¡Síguenos!
Valverde
Valverde I CORDON PRESS

Ciclismo

No hay maldición que pueda con Valverde

Las leyendas solamente derrotan a los que creen en ellas y el murciano de lo único que sabe es de levantar los brazos, no de brujería.

Roglic manda en la carrera, es líder y domina la primera llegada en alto del Tour de los Emiratos Árabes Unidos. Se muestra fuerte, elegante y solvente. Se ha marchado por delante con Buchmann y David Gaudu. Arranca y para, no necesita más y no quiere sustos. Todo está bajo control y por el pinganillo eso parecen decirle. Pero algo ocurre en apenas segundos. Alejandro Valverde, con la gasolina extra que da el maillot arco iris, arranca de un segundo grupo como solamente él puede hacer. Tiene 38 años, pero pasaría por un adolescente. Primero da caza a Dan Martin, que marcha intercalado y segundos después ya respira en la nuca del trío de delante. A partir de ahí, uno puede describir el final de la historia con los ojos cerrados.

Gana a lo Valverde, como tantas veces ha hecho en su carrera. No tiene rival en esas llegadas en grupos reducidos y sus rivales lo saben. Roglic, con piernas poderosas, reniega de esto y pelea hasta el final, pero es imposible contra el murciano, que hace gala de su experiencia y entra en la última curva delante de todos, sabedor de que nadie le va a pasar en la recta final. De atrás adelante, midiéndose, conociéndose y demostrando que las leyendas solamente derrotan a los que creen en ellas. Él de lo que sabe más que nadie es de levantar los brazos, no de brujerías.


Segundo de la general


La victoria no le vale para ponerse líder de la carrera, pues Jumbo voló en la contrarreloj por equipos y Roglic sigue gobernándola, pero a Valverde no le quita el sueño. “Tenía ganas de lograr la primera victoria de la temporada y ya la tengo”, explica el de Movistar poco después de cruzar la meta de Jebel Hafeet, una de las cimas clásicas de esta carrera.

“Si llega la general, bien. Y si no, no pasa nada”, cuenta un Valverde radiante y feliz por haber estrenado su casillero en 2019 y haberlo hecho ante corredores de la talla del mencionado de Roglic, pero también de ilustres como Tom Dumoulin, Vincenzo Nibali, Michal Kwiatkowski o Richie Porte, todos ellos testigos de la última exhibición del campeón del mundo, que sigue derrochando talento allá por dónde va. Si alguien creía que Valverde iba a perder la motivación por haber logrado el objetivo de su vida, que se vaya olvidando de eso.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Ciclismo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies