¡Síguenos!

Café Society

Olvidarse la letra

Durante años hemos echado en falta a un entrenador, hasta que nos dimos cuenta de que, quizá, el Madrid lo que necesita es cariño y alguien que le susurre a los caballos.

Salir a un escenario no debe ser una tarea sencilla. Aunque sea para hacer lo que a uno mejor se le da en la vida, la presión por agradar o por cumplir con las expectativas debe generar cantidades ingentes de sudor y tensión ambiental no resuelta. Siento absoluta admiración por los artistas, pero en especial, por aquellos que tienen un poder inusual para la improvisación. En esta categoría entrarían Asensio o Isco. Por cierto, no se qué esperan de ellos más allá de que, como ayer, fuesen culpables de la victoria. Tampoco quiero quitarle mérito a los ensayos, a los entrenamientos, a la preparación escrupulosa o a seguir la hoja de ruta, porque normalmente es mi forma de actuar, pero también es cierto que al Madrid le hace falta deshacerse de la pizarra que tiene grabada a fuego en su piel desde hace años, para poder crecer esta temporada bajo la batuta de Lopetegui.

Algunos habrán soltado una carcajada cuando han leído lo de la pizarra, pero voy a ser yo quien os descubra que, muchas veces, el caos es la manera más ordenada de hacer las cosas. El Madrid lleva tiempo sumido en ese estilo de vida, serio a la par que irracional, controlado pero visceral. Durante años hemos echado en falta a un entrenador, hasta que nos dimos cuenta de que, quizá, el Madrid lo que necesita es cariño y alguien que le susurre a los caballos. Zidane era ese tipo de persona. Con Lopetegui viajamos a otro planeta y a Marcelo le ha hecho falta un cambio para entenderlo. Zidane se mimetizó con una imagen que le encajaba como un esmoquin; Lopetegui quiere construir un Madrid a su imagen y semejanza.

La pregunta es, ¿está preparado el equipo para olvidarse de las letras que ha tarareado durante tanto tiempo? Ante el Girona, el Real Madrid empezó a funcionar cuando renunció a lo que era antes y cuando asumió que cualquier tiempo pasado no tiene por qué ser mejor. Que hay un mundo por descubrir y que, además, podría ser interpretado con los mismos jugadores, pero con diferentes protagonistas. Gareth Bale lo ha entendido a la primera y solo nos queda rezar para que su cuerpo empiece a respetar sus decisiones. 

El primer tiempo del Madrid podría haber pertenecido perfectamente a la temporada pasada. Un equipo sin ideas, lento, apesadumbrado y sin la alegría suficiente que se debe tener para mantener la regularidad en esta competición. Sin embargo, cuando despertó del letargo y se dio cuenta de que las circunstancias han cambiado y que necesita reinventarse, el partido se inclinó, el equipo creció y Julen se apuntó un tanto en su marcador. Sus decisiones pueden ser sometidas a juicio, pero su personalidad no. Y quizá, ya era hora de que al Madrid se le empezase a reconocer por romper su propio molde. Los cambios se nos suelen atragantar, es cierto, pero también lo es, que no les damos el tiempo suficiente para que maduren y den sus frutos. Lo hizo el Madrid en la segunda parte, cuando no se acordó ni de su propio nombre y comenzó a reescribir el partido. El Madrid siempre será el Madrid, pero con matices. Dada la coyuntura, matizar nuestras propias certezas no parece mala idea, es posible que hasta descubramos facetas de nosotros mismos que habían permanecido ocultas durante mucho tiempo. Que se lo digan a Benzema. Todo es cuestión de ir improvisando, pero a la vez, de ir haciendo caso a Julen.

Periodista. Si suena Ella Fitzgerald, mejor. LaLaLandera. Tiene carácter, talento y, para colmo, nació cuando la mayor parte de nosotros ya teníamos media carrera hecha (o deshecha). Posee una gran habilidad para salir al corte en el fútbol y en la redacción, aunque es más de ponerla en la escuadra. Emperatriz de la batcueva.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Café Society

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies