¡Síguenos!
La catedral de Notre Dame, en llamas, durante el incendio. CORDON PRESS

Arte

Algún día Notre Dame desaparecerá, pero ojalá ese día no llegue nunca

Su aguja central de más de 90 metros cayéndose a causa de las llamas se clava en el pecho de todos los que admiramos uno de los monumentos más bellos que existen

En Antes del atardecer (2004), la segunda película de la trilogía del Antes, Julia Delpy e Ethan Hawke conversan sobre sus vidas con París como telón de fondo (antes lo había sido Viena y más adelante lo fue una villa griega). En una escena de esa pequeña joya de Richard Linklater, los dos protagonistas navegan por el río Sena. Entonces, Celine (el personaje de Delpy) le habla a Jesse (interpretado por Hawke) sobre la efimeridad de la vida: “Lo que se pierde, se pierde”. Acto seguido y observando a Notre Dame, ejemplificando sus palabras con la catedral, dice: “Cada persona tiene detalles tan específicos que no puedes reemplazar a nadie”. Hawke también es partícipe: “¡Oh!¡Caramba!¡Notre Dame es impresionante!”. A continuación, este ilustra una leyenda sobre cómo los nazis, durante la Segunda Guerra Mundial, intentaron hacerla saltar por los aires junto a la Torre Eiffel o el Sacré Coeur, los otros corazones de París. Años después, es una evidencia decir que no fueron capaces, fracasaron en el intento, o que su narración no es más que una licencia cinematográfica. “Es una bonita historia”, le responde ella, “pero hay que pensar que algún día Notre Dame desaparecerá”.

Notre Dame Antes del atardecer

«Algún día Notre Dame desaparecerá», le dice el personaje de Julia Delpy al de Ethan Hawke, en Antes del atardecer (2004).

El 15 de abril de 2019, la catedral de París se vio arrasada por una chispa que provocó un incendio devastador (causado, posiblemente, por las obras de mantenimiento y restauración llevadas a cabo). La historia reducida en cenizas, en definitiva. El fuego siempre ha sido amigo y enemigo, ambas cosas al mismo tiempo. Solo hacen falta un par de horas para destruir parte de 182 años de trabajo y 856 de historia. Su aguja central de más de 90 metros cayéndose a causa de las llamas se clava en el pecho de todos los que admiramos uno de los monumentos más bellos que existen (el más concurrido de toda Europa con 15 millones de visitantes al año). Porque Notre Dame es un edificio de carácter religioso, pero es lugar de peregrinación para todo el mundo; su dimensión es, desde luego, mucho mayor que su esfera católica. En Notre Dame se creó París; fue coronado Napoleón como emperador; y también es un símbolo de resistencia a los nazis. Asimismo, ha sido lugar de sepultura de muchas personalidades y museo de distintas obras de arte. Todavía lo es, porque su historia no ha terminado.

Algunas fuentes comunican que se quemaron dos tercios de la techumbre en el incendio ya extinguido (después del trabajo incansable de 400 bomberos durante nueve horas). Sin embargo, aún no se ha hecho recuento de los daños y la incertidumbre, en estos casos, se sobrelleva peor. ¿Qué queda en pie de Notre Dame? En todo caso, parece que los grandes rosetones góticos del siglo XIII han corrido mejor suerte que otras vidrieras. Además, a esta hora, se lucha por recuperar algunas de las obras y reliquias que alberga en su interior: las esculturas de La piedad o El descendimiento de la cruz, de Nicolas Coustou; el órgano construido por Aristide Cavaillé-Coll (siglo XIX) y que muchos músicos sueñan con tocar alguna vez; tres reliquias de Cristo (parte de la cruz, un clavo y la corona de espinas); y pinturas de pequeño y gran tamaño y calado (alrededor de cincuenta).

En el día mundial del arte, ardió Notre Dame y este desafortunado acontecimiento debe convertirse en una buena ocasión para reflexionar sobre el valor del arte y el patrimonio. De hecho, es el día más propicio para reivindicarlo. No es el momento de hacer demagogia (nunca lo es) como pretenden algunos, porque nada tiene que ver lamentar la crisis de los refugiados y los emigrantes, o las mujeres asesinadas por sus maridos, con conmocionarse masivamente ante la caída de un símbolo sociocultural. Con esta catástrofe histórica, lloran cristianos, ateos y agnósticos; lloran parisinos, pero también ciudadanos de todo el mundo; lloran las gárgolas; y lloran Esmeralda y Quasimodo, el Jorobado.

Jorobado Notre Dame

La ilustradora Cristina Correa Freile compartió un dibujo del Quasimodo abrazando a Notre Dame.

Sin ir más lejos, y pese a que su estructura no se ha visto afectada, la reconstrucción de Notre Dame podría llevar años (treinta, según dicen). El presidente de Francia, Emmanuel Macron, ya se ha comprometido en sacarla adelante. De momento, la vigilia improvisada la noche del 15 de abril de 2019 por parte de cientos de parisinos y turistas que rodearon la isla de la Cité se ha transformado en una recolecta multitudinaria para la restauración de la catedral que ya alcanza los 700 millones de euros. Nunca es suficiente para un monumento de un valor incalculable. Como punto de partida, para recuperar la madera harían falta aproximadamente 1.300 robles (un stock que no está disponible en estos momentos).

El escritor francés Victor Hugo, en la novela adaptada al cine en numerosas ocasiones Nuestra Señora de París (1831), profetizó: “Quizás la iglesia desaparezca pronto de la faz de la tierra”. Con su indignación y sus quejas acerca del estado inadmisible de conservación de la catedral, logró que años más tarde (1844) se aprobase un proyecto de rehabilitación. Como Victor Hugo, el personaje de Julia Delpy en Antes del atardecer también vaticinó el desvanecimiento de Notre Dame. “Algún día desaparecerá”, pero ojalá ese día no llegue nunca. Se perderá mucho, pero se levantará de nuevo.

Periodista vigués. No trabaja en el Daily Planet, ha estado en el decano de la prensa nacional y ahora va A la Contra, buscando siempre la mejor opción. Colabora con Radio Marca. Su debilidad no es la kryptonita, sino la Cultura y el Deporte, pero en el buen sentido. No vive en Smallville. Su nombre no es Clark Kent, tampoco es Superman, solo es periodista.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Arte

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies