¡Síguenos!
El podio del Giro de Italia 2019. CORDON PRESS

Giro de Italia

Las notas del Giro: Carapaz, el diez

El ecuatoriano se llevó el triunfo en Verona después de una carrera en la que nunca ofreció un momento de duda. Nibali y Roglic completaron el podio, con Landa cuarto.

Pasados dos días desde su finalización, con el tiempo suficiente de análisis y con un deporte que no tiene descanso, pues Dauphiné ya llega este fin de semana y con el Tour más cerca de lo que parece, ha llegado el momento de dar las notas definitivas al Giro 2019.

Richard Carapaz (10). El ecuatoriano se lleva la matrícula de honor. Ha ganado como lo hacen los mejores, contra rivales de entidad, con un equipo solvente a su alrededor, demostrando más piernas que nadie y siendo todo lo generoso que un líder debe ser. Cuando hizo falta responder a los ataques, lo hizo sin dudas y cuando tuvo que tirar por detrás, tampoco tuvo problemas en aceptarlo. Por el camino, además, se queda con dos etapas.

Vincenzo Nibali, Pascal Ackerman y Giulio Ciccone (9). De sobresaliente ha sido la carrera de estos tres corredores, cada uno brillante en lo suyo. Del Tiburón siciliano poco hay que decir que no se sepa. Cometió el error de centrarse en Roglic y olvidar a Carapaz, pero es algo perdonable teniendo en cuenta el bagaje de cada uno. A sus 34 años ha completado otra gran vuelta sin altibajos, siempre a la ofensiva y buscando la victoria en cada esquina.

Ackermann ha dominado con puño de hierro los sprints en la primera grande de su vida y ha ganado el maillot de los puntos pese a sufrir una de las peores caídas de la edición. Y Ciccone ha demostrado el tipo de corredor que es; bajito, peleón y un escalador como pocos en el mundo. No ha tenido rival en el maillot de la montaña, ha coronado la mayoría de grandes puertos y acabó ganando la etapa reina ofreciendo un recital en el temible Mortirolo.

 


Notable para Landa


Mikel Landa (8). El corredor vasco, después de un 2018 lleno de dudas, ha sacado a relucir su enorme talento. En la montaña nadie ha tenido más piernas que él. Ha trabajado para Carapaz sin poner mala cara, ha atacado siempre que ha podido y solamente sus dos malas contrarrelojes le han impedido alcanzar un podio que tenía en las piernas.

Primoz Roglic y Caleb Ewan (7). Como las notas van en función de las expectativas, el esloveno no puede pasar del notable bajo. Ganó las dos primeras cronos y termina en el podio, pero su único objetivo era la victoria final y la sensación que ha ofrecido es de no poder con la carrera. En la montaña ha dejado muchas más dudas y dificultades de las esperadas. En el lado opuesto de la balanza está el esprínter Caleb Ewan, que se fue de Italia a mitad de carrera con dos victorias de etapa.

Miguel Ángel López y Pello Bilbao (6). No fue el Giro de Astaná porque el ciclismo son piernas y suerte. El colombiano tuvo en contra a la diosa Fortuna entre caídas, pinchazos y averías. Nadie sabe hasta dónde podría haber llegado sin estas, pero esto también forma parte del juego. Sí brilló Pello Bilbao con sus dos victorias de etapa y haciendo las veces de gregario, aunque el año pasado cumplió entre los diez mejores de la carrera y para este 2019 se olvidó de pelear cada día por la general.

Tom Dumoulin (5). Se fue el quinto día de la carrera por una grave caída y nadie se puede atrever a suspenderlo porque le queda el beneficio de la duda, algo que tendrá que resolver en un mes en el Tour de Francia, pero hasta ese momento la mayoría de sus rivales estaban demostrando estar por encima suyo. No sabemos si su preparación iba encaminada a la última semana, si llegó pensando más en julio o si simplemente este no es su mejor año, pero se libra del suspenso por el infortunio.

 


Suspenso para Yates


En el apartado de los suspensos, sin cebarnos demasiado en las notas, habría que incluir a Elia Viviani y Fernando Gaviria por un lado. Ambos acudieron como los dos velocistas dominantes y se fueron con 0 y 1 triunfo, número muy pobres para el cartel que se les presupone. Tampoco llega al suficiente el Giro de Davide Formolo, lejos en la general, sin fuerza en las fugas y lejos de su compañero Rafal Majka.

Y un suspenso rotundo merece la carrera de Simon Yates, quien dijo de sí mismo que era el “máximo favorito” en la previa del Giro y, sin embargo, etapa tras etapa ha ido mostrando una debilidad evidente, siempre lejos de los mejores, sin un atisbo de rebeldía. Después de ganar la Vuelta en 2018, se esperaba a un Simon Yates con ganas de devolverle al Giro la puñalada de 2018, pero sale tocado y con muchos deberes por hacer en este 2019.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Giro de Italia

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies