¡Síguenos!
Neymar, durante uno de los últimos entrenamientos del PSG. CORDON PRESS

Real Madrid

Neymar, vía de escape con opciones de éxito

Sería un fichaje arriesgado y carísimo, quizá incoherente, pero el modelo de éxito del Real Madrid de los últimos años se ha basado en estrellas como él.

A cuatro días para el inicio del campeonato de Liga, el Real Madrid es el equipo menos ilusionante de los grandes de España (véase De Jong y Joao Félix). La euforia que provocó el fichaje de Hazard se ha ido diluyendo entre malos resultados e intermitencias del futbolista belga, excelente solo a ratos. Y para animarse con el resto de fichajes hace falta todavía una imaginación lisérgica. La desilusión se ha visto reforzada por la contratación frustrada de Pogba, al que Zidane consideraba una pieza fundamental para cimentar el equipo.

Si tenemos en cuenta el modus operandi del presidente del Real Madrid cuesta creer que las cosas se vayan a quedar así. Por eso no extraña la negociación por Neymar. A estas alturas, la forma más rápida de recuperar el centro del escenario —obsesión recurrente— es hacerse con el único galáctico disponible, y la ocasión es inmejorable y probablemente única: el PSG está harto y el Barcelona tiene (o debería tener) problemas de liquidez. Ya sé lo que están pensando algunos. Pero les diré que cualquier consideración moral o filosófica es un impulso romántico que no viene al caso porque los sentimientos, en el fútbol, son piezas de anticuario. Los madridistas que reniegan de Neymar solo tienen que pensar en Figo y en cómo celebraban sus goles.

En los tiempos que corren, importa poco que el futbolista haya flirteado con el Barça durante todo el verano o que el fichaje exija una inversión faraónica, y no me detendré en la turbulenta vida personal-judicial del protagonista de la historia. Todo eso son detalles nimios cuando se trata de asegurar la pervivencia del sistema. Y el sistema, lo recuerdo, se ha sostenido, y con innegable éxito, a base de contrataciones rutilantes. La consigna —casi mantra— es que el público lo perdona todo en cuanto llega el primer gol, cuestión, por cierto, que dice mucho del poder sanador de los goles y muy poco de la capacidad crítica del público.

Entre los impulsos románticos tampoco se llevará a efecto el de Zidane. Pretendía construir un equipo con independencia y se ha visto pronto que no tenía ni una cosa ni la otra. Su fidelidad a las viejas glorias es conmovedora, y en cierto modo comprensible, porque no hay jóvenes mejores que los veteranos actuales. Pero recuperar la forma física es más fácil que recuperar el hambre. Para avivar esa llama es necesario tener un objetivo o una venganza pendiente, y después de conquistar tres Champions seguidas todas las ambiciones parecen cubiertas. Los poemas de amor nacen del desamor o del amor no correspondido y en el fútbol ocurre algo similar. Quien no arde, no quema. El Atleti tiene el faro de la Champions que le esquiva y el Barça necesita responder a los títulos del Madrid.

Igual que recomiendo descartar el romanticismo, aconsejo liberarse de la coherencia. Tampoco es un factor determinante en este juego de locos. Lo coherente es apostar por un proyecto y tener paciencia. Fiarse del entrenador y dejarle trabajar. Pero la coherencia no se aplica en el Real Madrid desde tiempo inmemorial. Diría que solo existió con Mourinho y, al margen de los títulos (famélicos), sobre esa base se coció una plantilla que luego, en mejores manos, demostró una superioridad incontestable en Europa.

Sin embargo, los proyectos que se construyeron al margen de la coherencia y fundamentados en la acumulación de estrellas no son replicables en el entorno actual. Ahora hay más competidores en el mercado. Ya no es posible fichar a las figuras del momento, e incluyo en la lista a los entrenadores de moda. Es conocido que el Real Madrid ha querido hacerse con Klopp o Pochettino, y sospecho que siguen siendo objetivos del club, lo que incide en la desconfianza enfermiza hacia los recursos actuales.

En este nuevo entorno, el Real Madrid no está sabiendo moverse. Este verano no tocaba subasta, sino cambiar cromos y la incapacidad, hasta ahora, ha sido manifiesta. Bale es la perfecta demostración. Me resisto a creer que sea un jugador desprestigiado en el Continente cuando hace poco más de un año de su chilena en la Champions, o cuando Lukaku (un delantero muy inferior) ha sido recibido por el Inter como si fuera Van Basten. A pesar de las penurias de la pasada temporada, el Real Madrid sigue acumulando más talento que la mayoría de equipos de Europa. Y eso, en el momento de negociar, vale tanto como el dinero. Más, incluso.

En tales circunstancias, y descartadas la coherencia y la filosofía, el fichaje de Neymar es una vía de escape con posibilidades de éxito. Aunque sus muchas frivolidades lo hayan devaluado en el afecto de los aficionados (y de los directivos del PSG), es el único jugador a la altura de Messi y Cristiano (a Mbappé le faltan dos hervores). Los riesgos están documentados: las fiestas en Brasil, su padre, el caos que le acompaña…  Pese a todo, Neymar es un futbolista capaz de activar a sus compañeros de ataque y de marcar un número considerable de goles, además de provocar un entusiasmo ambiental que sería muy beneficioso en un grupo alicaído. Si prescindimos del ahogamiento que sufrirían el ejército de mediapuntas  (Isco, Vinicius, Rodrygo, Brahim, Asensio…), una delantera formada por Hazard, Benzema y Neymar resultaría de lo más sugerente.

La otra opción es tener paciencia y sentarse a ver qué consigue Zidane con el equipo que ha elegido. ¿Se lo imaginan? Yo no.

Periodista, ciclista en sueños, cronista de variedades y cinéfilo (sector La La Land). Capitán del equipo para que le dejen jugar. Después de tantos años, sigue pensando que lo contrario del buenismo es el malismo. Fue subdirector del diario AS y colabora con El Transistor de Onda Cero. Ahora se lanza a esta aventura de 'A la Contra' porque cree que hay que hacer cosas. Y esta tiene buena pinta y le apetece mucho.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Real Madrid

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies