¡Síguenos!
Brady, Mahomes, Goff y Brees.
Brady, Mahomes, Goff y Brees.

Deporte USA

La otra versión del AFC y NFC Championship

Cuatro quarterbacks y una forma distinta de ver los partidos: Chiefs-Patriots, que se miden por ganar la AFC, y Saints-Rams, por la NFC.

Este fin de semana se disputan las finales de conferencia en la NFL. Por un lado, Kansas City Chiefs contra los New England Patriots en Arrowhead (estadio de los Chiefs), en Kansas. El otro encuentro, del que saldrá el otro participante en la Superbowl, enfrenta en el Mercedes Superdome (estadio de los Saints) a los New Orleans Saints contra Los Angeles Rams.

Estas finales de la AFC y NFC me han sugerido una idea. En La Resistencia, programa que presenta David Broncano en Cero, el grupo humorístico Pantomima Full enseña diferentes formatos televisivos al presentador con la intención de que cualquier productora interesada les compre la idea. Como a ellos, se me ha ocurrido un programa televisivo que tendría bastante tirón entre el público general. Sus protagonistas serían los cuatro quarterbacks que se enfrentan este fin de semana por dos puestos en la Superbowl.

El formato sería idéntico al del programa de televisión Me cambio de familia. Si nunca lo han visto, les hago un breve resumen: este show televisivo se basa en cambiar durante un periodo de tiempo de familia y acatar las normas que tenga el titular del inmueble. El que mejor se adapte a su nueva casa conseguirá el billete para la Superbowl LIII. Tras esta breve introducción del concurso, a continuación presentaré a los participantes del primer Me cambio de familia de la NFL.

Por un lado, tenemos a la familia Tom Brady-Jared Goff, de California. Actualmente residen en la famosa urbanización de Bel-Air, muy conocida en España gracias a las peripecias de Will Smith en El Principe de Bel-Air. El padre, Tom, es un cuarentón (41) con experiencia en su sector. Junto con su socio (Belichick), creó de la nada una empresa que ha sido puntera en su sector desde el primer día que empezó a funcionar. Graduado en Harvard, está casado con la mujer de su vida y tiene un despacho de película (con una librería, un carrito con botellas del mejor coñac y unos sillones cerca de una gran chimenea para los momentos de descanso). En su tiempo libre disfruta de la compañía de su esposa. Muchos son los fines de semana en los que viajan en su jet privado para cenar en los mejores restaurantes del país y acudir a los grandes espectáculos teatrales de Broadway.

Su hijo, Jared (24 años), siguió los pasos de su padre y estudió también en Harvard. Es el hijo ejemplar, completó un máster en la Universidad de Oxford, a la que representó en la mítica regata contra Cambridge. Antes de estar en la empresa de su padre, decidió montar su propio negocio: RAMS L.A., que crece a pasos agigantados. Su tiempo libre lo emplea de forma diferente a la de su padre: practica deportes con sus amigos o acude a fiestas con los hijos de las personas más influyentes de Los Ángeles. Padre e hijo tendrán que viajar al centro (Missouri) y sur (Nueva Orleans) de los Estados Unidos para convivir el fin de semana con la otra pareja concursante.

Los otros dos participantes pertenecen a la familia Drew Brees-Patrick Mahomes, originaria de Texas, y son todo lo contrario a sus contrincantes. Ambos viven en Texas, de momento, bajo el mismo techo, en un chalet con piscina en una modesta urbanización. El padre de familia se llama Drew (40 años). Es amante del rock ‘n’ roll, de la cerveza y de los largos paseos en moto. Le gusta el look de rockero, las viejas leyendas de ese genero musical y recordar con su hijo las mil batallitas que vivió siendo un chaval en su afán por lograr ser una superestrella del rock. Sus vacaciones favoritas fueron un viaje a Florida con su hijo, en el cual se pasearon en hidrodeslizador en busca de cocodrilos, bebieron cerveza y fortalecieron su relación.

Su hijo, Patrick (23 años), es su viva imagen de joven. Ha heredado el gusto musical de su padre, le gusta dar paseos largos en su camioneta con los amigos y beber cerveza junto a una hoguera. Tiene la confianza propia de un chaval, no tiene miedos y si tiene que hacer algo arriesgado, no lo duda, lo hace y le sale bien. Ir a batear o jugar al football con sus amigos son algunas de sus pasiones. Junto a su padre llevan dos negocios locales por los que apostaron fuertemente y que están dando sus frutos.

Este domingo, se producirá el intercambio de parejas entre padres e hijos. Por un lado, el gran empresario Brady viajará a Kansas City. Allí, convivirá durante cuatro horas con Patrick, donde el carácter de ambos marcará su relación en el futuro y su pase a la final. Dos pesos pesados que saben llegar al éxito, pero por caminos muy distintos. Al primero le gustan las buenas formas, la tranquilidad y el buen trabajo. En cambio, Patrick es duro, le gusta golpear e ir a la guerra y tiene la confianza del que se propone y lo consigue.

A 1.355 kilómetros (distancia entre Arrowhead y el Superdome), relativamente cerca, pensando en la inmensidad de los Estados Unidos, convivirán el viejo rockero Brees y el hijo ejemplar Goff. Otras cuatro horas de convivencia marcarán de nuevo el paso a la final. Aquí dos caracteres muy distintos que también chocarán. Brees, ese viejo rockero de los que nunca mueren, luchará por demostrar que ese ademán juvenil aún tiene mucho recorrido. Jared Goff le intentará mostrar que el mundo ha evolucionado. Que se puede escuchar el álbum de un artista sin tener que parar para darle la vuelta, como se hacía con los cassettes de su época y que es mejor plan dar un paseo en un descapotable por la costa de Malibú que desengrasar su vieja Harley Davison y sentir el caluroso viento de Texas.

Dos generaciones, dos padres, dos chavales, dos deportistas al final de su carrera y dos al inicio y otra forma de ver dos encuentros que pondrán punto y final a la temporada en la AFC y en la NFC. El duelo entre dos quarterbacks con edad superior a los cuarenta años contra los quarterbacks que aún no cumplen un cuarto de siglo definirán si los viejos rockeros nunca mueren o, por el contrario, si la era millennial ya se ha instaurado.

Describe su cabeza como el garaje de Homer Simpson: siempre desorganizado. Le promete a diario a una Marge imaginaria llamada conciencia que luego más tarde lo organizará, pero nunca lo hace. Un sillón, su cerveza Düff, el mando a distancia y el televisor con retransmisiones deportivas son sus acompañantes en el día a día. En A La Contra encontró el lugar donde puede contar esas hazañas del deporte que tanto le gusta ver.

1 Comment

1 Comment

  1. Pingback: AFC y NFC Championship: la batalla de las ofensivas | Deporte USA | A la Contra

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Deporte USA

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies