¡Síguenos!

Tenis

Nadal y Montecarlo, amor a primera vista

El tenista balear afronta el torneo de Montecarlo con grandes expectativas y un doble desafío: aumentar su récord a 11 títulos y mantener el número uno del mundo ante su perseguidor Roger Federer.

Dice Nicholas Sparks que el amor es como el viento, no se puede ver pero se puede sentir. “Una historia de amor” es lo que siente Rada Nadal cuando pisa el Masters 1.000 de Montecarlo, uno de sus torneos fetiches. Allí ha levantado el título en diez ocasiones, ocho consecutivas entre 2005 y 2012, y cuenta con un balance de  63 victorias y tan solo 4 derrotas en 67 partidos disputados.

“Siempre tengo sentimientos positivos cuando vengo aquí, es uno de mis torneos favoritos del calendario. Montecarlo siempre fue un torneo que yo solía ver por televisión antes de empezar a jugarlo, siempre soñé con poder hacerlo bien aquí. Son este tipo de citas las que hacen que me levante con fuerza por la mañana para seguir entrenando con la misma pasión de siempre. Es la primera que espero terminar. Me siento bien y estoy entrenando bien, aunque no he competido lo suficiente para saber al 100% si estaré a mi mejor nivel”, dijo Rafa.

El torneo monegasco da el pistoletazo de salida a la temporada de tierra batida, la superficie predilecta del balear donde ha cimentado una leyenda aún en crecimiento. Los resultados de Nadal sobre polvo de ladrillo son estratosféricos. Su juego se adapta a la perfección a esta superficie como si fuesen las dos piezas de un puzle. De los 426 partidos que ha disputado, ha ganado 391 de ellos (53 títulos) lo que supone un 92% de victorias. Casi nada.

Y es que el rey de la tierra batida tiene nombre y apellidos. Rafael Nadal, es el gran dominador del tenis sobre polvo de ladrillo y tiene ganada la consideración de mejor jugador de la historia en esta superficie. Los títulos le avalan, habiendo impuesto su imperio en Roland Garros como pocos se han visto en el deporte de la raqueta.

El tenista de Manacor iniciará este miércoles su andadura, en lo que es su decimoquinta participación desde que debutara en el año 2003, con grandes expectativas y un doble reto. Por una parte, no ceder el número uno del mundo a su inmediato perseguidor Roger Federer, que nunca ha ganado este torneo, y por otra convertirse en el único jugador de la historia en ganar once títulos en la arcilla de Montecarlo y ampliar aún más su récord en esta cita. El balear ha quedado encuadrado en el mismo lado  que Novak Djokovic, que tuvo  un placentero debut a costa de su compatriota Dusan Lajovic, y Dominic Thiem pero son los rivales los que tendrían que temer que Nadal se cruce en su camino.

Su primer escollo será el esloveno Aljaz Bedene, a priori un rival asequible, y al que ya venció en 2016 también en su debut en segunda ronda por un doble 6-3. Será el comienzo de una nueva cita con el amor que deseaba conquistar desde su infancia. Otra oportunidad de dejar su huella sobre la arcilla monegasca y demostrar que su amor no tiene fin.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Tenis

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies