¡Síguenos!

Opinión

Real Madrid: fichar a Neymar o quedarse tranquilo

El Real Madrid ha traspasado a Cristiano y me resisto a creer que no tenga preparado un antídoto para esa ausencia. Y solo hay uno.

No oigo hablar de nuevos fichajes para el Real Madrid, y me escama. El silencio permanece después de la Supercopa y sigo escamado. Butragueño negó que la derrota fuera a cambiar los planes deportivos y dio a entender que el plan era no fichar; Lopetegui transmitió el mismo mensaje. Y de igual manera se manifiestan mis madridistas de cabecera. Si pronuncio el nombre de Neymar me miran como si estuviera loco. Y lo cierto es que no pronuncio otro nombre.

Mientras mis amigos escapan de mi insistencia yo les doy mis argumentos. Florentino es Florentino, les digo, y no creo que haya dejado de serlo. Desde que es presidente se ha caracterizado por apurar el mes de agosto hasta la última noche. Y por los golpes de efecto. Ellos me contestan que eso era antes, que en los últimos años se ha fichado poco, que ya han venido Vinicius y Courtois, que deje de fabular.

Pero no me rindo. El Real Madrid ha traspasado a Cristiano y me resisto a creer que no tenga preparado un antídoto para esa ausencia. Es verdad que todavía no se ha despertado la nostalgia, pero me extraña que el club —y el palco— se exponga a los goles semanales del portugués o a un Balón de Oro sin madridistas en la terna final.

Me escama, simplemente. Tanto como me escama lo bueno que puede ocurrir y después no sucede. No abogo por fichajes millonarios, y menos aún por el de Neymar. He tolerado mal el egoísmo de Cristiano, esa gestualidad tan perniciosa, y las formas del brasileño tampoco son precisamente edificantes.

Sin embargo, es la ética y no la estética, lo que me hace defender la contención inversora. De no haberse marchado Cristiano, no estaríamos celebrando ahora la liberación de Bale como futbolista. Si es fichado Neymar, o Hazard, se interrumpirá el crecimiento de Asensio o la maduración de Isco; también ellos tienen derecho a sentirse liberados. Si llega otro futbolista de ataque, Vinicius verá recortados sus minutos potenciales y a ese chico no apetece recortarle nada.

En la NBA se habla, incluso entre las franquicias más poderosas, de temporadas de reconstrucción. Entiendo que el fútbol forma parte de un universo propio y comprendo perfectamente que el Real Madrid no puede dejar una temporada en barbecho. Pero no tiene sentido construir una plantilla de jóvenes talentos si no se les permite crecer y asumir la responsabilidad. No es un pecado tener paciencia. Y tenerla no hará al equipo menos competitivo, tal vez ocurra todo lo contrario. Nada motiva tanto una ligera sensación de inferioridad, pregunten al Cholo. 

Sí, no paro de hablar de Neymar. ¿Y saben por qué lo hago? Para escuchar que no viene, qué tontería, para que me digan que no habrá fichajes porque la plantilla está cerrada, que yo soy el loco y que los demás, en todo este tiempo, se han vuelto sensatos.

Periodista, ciclista en sueños, cronista de variedades y cinéfilo (sector La La Land). Capitán del equipo para que le dejen jugar. Después de tantos años, sigue pensando que lo contrario del buenismo es el malismo. Fue subdirector del diario AS y colabora con El Transistor de Onda Cero. Ahora se lanza a esta aventura de 'A la Contra' porque cree que hay que hacer cosas. Y esta tiene buena pinta y le apetece mucho.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Opinión

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies