¡Síguenos!
Casemiro celebra con sus compañeros el segundo gol del Real Madrid. CORDON PRESS

Champions

Noche de Brujas

El Real Madrid salva un punto después de ir perdiendo 0-2, pero se complica mucho su clasificación.

Dos partidos, un punto. Sin adornos ni matices, el asunto es preocupante. El Real Madrid viajará a Estambul en la próxima jornada (22 de octubre) sin margen para el error. Y visto lo visto, el riesgo es considerable. El equipo no es fiable porque no es constante. Juega bien y mal con la misma facilidad. Se pierde y se encuentra sin entender los motivos. Y de cada paseo por el infierno regresa con alguna herida. En esta ocasión fueron dos goles y en última instancia un empate que sólo es un mal menor.

El Brujas no necesitó mucho para sembrar el pánico en la primera mitad. Le bastó con un fútbol vertical hasta el extremo, de mínima complicación y búsqueda constante de la espalda de los defensas. Todas las jugadas desembocaban en balones largos a Emmanuel Bonaventure Dennis (21 años), un muchacho con tres nombres que corre mucho y se atolondra bastante. Algo así es el Brujas. Un equipo veloz en la ejecución, incluso en la ejecución de sí mismo. Le vale para ser líder en la Liga belga (invicto), pero la Champions es otro mundo o debería serlo.

El problema es que el Real Madrid pasa sin previo aviso de la solidez de los aspirantes a la fragilidad de los jarrones chinos. A los ocho minutos ya había recibido un gol en un contragolpe, culminado con un tiro en semifallo de Bonaventure, elegiremos ahora este nombre. El VAR se tomó su tiempo para decidir si existía el fuera de juego (lo parecía), pero el dictamen final llevó el balón al centro del campo. No hubo reacción porque no hubo juego. El Madrid atacaba a empujones, como un revisor de metro japonés, y aún así estuvo a punto de empatar, lo evitó Mignolet. Pero la sensación de impotencia era dolorosa. Y el enredo propiciaba nuevas contras del Brujas, que disparaba a los patos mientras su rival se chocaba contra el muro. En el minuto 38, y tras un error clamoroso de Modric, volvió a marcar Bonaventure, otra vez favorecido por un traspié y por su nombre premonitorio.

En el descanso, Zidane cambió de portero (Courtois somatizó la descomposición del equipo) y de lateral izquierdo: entraron Areola y Marcelo. Se dio entonces lo esperado: el asedio histórico a los enemigos respondones, el rugido del Bernabéu y el intenso olor a sangre de antílope. Sergio Ramos acortó distancias de cabeza (54’) y el equipo se subió al tren de la remontada en el horario previsto. Todo parecía de su lado. El fervor del estadio, el miedo del Brujas y el árbitro búlgaro. El gol de Casemiro animó los mejores augurios. El madridismo siempre tira de un antecedente para alimentar su esperanza, aunque cada vez están más lejanos. Antes, el primer convencido de la remontada era el equipo contrario porque lo había visto el domingo anterior. Ahora ni siquiera el Bernabéu está convencido del milagro.

El síntoma es inquietante. Ni la mejor versión de Benzema y Kroos rescata al Madrid de sus intermitencias. El público, que se impacienta, abroncó a Lucas Vázquez con cierta crueldad y Vinicius volvió a ejercer de efecto placebo: reconforta más que cura. Sé que la Liga dice otra cosa, pero no conviene atender a quien miente mucho.

Periodista, ciclista en sueños, cronista de variedades y cinéfilo (sector La La Land). Capitán del equipo para que le dejen jugar. Después de tantos años, sigue pensando que lo contrario del buenismo es el malismo. Fue subdirector del diario AS y colabora con El Transistor de Onda Cero. Ahora se lanza a esta aventura de 'A la Contra' porque cree que hay que hacer cosas. Y esta tiene buena pinta y le apetece mucho.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Champions

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies