¡Síguenos!
Odegaard. Ilustración de Deviantart de beastieblake

Real Madrid

Odegaard: ¿otro superdotado perdido?

El futbolista llegó al Real Madrid en 2015, recién cumplidos los 16, alumbrado por todos los focos mediáticos, acompañado de un contrato impropio del Castilla.

El Real Madrid ha anunciado la cesión de Martin Odegaard al Vitesse de la liga holandesa, donde estuvo el año pasado, también cedido, en el Heerenveen. La vida del noruego parece ir de la mano, en un tiempo paralelo, a la de Freddy Adu, la eterna promesa a la que llegaron a nombrar en EEUU “el nuevo Pelé”. Ambos, fulminaron el récord de precocidad al debutar en sus países con 15 y 14 años respectivamente. Y es que el extremo de la impaciencia en el mundo del deporte rey ha llevado a hacer locuras por chicos que todavía no tienen edad ni para tener el carnet de conducir. En muchos casos el sobrepeso de la fama acaba por atrofiar los hombros de los jóvenes hasta formar una joroba en su carrera deportiva. Tan alto sube su estatus como bajan al poco tiempo.


Odegaard legó al Real Madrid en 2015, recién cumplidos los 16, alumbrado por todos los focos mediáticos, acompañado de un contrato impropio del Castilla (aunque no fueron cifras oficiales se hablaba de 3,5 millones brutos al año) y un puesto de técnico para su padre. Un atrevimiento que le costó el resquemor de muchos compañeros del filial blanco como Borja Mayoral, la estrella por entonces de la cantera, que reclamó un sueldo superior al del noruego cuando compartían vestuario. Su estatus de crack le llevó a ser titular por decreto. pero, a un jugador que venía de debutar con Noruega, le pesaba jugar en 2ªB. La obligación de entrenar con el primer equipo y hacer los tour de pretemporada, junto a las grandes expectativas causadas por la repercusión de su fichaje, le llevaron a una sobrecarga que acabó por apagar al jugador mucho antes de que pudiera siquiera iluminar su trayectoria.

A pesar de que el futbolista solo tiene 19 años, su situación le ha llevado a una espiral de cesiones sin rumbo que emulan la etapa de incertidumbre que vivió Freddy Adu cuando llegó a Europa, y que hacen presagiar su destino por la similitud no solo con el estadounidense, sino con la infinidad de jugadores que han caminado antes por esas baldosas. No es la primera vez que el Real Madrid compra futbolistas muy jóvenes para que crezcan en el equipo blanco y se consoliden en la élite desde dentro. Utilizar este método para abaratar los costes que supone traer un jugador top hace que los riesgos se multipliquen en proporción al ahorro. La historia del equipo está plagada de ejemplos de jóvenes que no pudieron estar a la altura.


Sergio Canales


Un año le bastó al cántabro en Primera para que todos los grandes equipos se fijaran en su figura. Con el Racing debutó a los 17 y un año después (2010) ya se había consagrado al marcar 6 goles en 26 partidos, algunos de tan bella factura que le llevaron a fichar por el Real Madrid. Se marchó al Valencia tras jugar solo 10 partidos en toda la temporada a las órdenes de Mourinho. Este año se incorpora al Real Betis previo paso por la Real Sociedad, donde ha demostrado un buen nivel pese a estar perseguido por la sombra de su pasado.


Royston Drenthe


En el 2007, tras ser nombrado mejor jugador de la Eurocopa Sub-21, llegó al Real Madrid con apenas 20 años procedente del Feyenoord. El holandés tuvo un estelar debut en la Supercopa de España, marcando un gol desde fuera del área al Sevilla, que creó el aura de esperanza del que cree haber encontrado un diamante. Aura que se apagó con la misma fuerza que llegó a brillar. El jugador no entró en los planes de ningún entrenador blanco y acabó saliendo cedido al Hércules, donde parecía que recuperaba el nivel perdido en estos años. Al final, tras problemas surgidos con la directiva herculina, se produjeron situaciones de indisciplina y desencuentros con el club y la afición alicantina. Salió por la puerta de atrás y su fama como jugador acabó por parecerse a la que tuvo como rapero. Tras una prematura retirada, este año vuelve a sus 31 años al verde para jugar con el Sparta de Rotterdam. El equipo holandés ha descendido a la Eerste Divisie, la segunda división holandesa.


Perica Ognjenovic


Uno de los fichajes que con más desánimo se recuerda es el de Ognjenovic. El crack europeo era uno de los más deseados del viejo continente y el Real Madrid se hizo con él por 3 millones en 1998. Había brillado en el Estrella Roja y en la capital se esperaba que, a sus 21 años, tuviera un futuro prometedor vestido de blanco. Pero todo fue negro. El Átomo no cuadró ni a su llegada ni durante el tiempo que estuvo en Madrid, por lo que acabó desterrado, entrenando sin ficha. En sus años posteriores acabó dando tumbos por Alemania, China, Ucrania, Malasia…


Fernando Gago


Bajo el mando de Ramón Calderón, en 2007, llegaron a Madrid tres jugadores con mejor futuro que presente. De Marcelo, Higuaín y Gago, el que más revuelo levantó fue el último, en gran parte, por su parecido futbolístico (y físico) a Fernando Redondo. El madridismo había encontrado relevo al ídolo que se marchó por la puerta de atrás para que entrara Luis Figo. Pero el destino, pese a la insistencia, quiso convertirle en el patito feo. Acabó cedido en Roma y traspasado la siguiente temporada al Valencia, que optó por dejarlo volver a argentina un año después.


Canteranos


De entre los criados en el seno madridista también son muchos los que recibieron todo tipo de elogios que acabaron en el olvido, convirtiéndose en estrellas fugaces. Como un ciclón apareció Portillo en el Real Madrid. Todos recuerdan el gol milagroso frente al Borussia Dortmund en Champions en el último suspiro o la definición ante el Valencia, tras una jugada de ensueño de Zidane. La fama del jugador pasó tan rápida por el Bernabéu como la del resto de Pavones. Francisco Pavón, Mejía, Miñambres o Tote fueron víctimas de cargar con un proyecto que no pudieron asumir. El caso más reciente es el de Jesé. El canario llegó al primer equipo con las aspiraciones puestas en ser el nuevo Cristiano Ronaldo, pero una lesión en su mejor momento sumada a la indisciplina acabaron por alejarle de la fama, al menos futbolística. Ahora se dice que podría fichar por el Huesca.

 

1 Comment

1 Comment

  1. LUIGI II

    23/08/2018 at 09:59

    Es un poco injusto incluir en esta relación a Sergio Canales, que se ha roto dos veces el ligamento cruzado, y aún así, sigue dando buen rendimiento en Primera División.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Real Madrid

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies