¡Síguenos!
Rafa Nadal con el trofeo de número 1. WILL OLIVER / EFE

Tenis

Sin semis, pero con el número 1

Rafa Nadal venció al griego Stefanos Tsitsipas, sexto jugador del mundo, por 6-7 (4), 6-4, 7-5, y su pase a semifinales de la Copa Masters dependerá del partido entre Alexander Zverev y Daniil Medvedev (21:00); el español necesita que el ruso, ya eliminado, se imponga al tenista alemán. De otro modo, se irá de Londres con un único premio: haber confirmado su primer puesto del ránking a final de año.

De ese premio disfrutó terminado su partido contra Tsitsipas, cuando recogió el trofeo que le acredita como el Número 1 de 2019 (la quinta vez que lo consigue), presentado por un vídeo que recordó todos sus éxitos de la temporada. «Gracias por todo, es un honor recibir este trofeo de ti, gracias por todo lo que has hecho por nuestro deporte. Qué puedo decir, estoy superfeliz, después de todo lo que he pasado en mi carrera, después de todas las lesiones, no podía pensar que trece años después tendría este trofeo entre mis manos. Sería imposible sin mi equipo y sin mi familia. Los malos momentos siempre quedarán, antes y después de Montecarlo, sin el apoyo que recibí me hubiera costado seguir y remontar. Gracias a todas las gentes que trabajan en la ATP que recorre el mundo y que nos hace sentir muy a gusto. Esto es un reconocimiento por todo el año, pero quiero agradecer al público cómo me ha apoyado estos días. Es muy difícil explicar lo que se siente en la cancha cuando notas el apoyo y el amor de la gente. Y gracias también a los patrocinadores por apoyar nuestro deporte. No sé si estaré aquí mañana, depende del partido de después. Si juego contra Roger será estupendo, y si no espero que nos veamos el próximo año».

En esta jornada crucial, Nadal necesitaba dos bazas. Ganar primero a Tsitsipas, ya clasificado gracias a sus dos victorias, y que luego el ruso Daniil Medvedev venza al alemán Alexander Zverev. La primera ya está conseguida, al imponerse al ateniense en dos horas y 52 minutos, en la segunda remontada de la semana. La siguiente opción se pondrá en marcha a las 21:00 (CET).

Si Nadal se clasifica, se enfrentará este sábado al suizo Roger Federer, para repetir el tercer duelo que más se ha dado en la historia del tenis, con 24-16 para el español en los precedentes.

Si pierde, pondrá rumbo a Madrid para unirse al resto del equipo español que el martes debuta contra Rusia en el grupo B de las Finales de la Copa Davis en la Caja Mágica.

El jugador griego, que ya ganó este año al español en las semifinales del Masters 1.000 de Madrid, aunque cedió en esa misma ronda del Abierto de Australia y Roma, no dio jamás el partido por perdido contra Nadal.

Tsitsipas posee todo para augurar un gran futuro. Tiene 21 años, un gran físico con 193 centímetros, potencia en el saque (11 directos este viernes), gran revés a una mano, formidable palanca en su derecha, y determinación. Ingredientes que le han llevado este año a disputar el torneo como aspirante a maestro, por primera vez, gracias a una temporada muy completa.

En ella se ha hecho con dos de sus tres títulos, en Marsella y Estoril y ha disputado tres finales más: Dubai, Masters 1.000 de Madrid y Pekín, además de cinco semifinales, entre ellas la del Abierto de Australia. En total ha ganado 53 partidos y ha encajado 24 derrotas.

La pista dura y la cubierta han sido su gran baluarte, con 35 victorias en la primera y 13 en la segunda. Entrenado por el francés Patrick Mouratoglou, la figura del griego se proyecta al mismo nivel que la del ruso Medvedev, cuarto del mundo y también debutante en Londres, y por encima del italiano Matteo Berrettini, octavo, los tres nuevos aspirantes.

Pero esta vez ante Nadal, primó la experiencia frente al empuje arrollador de su juventud. El de Manacor, que protagonizó una gran remontada ante Medvedev (perdía 5-1 en el tercero tras salvar una bola de partido y ganó), detuvo al final el juego agresivo del ateniense, con pólvora en cada uno de sus golpes.

El primer set, definido en 58 minutos, estuvo plagado de errores por ambos bandos. Quince de Nadal y 13 de Stefanos, que aprovechó su mejor saque (cinco directos) y un despiste del de Manacor para hacerse con la manga en el desempate.

El número uno del mundo persiguió la rotura durante todo el segundo set. Fracasó en convertir sus tres primeras ocasiones, pero en el noveno logró su objetivo, y ya muy suelto sentenció a continuación con su servicio.

Clave de esta manga, fue que Nadal redujo sus errores a seis por diez de su rival, y que el griego no pudo imponer su velocidad, mientras que el español supo variar los ritmos mejor.

Era cuestión de tiempo que el español tomara el mando y dominara en la pista azul del O2 repleta de aficionados en las gradas, donde los gritos de ánimo en griego y español se alternaban. Nadal les encendió a todos con su resto cruzado de revés pero no conseguía la rotura en tres ocasiones, y el griego tomaba aire.

Fue en el undécimo juego cuando ante un tiro cruzado de Nadal la volea de Tsitsipas se fue fuera, y llegó la rotura crucial, que el campeón de 19 grandes aprovechó luego para sentenciar a su favor este duelo generacional.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Tenis

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies