¡Síguenos!

Series

¿Netflix o HBO?

Breve guía para ilustrar tus preferencias

Elige la vida. Elige un empleo. Elige una carrera. Elige una familia. Elige un televisor grande que te cagas». Elige una de las dos principales vías de procrastinación, relájate y disfruta. La vida está llena de posibilidades y, en consecuencia, de decisiones. Si todo esto te abruma, no te preocupes. Escojas lo que escojas, vas a creer que has escogido mal.

Como una verdadera estrella del rock, el servicio de streaming de Netflix desembarcó en 2015 para hacer que los españoles, exhaustos de ventanas emergentes, anuncios sórdidos y que Danila nos quiera conocer, disfrutáramos de películas y series a un precio razonable. En poco tiempo, nos daba hasta pereza ver una película por internet y esto ha hecho más por la lucha contra la piratería que el Gobierno en años.

El éxito está en los detalles y Netflix los cuida mucho. Aunque parezca mentira, tener una interfaz clara y cómoda para todos los dispositivos les distingue bastante de las demás plataformas. Son rápidos y eficientes desde sus orígenes a finales de los noventa. Además comprenden muy bien los panoramas televisivos de los países y apuestan por sus tendencias. En el caso de España están yendo más allá contribuyendo en una transición hacia un cine más diverso, internacional y sobre todo de mayor presupuesto. Pero lo que verdaderamente hacen bien es la publicidad. Desde los carteles navideños controvertidos hasta los CMs en las redes sociales, que se adaptan tan bien al tono que hacen propaganda disfrazada de memes. Nada mejor que contribuir al consumismo echándote unas risas. Unos genios, vaya.

Como otras ocurrencias californianas, Netflix va dos pasos por delante de casi todo. Sin embargo, no fueron los primeros en darse cuenta de que el consumo del cine estaba cambiando, porque en España hubo intentos para crear un servicio similar para dar respuesta al problema de la piratería y los derechos de autor, pero acabó en manos de dinosaurios que no vieron su filón ni la oportunidad de, a través de sus ganancias, financiar nuestro cine y crear una verdadera industria. No pudo ser.

Pero, ¿qué hay de la competencia? Está Movistar+, Amazon Prime, Filmin… Bastante dignas y con un amplio catálogo. Sólo tienen un defecto: que no son HBO.

HBO es el jazz de la televisión. Prestigiosa, transgresora, sin tantas pretensiones expansionistas. Son los hacedores de la edad de oro de la televisión de comienzos de siglo. Una verdadera lluvia de obras maestras que cambió por completo la fama de la televisión y casi desbancó al cine. Pero, por alguna razón, no han estado finos en su llegada a España.

En sus inicios en 2016, Juego de Tronos les ayudó a entrar con fuerza, pero no lograron superar la estrategia de marketing de Netflix. El que su aplicación pareciera estar hecha por unos monos pulsando botones tampoco ayudó. Muchas incompatibilidades y una lentitud que no se pueden comparar a Netflix.

Poseen un catálogo con las series mejor valoradas pero tienen muchísimas carencias en cine. Puedes ver en el mismo sitio Los Soprano y absolutamente toda la filmografía de Adam Sandler.

En un principio no financiaron proyectos españoles, pero recientemente se ha anunciado una miniserie de David Simon (creador de The Wire) sobre la Guerra Civil Española en la que se va a ver involucrada. Muchas garantías para estar ante algo interesante.

Salta a la vista que al lado de los dramas adolescentes y los superhéroes de Netlfix, HBO va por otro lado. Pero sería injusto pensar que Netfllix es sólo eso. Lo más maravilloso de ambas es que apuestan por proyectos muy diferentes con el matiz de que Netflix profundiza en la cantidad de catálogo y tiende al interés comercial y HBO profundiza en la calidad, arriesgándose con cosas que no están llamadas a ser un fenómeno de masas. Esto no quiere decir que sea así siempre. Son tendencias, pero no verdades absolutas. Ahí tenemos un proyecto arriesgado y poco comercial de Netflix como Bojack Horseman frente a un éxito comercial absoluto como es Juego de Tronos de HBO. Esto no es ni mejor ni peor, es simplemente diferente.

Un desastre curioso que trata de expresar lo que el arte le hace a su cabeza, a veces sobre los escenarios, a veces sobre el papel.

1 Comment

1 Comment

  1. Pingback: 'Sex Education' no es la típica serie adolescente | Series | A la Contra

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Series

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies