¡Síguenos!
David Ferrer.
David Ferrer, héroe en Valencia. I CORDON PRESS

Tenis

Ferrer funde a Kohlscheriber y España está en semis

Tras cinco horas de agonía, el alicantino metió a España en las semifinales de la Davis, donde espera Francia. Por la mañana, Nadal derrotó a Alexander Zverev en tres sets (6-1, 6-4 y 6-4 ) e igualó la eliminatoria.

De forma agónica, como mejor saben las victorias, cerró David Ferrer la eliminatoria de cuartos de final de la Copa Davis frente a Alemania. El alicantino se tuvo que ir a los cinco sets y a las cinco horas (7-6, 3-6, 7-6, 4-6, 7-5) para acabar con Philipp Kohlschreiber y meter a España en las semifinales, una cota a la que no se llegaba desde hace seis años. Allí espera la vigente campeona, Francia, en septiembre (14-16) y como visitante. Una grandísima noticia que refrendaba el gran trabajo del domingo, iniciado por la mañana por Rafa Nadal.

El quinto set llevó al límite de la resistencia a los jugadores y también a los espectadores. Ferrer, 33º del mundo, consiguió romper en el primer juego del quinto set, pero se encontró de nuevo con la reacción del alemán (34º), que llegó a ponerse a solo dos puntos de la victoria. Sin embargo, Ferrer, ya cumplidos los 36 años, es un superviviente nato. Salvó dos pelotas de ruptura en el octavo juego y logró llevarse la victoria en un partido que pasará a la historia del tenis español en Copa Davis.

Como no podía ser de otra manera, teniendo en cuenta el escenario, David Ferrer salió a hombros entre los olés del público y aupado por sus compañeros que vivieron el partido al borde del infarto. «Esto no hubiera sido posible sin ayuda de la gente que estaba aquí», declaró Ferrer, que pronto será padre de un hijo y podrá confirmar que viene con un pan debajo del brazo.»La Copa Davis es lo máximo en mi carrera y el broche de oro ha sido jugar en Valencia ante mi familia, con mi esposa que va a dar a luz a nuestro hijo en poco tiempo» añadió el valenciano. «Ha sido un día inolvidable. He intentado aceptar mis fallos, tener fe, escuchar al capitán y aprovechar el apoyo del público. Sin ellos habría sido imposible», concluía un Ferrer visiblemente emocionado ante la sonora ovación en la Plaza de Toros de Valencia, entregada a su compatriota.


Aunque la tarde casi termina en huracán, el día había comenzado de modo inmejorable. Entre clarines y timbales, un miura de casta cabrera  y un mancebo alemán desgarbado con la ambición intacta de salir por la puerta grande en casa ajena, saltaban a la tierra batida de la Plaza de Toros de Valencia, para hacernos disfrutar de una mañana soleada de corrida. Uno, con una carrera a sus espaldas que le encumbra como el mejor deportista español de la historia. El otro, en busca de llegarle a Rafa Nadal, por lo menos, a los talones. Rafa ha afrontado su regreso al equipo de Copa Davis entendiendo que su sola presencia es una sombra demasiada alargada para los rivales. Que España es mucha más España cuando él la representa.

Nadal entró bufando en pista, plantó sus pies sobre el fondo y desafió a Zverev a seguirle el ritmo tras un 3-0 inicial que desató los aplausos y el optimismo en el respetable. Rafa interpretó como nadie los momentos en el primer set, leyó bien las devoluciones altas del alemán y golpeó el mentón de su rival con varios paralelos que Zverev sólo pudo acompañar con la mirada hasta la pared del fondo. Tanta potencia y tanta energía de Rafa abrumaron a Zverev, más acostumbrado al frío y a ver el sol de Pascuas a Ramos. Nadal fue un vendaval, y el primer set pilló a contrapie a un Zverev (6-1) al que le dio por pensar lo que suponía un partido a cinco sets contra el balear. Una tortura.


Se ajustó las muñecas Zverev en el segundo set y propició la igualdad que se presuponía al partido antes de que comenzase. Rafa continuó moviéndose muy bien y siguió apostando por paralelos cuando ponía los puntos de su parte. Empezó a salir pólvora de la raqueta del hamburgués, pero Nadal contrarrestó la situación con sus piernas y con buenas defensas que desesperaban al alemán al punto de forzarle al error, cuando toda la iniciativa del punto había sido suya. Zverev, muy quisquilloso con los jueces e incómodo en pista, vio como aquellos puntos que sí le entraron en su primer partido frente a Ferrer, se le iban por centímetros ante Rafa. Su mente no estaba dentro de la pista. Su tenis, ese que le ha llevado a ocupar el cuarto puesto en el ranking ATP, brillaba por su ausencia. Rafa mantuvo las buenas maneras y aguantó las embestidas a trompicones del alemán para llevarse el segundo set y poner tierra de por medio (6-4).


Zverev estaba para pocas bromas y Rafa jugaba con cambios de ritmo que castigaban una y otra vez al alemán. En esas circunstancias, Nadal se creció y abrió el repertorio de golpes una vez que asumió que ganar el partido estaba en sus manos. Llevó a Zverev a perder la brújula, y su experiencia hizo el resto. El tercer set fue un paseo triunfal para el de Manacor (6-4) y un buen síntoma de cara a afrontar la temporada en su superficie favorita. Parece que el rey de la tierra batida tiene hambre. Ha vuelto.

Periodista. Si suena Ella Fitzgerald, mejor. LaLaLandera. Tiene carácter, talento y, para colmo, nació cuando la mayor parte de nosotros ya teníamos media carrera hecha (o deshecha). Posee una gran habilidad para salir al corte en el fútbol y en la redacción, aunque es más de ponerla en la escuadra. Emperatriz de la batcueva.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Tenis

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies