¡Síguenos!
Rafa Nadal, al saque. / Foto: Chine Nouvelle/Cordon Press

Australian Open

Nadal y el saque para reconquistar las Antípodas

En la batalla generacional que supondrá la semifinal ante el griego Tsitsipas, el saque emerge como arma principal de Rafa. Su evolución ya está siendo estudiada por la Universidad de Victoria en Melbourne

Discúlpeme, no le había reconocido: he cambiado mucho”, la frase es de Oscar Wilde, pero perfectamente podría haberla dicho Rafael Nadal, camino de la Rod Laver Arena, pertrechado para disputar su trigésima semifinal de Grand Slam. Y es que su presencia en esta ronda del torneo se explica en gran medida por los cambios, por la evolución constante durante casi tres lustros, por la capacidad de aprendizaje y mejora de un tipo que lo ha ganado todo, y lo ha ganado todo varias veces. Lo último ha sido el saque, para hacerlo más agresivo, para ganar velocidad, que es lo mismo que ganar tiempo ante los rivales. Los resultados han sido inmediatos. En Australia no ha perdido ni un set y el servicio solo se lo han roto dos veces.

“Llevamos más de tres meses entrenando este saque. Hemos ido variando pequeñas cosas durante el camino, teníamos algunos aspectos claros y en este tiempo él se ha ido sintiendo cada vez más cómodo, más fluido con los movimientos”, aseguraba Carlos Moyá en el Partidazo de Cope. Tan cómodo que en el primer Grand Slam de la temporada el manacorí ya acumula 34 saques directos, muy por encima de los 21 que sumó en el Abierto de EE.UU. Solo en el último partido frente a Tiafoe sumó once, su mayor marca en un partido resuelto en tres sets desde 2015. “Al final todo se reduce a hacer un poquito más de daño con el servicio. Hemos estado analizando, mirando muchas veces, no es algo que salga a la primera”, reconocía el propio Nadal en Eurosport.

No salió, por ejemplo, en el pasado US Open, donde Rafa ya puso en práctica algunas novedades en su servicio. Pero entonces le faltó confianza y más horas de entrenamiento, de práctica en las nuevas rutinas, “no estaba tan fresco”, resolvió Moyá. Allí el porcentaje de sus primeros servicios se quedó en un 67,1% de media mientras que en Australia el porcentaje ha subido hasta el 74. Han sido meses de entrenamiento y perfección, de correcciones y avances desde que Nadal abandonara por lesión en el último Grand Slam en tierras americanas. “Él era consciente de que había que hacer algunos cambios. Nadal fue el primero que ha estado dispuesto a esto y no es sencillo cambiar un gesto técnico en alguien que ya está formado, que es tan bueno, que ha obtenido tantos resultados”, cuenta Moyá, aunque sus palabras hablen también de superación, de los inconformistas y de la feroz lucha que supone mantenerse en la élite.

Esa carrera despiadada, en la que Rafa comprendió hace tiempo que los más importante es ser feliz, la resumió su tío Toni con otra frase genial de las suyas: “Esforzarse en mejorar lo que nos ha dado la naturaleza”. Algo que Rafa no ha dejado de repetirse incluso cuando su tío dejó de formar parte de su staff técnico. Así, el manacorí ha alcanzado saques de hasta 205km/h en este Open de Australia aumentando su velocidad punta. También su efectividad, ya que el 80,2% de los puntos que Rafa juega con su primer servicio caen de su lado. Y todo ello sin que el número de dobles faltas se dispare en exceso (15 en este Open de Australia). “Nuestra idea o nuestro objetivo es que cuando la bola botara siguiera haciendo daño. Teníamos la sensación de que los rivales, aún no sacando mucho más fuerte que yo, conseguían que su bola penetrara más y la mía se quedaba parada”, comentaba tras alcanzar los cuartos de final Rafa Nadal.

Ahora parece muy lejano pero Rafa llegó con dudas al primer Grand Slam del año, sin haber competido en ningún torneo en los últimos cuatro meses y con la incógnita de cómo respondería ante la novedad técnica del saque. “Tampoco hay que lanzar las campanas al vuelo, es cierto que el saque está funcionando bien durante estos días, solo he perdido dos servicios y creo que he conseguido una cosa muy importante que es ganar muchos puntos rápidos, no solo con el servicio, sino también con la primera derecha”, reconocía Nadal, consciente de que la evolución del tenis lleva a acortar los puntos, a ahorrar energías y a exprimir las ventajas que concede siempre dar el primer golpe. “El saque y el resto son cada vez más importantes en este deporte, son dos aspectos vitales. Entendí que uno no puede ir en contra de esas evoluciones”. Tanta sensación ha causado su saque en las Antípodas que la Universidad de Victoria ya lo están estudiando con el objetivo de crear un algoritmo para averiguar en qué direcciones resulta más eficiente.

Aunque quizá el examen más serio para este renovado Nadal llegará en semifinales, ante la revelación del torneo, el griego Stefanos Tsitsipas. Uno de los representantes de la nueva generación de tenistas que en este Open de Australia ya dio la sorpresa al vencer al actual campeón en Melbourne, Roger Federer. El campeón de las últimas finales ATP Next Gen se ha visto las caras en dos ocasiones con el manacorí, ambas se saldaron con victorias para Rafa. La primera de ellas sobre tierra en el Conde de Godó y la segunda el pasado agosto, en el Master 1000 de Canadá. Como dato, señalar que Rafa apenas consiguió cuatro aces entre los dos partidos.

El duelo de semifinales, presentado también como una batalla generacional, supondrá un choque de estilos y de alguna forma un viaje en el tiempo para ambos. Hacia el pasado para Nadal, pues Tsitsipas estudió el juego de su ídolo Federer en Youtube hasta calcar alguno de sus golpes y movimientos, para luego ganarlo sobre una pista de tenis. De alguna manera el suizo estará también en frente. El viaje será, en cambio, hacia el futuro para el griego, porque en este partido empezará a descubrir si está preparado ya para asaltar el reinado del tenis. En esa lucha por mantenerse o por llegar, entre el orgullo del viejo campeón y el descaro inconsciente de la promesa, surge el saque de Nadal como el penúltimo as que escondía sobre la camiseta sin mangas el mejor deportista español de la historia. Al fin y al cabo, como decía Eduardo Galeano, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos.

 

1 Comment

1 Comment

  1. Pingback: El mejor Rafa Nadal de siempre se mete en la final de Australia - Australian Open - A la Contra

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Australian Open

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies