve nadadores, encabezados por Jessica Vall y Joan Lluís Pons, acuden al Mundial de Piscina Corta de China.

Nos estamos acostumbrando a eso de que “hay vida más allá de Mireia Belmonte”. Y es que la nadadora catalana sigue obsesionada con Tokio 2020 y esa gran cita no se va de su cabeza. De esta forma, la cuádruple medallista olímpica está renunciando a los últimos principales eventos y obligando a que veamos a un equipo español que se va intentando hacer hueco mientras sobrevive a su alargada sombra. Es lo mismo que ocurre en el tenis con Rafa Nadal, en la Fórmula Uno con Fernando Alonso o en el bádminton con Carolina Marín.

Esta próxima madrugada arranca en Hangzhou la décimo cuarta edición de estos campeonatos y lo hace con nueve nadadores españoles que intentarán hacer olvidar a leyenda de Badalona. Sus nombres son Catalina Corró, Marina García, Jessica Vall, Lidón Muñoz, África Zamorano, Jimena Pérez, Joan Lluís Pons, Hugo González, Marc Sánchez. Aunque cada uno buscará su batalla particular, está claro que Vall y Pons, medallistas en el último Europeo de piscina de 50 metros, ejercerán como líderes de la Selección.


Selección obligada a crecer


Si el número es bajo para un Campeonato del Mundo, también resulta preocupante que tan solo sean tres los participantes del equipo masculino, una cifra que pone de manifiesto los problemas que atraviesa este deporte en España. Todos ellos ocultados, especialmente, por la mencionada y aclamada Mireia Belmonte, que lleva ofreciendo un nivel exquisito y casi irreal durante la última década.

Los grandes alicientes de la natación española serán ver las opciones de medalla de Pons, Vall y por qué no, Hugo González. El joven sigue escalando dentro de la natación mundial y aquí se le presenta una ocasión para intentar dar un puñetazo encima de la mesa. No parece sencillo acceder al podio, pero es importante que vaya apareciendo en las fotos en las que se juegan las preseas. Con Tokio 2020 en el horizonte y a apenas año y medio para su llegada, tiene que empezar a amenazar a sus rivales con su juventud y desparpajo.

Otro cantar parece lo de otras jóvenes como Corró, Lidón Muñoz o África Zamorano, quienes parecen lejos de esa batalla por los metales. Aun así, hay que seguirlas de cerca porque esa clase media es vital para la salud de un deporte. Y lo es especialmente en la natación, la gimnasia o el atletismo, los tres pilares básicos en los que se apoyan los Juegos Olímpicos de verano.


Las estrellas


Pero no solo viviremos de españoles durante los próximos días (del 11 al 16 de diciembre), porque en Hangzhou estarán la flor y la nata de la natación mundial, aunque como siempre sucede en estos invernales, hay alguna que otra baja significativa. Sin embargo, se podrá ver a esos nuevos chicos prodigios que son el estadounidense Caeleb Dressel y el ruso Kliment Kolesnikov, o a verdaderas leyendas como Katinka Hosszu, eterna rival de Belmonte, Federica Pellegrini, Chad Le Clos o Ranomi Kromowidjojo.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Natación

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies