¡Síguenos!
Bob Ratcliffe, CEO de INEOS Football, posa en el Allianz Riviera junto a sus sobrinos, los hijos de Jim.// CordonPress

Fútbol

Niza, el nuevo puerto de INEOS

Tras desembarcar en el ciclismo, Jim Ratcliffe se compra ahora un equipo de fútbol. INEOS llega a la Ligue 1 para explotar las plusvalías del fútbol francés

Una nueva brisa ha llegado a la Costa Azul. Concretamente al Allianz Riviera de Niza, donde las ilusiones y los anhelos se han disparado recientemente. La inyección económica de Ineos remite a otras realizadas en Francia en el pasado reciente. Jim Ratcliffe, responsable ejecutivo de la multinacional británica, repite la fórmula de los qataríes en su desembarco en París o la del oligarca Rybolovlev en Montecarlo, tras comprar el club rojinegro. Los 100 millones de euros que ha desembolsado para hacerse con el club son solo un paso más en la estrategia de expansión de su marca. Tras subirse a la bici ahora aspira a ascender a la cúspide del fútbol francés desde un enclave privilegiado para ello. Estas son las claves del matrimonio Ineos-Niza.


Crecimiento Sostenible


No obstante el cortejo se había alargado demasiado en el tiempo. No fue hasta el pasado 21 de agosto cuando las autoridades francesas dieron el visto bueno a la operación. Se ponía así fin a un culebrón que había llevado al club de la Costa Azul a una situación extrema, con la liga ya empezada y la plantilla a medio hacer. Eternos se hicieron esos treinta días que transcurrieron desde que el grupo británico petroquímico había presentado su oferta definitiva hasta que se hizo efectiva la compra. Un tiempo en el que no se pudo anunciar fichaje alguno pero que no impidió que los movimientos en las oficinas del club fueran frenéticos. La confianza en la llegada del nuevo propietario era plena a orillas del Mediterráneo y de la inversión que más allá de los 100 millones de euros (el PSG les valió 80 a Qatar Sports Investment en 2011) estaba dispuesto a hacer para reforzar al equipo.

Y es que el conjunto entrenado por el mítico Patrick Vieira había perdido a su mejor hombre, Allan Saint-Maximin, que se había marchado rumbo a la Premier, a Newcastle concretamente. Por lo que el desembarco de INEOS tenía que venir aparejado con la ilusión que provocan siempre los grandes fichajes. El primero de ellos fue el de Kasper Dolberg. El delantero danés se convertía así en la referencia ofensiva de los rojinegros tras abandonar el Ajax de Ámsterdam. Junto a él se sumaban los nombres de jóvenes como Nsoki (ex-PSG), Adam Ounas, Khephren Thuram, hijo del mítico Lilian, o Alexis Claude-Maurice. Ninguno de ellos supera los 22 años de edad y han supuesto una inversión de 52 millones para el club de la Costa Azul. Confirmándose así una estrategia apuntada por Alain Valnegri, periodista francés de Movistar+: “No van a hacer grandes desembolsos, su estrategia tiene que ser la de descubrir talento joven y darles oportunidades para crecer”.

Mientras tanto, los resultados no se han hecho esperar y subidos a la ola de INEOS, los rojinegros se han alzado hasta la tercera posición en este arranque de campeonato con tres victorias y una derrota, empatado a puntos con el todopoderoso PSG y con el Stade de Rennais. Ratcliffe ya advertía del potencial de la entidad nada más llegar al club: “Hemos mirado muchos clubes de la misma forma que analizamos los negocios en INEOS, por valor y potencial, y el OGC Nice cumple ese criterio”. De hecho su objetivo más inminente es mejorar la séptima plaza de la temporada pasada y asentar a Les Aiglons (Las Águilas) en competiciones europeas a través de un crecimiento sostenible, con un desembolso progresivo. Alain Valnegri abunda en las razones que explican esta inversión: “Se trata de un club sin deudas, algo muy importante para cualquier comprador, con un estadio en propiedad y en una Liga donde es fácil meterse en el Top-3. También hay que considerar que la Costa Azul es una zona turística donde se hacen grandes inversiones”.


Cambio de manos


Hace tiempo que la Ligue 1 captó la atención de los grandes inversores internacionales. Las condiciones fiscales y el atractivo de una liga en franco crecimiento que sirve además de granero para los grandes clubes del Viejo Continente han llamado la atención de muchos. Antes de que Pat Ratcliffe desembarcara en la Costa Azul, los chinos ya estaban allí. Desde 2016 el club era propiedad de un fondo de inversión, New City Capital, y de Plateno Group, uno de los mayores grupos turísticos de China, que se hicieron con el 80% del accionariado. Tres años después de su llegada han sucumbido ante la oferta de Ineos. El 20% restante sigue en manos del hasta ahora presidente del club, Jean Pierre Riviere.

En el apartado económico la gestión del consorcio chino demuestra la buena salud de la que goza el club así como de las posibilidades de crecimiento que ofrece el equipo. Es cierto que su volumen de facturación (80 millones en la temporada 2017-2018) está por detrás del Paris Saint-Germain, Olympique de Lyon, Marsella y AS Mónaco, precisamente con este último ha vivido una rivalidad histórica que amenaza con recrudecerse: “Es un problema para el Niza porque el Mónaco es un club muy potente en lo económico, que apuesta por jóvenes y siempre se han llevado jugadores para el Principado donde los sueldos han sido superiores. Tendrán que utilizar otra estrategia para captar talento porque económicamente están un escalón por debajo”, asegura Valnegri.

La llegada de INEOS también resulta muy oportuna si se tiene en cuenta que el próximo año comenzará un nuevo ciclo audiovisual en los derechos televisivos de la Ligue-1, lo que augura un incremento en los ingresos para todos los clubes. El magnífico Allianz Riviera, el moderno estadio remozado (y ya pagado) hace tres temporadas para la disputa de la Euro 2016, es otro foco a explotar. Algo que tampoco ha pasado desapercibido para Ratcliffe: “es un estadio excelente y el nuevo centro de entrenamiento, que es vital para cualquier equipo exitoso, es igualmente impresionante. Es difícil mejorar la ubicación en el Mediterráneo y en los últimos 20 años hemos establecido raíces en esta hermosa área”. Y es que Pat estará más pendiente de las finanzas y posibles negocios a explotar alrededor del Niza que del apartado deportivo. Para ello ha delegado en Robert, su hermano, quien dirige desde hace varios años la división de Ineos Football, con ramificaciones en Suiza, en Lausana concretamente. Por debajo de él aparece el histórico presidente del Niza, Jean Pierre Riviere y el director deportivo, Julien Fournier, para trazar las líneas maestras del proyecto deportivo.


Un red devil en la Costa Azul


La afición por el fútbol de Ratcliffe viene de lejos. De los días en que se emocionaba con las gestas del equipo entrenado por Matt Busby e intentaba repetir las jugadas de la Santísima Trinidad (Law, Best y Charlton) en las calles de su Oldham (Inglaterra) natal. Jim es aficionado del United desde niño pero eso no le impidió hacerse socio del Chelsea, incluso fue más allá. El multimillonario inglés intentó comprar el club de Londres a su amigo Roman Abramovich por una cifra superior a los 2.000 millones de libras, según la prensa británica, aunque el magnate ruso se negó a desprenderse de su juguete. Ya se ha comentado aquí su irrupción en el ciclismo y su empresa también es patrocinadora de la mayor competición de vela que existe, la Copa América, con una inversión de 110 millones de libras.

De hecho no es la primera vez que Ineos patea un balón. En 2017 la empresa se lanzó a la compra del Lausanne Sports donde la evolución no ha sido la esperada: “Cometimos algunos errores en Lausana, pero aprendemos rápido; estos han sido rectificados y ya estamos viendo los beneficios. Los clubes deben ser exitosos fuera del campo, así como en él”, por si quedaban dudas a Ineos no solo le importa marcar goles y su experiencia en Suiza resultará fundamental para mejorar sus prestaciones en Niza.

El deporte y más concretamente el fútbol vuelve a aparecer como el mejor escaparate posible para un multimillonario como Ratcliffe, de 66 años y con una fortuna valorada en 21.000 millones de libras (25.000 millones de euros). Ineos es la mayor empresa británica en manos privadas y su propietario se ha mostrado como un firme defensor del Brexit y en contra de las medidas europeas a favor del medioambiente. Su apoyo al gobierno de Boris Johnson le ha llevado en este 2019 a invertir 1000 millones de libras en el Reino Unido en el sector químico, mientras otras grandes empresas anunciaban planes de salida ante la incertidumbre provocada por el Brexit. Ahora serán los goles en el Allianz Riviera, en el corazón de la Costa Azul, los que blanqueen las actividades petroquímicas, la producción de plásticos o el fracking (perforaciones profundas en el subsuelo para extraer gas o pretróleo) de Ineos. Ratcliffe tiene un nuevo pozo, más fructífero que ningún otro, y ya se ha puesto el mono de trabajo, es decir, la camiseta del Niza para sacarle partido.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Fútbol

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies