¡Síguenos!
Rafa Nadal y David Ferrer se abrazan tras el abandono del alicantino I CORDON PRESS

US Open

Nadal despide con cariño y amargura a David Ferrer

El tenista alicantino abandonó por lesión su partido cuando le plantaba cara a Rafa (6-3 3-4). Ha sido su último encuentro de Grand Slam.

Cuando un amigo se va, algo se muere en el alma. David Ferrer formaba parte de ese elenco de enemigos íntimos de Rafa Nadal, que enorgullecía al tenis español y que ha hecho crecer a Rafa en cada enfrentamiento contra el tenista de Alicante. Sobre la pista central de Flushing Meadows se iba a cuajar una despedida que David no quiso adelantar, no se dejó impresionar por el momento o por el rival, Ferrer se agarró a la pista (como lo ha hecho durante toda su vida) hasta que un dolor en la parte posterior de su pierda izquierda le hizo pedir la asistencia del masajista. Algo no iba bien. «Fue en el soleo, en la pierna izquierda. Sentí un tirón en el segundo juego del segundo set», explicó Ferrer en la posterior rueda de prensa.

David, que siempre se ha caracterizado por apelar a la heroica, no quería irse del partido y aguantó el tirón con una clara cojera bajo la mirada de admiración de Rafa y envuelto en los aplausos de un público que, más que la técnica, aplaude una manera de entender el tenis. Nadal no empezó el partido cómodo, aunque asumió desde el principio que, para ganar a Ferrer, necesitaba ser agresivo desde el primer punto. Castigó a Ferrer con su derecha abriendo ángulos imposibles y se mostró muy decidido en la red. En un partido en el que se le suponía favorito claro, Rafa se llevaba el primer set por 6-3.


A pesar de la lesión, Ferrer no cedía en su entrega. En el segundo set, rompió el saque de Nadal nada más empezar. El de Manacor se recuperó y se puso 2-1, momento en el que la retirada de David parecía cada vez más cerca. Sin embargo, el de Alicante aguantaba el dolor y su tenis ponía a Rafa en apuros. Era el partido 208 de Ferrer en Grand Slam y nunca se había retirado. «Si soy sincero, me he despistado»; reconoció Nadal después ante los periodistas. «En un momento pensaba que se iba a retirar, me he sentido mal por él, he perdido la concentración, en un error totalmente mío. Me ha costado el bajón del segundo set».

Con el marcador 2-4, la megafonía anunciaba el abandono de David y Nueva York presenciaba el final de un viaje maravilloso. Ferrer, visiblemente emocionado y con el público en pie, hablaba desde la pista: «Me voy con grandes recuerdos del US Open. Por supuesto que estoy triste, pero no hay problema, soy un hombre con suerte, Me siento orgulloso de haber mejorado cada año, de haber escuchado a todo tipo de personas para ser mejor en mi vida. Y me voy tranquilo a casa por haber dado hasta la última gota de sudor». Nadal, por su parte, seguirá su camino en la Gran Manzana. Este miércoles se enfrentará en segunda ronda a Vasek Pospisil.

Periodista. Si suena Ella Fitzgerald, mejor. LaLaLandera. Tiene carácter, talento y, para colmo, nació cuando la mayor parte de nosotros ya teníamos media carrera hecha (o deshecha). Posee una gran habilidad para salir al corte en el fútbol y en la redacción, aunque es más de ponerla en la escuadra. Emperatriz de la batcueva.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en US Open

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies