¡Síguenos!

Fútbol

Ovaciones en territorio hostil

El público del Villamarín reconoció la exhibición de Messi con una ovación. Estos fueron otros reconocimientos de la afición local ante ilustres visitantes

El sutil toque de Leo Messi que pasó por encima de Pau López y condujo la pelota a la red levantó de los asientos a los espectadores. El público se arrancó a aplaudir la última genialidad del astro argentino. El nombre de Messi fue coreado por el estadio. No era el Camp Nou, sino el Benito Villamarín. Aunque ninguna tan efusiva, el 10 del Barça ya ha escuchado otras ovaciones de aficiones contrarias. Una de las más célebres la vivió en la primera temporada de Guardiola al frente del Barça. Tres goles suyos contra el Atlético de Madrid en un partido de Copa del Rey hicieron estallar en aplausos al Vicente Calderón. El arte del fair play no es exclusivo de la parte verdiblanca de Sevilla. Estas son otras ovaciones conquistadas en territorio hostil.

 


La primera vez de Cunningham en el Camp Nou


Laurie Cunningham fue el primer futbolista inglés en vestir la camiseta del Real Madrid. La carrera de Cunningham estuvo marcada por las primeras veces. En 1977, se convirtió en el primer jugador de raza negra en disputar un partido con la selección sub-21 de Inglaterra. Sus éxitos en el fútbol británico despertaron el interés del Madrid, que en 1979 pagó al WBA 195 millones de pesetas para hacerse con sus servicios. Cunningham debutó con la elástica blanca marcando dos goles ante el Valencia y unos meses después se exhibió en el Camp Nou. El Madrid derrotó al Barça por 0-2 y el futbolista inglés cuajó uno de los mejores partidos de su carrera. Tanto que el público del coliseo azulgrana no dudó en aplaudirle cuando se retiró del campo. Los años posteriores no fueron tan felices. En 1982, lastrado por las lesiones, sus dos hijas de 7 y 9 años fueron asesinadas. En la madrugada del 15 de julio de 1989, Cunningham falleció víctima de un accidente de tráfico. Tenía una esposa y un hijo de un año.

 


La sonrisa del Gaúcho conquista el Bernabéu


La imagen de un hombre con bigote y bufanda del Madrid aplaudiendo junto a su hijo la exhibición de Ronaldinho Gaúcho en el Santiago Bernabéu forma parte de la historia de los Clásicos. El extremo brasileño marcó dos golazos de pura fantasía en el escenario más adverso de todos para el conjunto azulgrana. El último de ellos fue una arrancada imparable desde la banda izquierda que dejó por el camino a dos colosos como Sergio Ramos e Iker Casillas. La respuesta del Bernabéu fue unánime. Los aficionados blancos se levantaron en comunión a aplaudir. No importó que enfrente estuviese el eterno rival. A los genios se les reconoce. Fue la cúspide del Ronaldinho Balón de Oro que enamoró al mundo del fútbol con su estilo de fantasía y su sonrisa imperfecta.


Un culé aclamado entre pericos


Desde el 2010, salvo excepciones concretas como la de San Mamés, Andrés Iniesta fue aplaudido en todos los campos de España. En resumidas cuentas, es imposible odiar a Iniesta. El centrocampista manchego es querido hasta entre los aficionados del Espanyol. El público periquito nunca olvidó el mensaje en homenaje a su ex capitán, Dani Jarque, que exhibió Iniesta en su camiseta interior inmediatamente después de anotar el tanto que nos dio la primera Copa del Mundo de nuestra historia. Aquel detalle de respeto provocó que, desde entonces, la parte españolista de Barcelona se rindiera en aplausos y cariño a uno de los grandes buques insignia del eterno rival de la ciudad.

 


Liverpool y Turín se rinden a Cristiano


Una de las grandes noches de Cristiano Ronaldo con la camiseta del Madrid la vivió en Anfield Road. A priori, el feudo del Liverpool no debía ser un lugar agradable para el ex del Manchester United. Sin embargo, la afición red olvidó el pasado mancuniano del crack portugués para brindarle una gran ovación una vez abandonó el campo. El Madrid barrió al Liverpool esa noche con un contundente 0-3. Cristiano abrió la lata con un sutil disparo al primer toque previa pared con James Rodríguez. La pasional afición del Liverpool se rindió ante Cristiano al igual que la de la Juventus de Turín la temporada pasada. El Juventus Stadium se puso en pie para aplaudir la espectacular chilena que el delantero luso realizó desde el punto de penalti. Quién sabe si esa muestra de respeto luego fue decisiva en la elección del nuevo rumbo profesional de Cristiano.


El Bernabéu reconoce la clase italiana


El coliseo blanco siempre ha respondido con elegancia a los grandes emblemas del calcio. El Bernabéu rompió en aplausos a Alessandro Del Piero después del doblete que anotó en la victoria de la Juventus ante el conjunto merengue de la temporada 2008/09. En 2013, los juventinos regresaron al Bernabéu. En esa ocasión, el resultado les fue adverso. Lo que no cambió fue la ovación que el público le brindó a un futbolista bianconeri. De Alessandro Del Piero se pasó a Andrea Pirlo. El excelso centrocampista italiano fue retirado del campo a falta de veinte minutos. Los aficionados blancos reconocieron su trayectoria con una emocionante ovación.


Ronaldo pone en pie Old Trafford


‘El teatro de los sueños’ asistió en primera persona a una de las mejores noches en la carrera de Ronaldo Nazario. El delantero brasileño mostró su versión más enloquecida en el imponente Old Trafford. Fue una actuación personal a la altura de aquella noche del 2003. Los red devils se impusieron al Madrid por 4-3, pero no lograron clasificarse porque el conjunto blanco venció en el Santiago Bernabéu por 3-1. Los tres tantos merengues llevaron la firma de O Fenómeno. Un partido mágico que provocó el aplauso de todos los aficionados del Manchester United. Una de las grandes imágenes de la historia de la Champions.

 


Rendir pleitesía al que fue tu capitán


Frank Lampard es uno de los grandes ídolos del Chelsea. El centrocampista londinense tuvo una breve escala en el Manchester City, previo paso al New York City de la MLS. El calendario quiso que City y Chelsea se midieran en Premier League en el Etihad, con Lampard vistiendo de sky blue y no de blue. Con 0-1 a favor de los de Londres y a falta de pocos minutos para el final del encuentro, Mauricio Pellegrini dio entrada al antiguo capitán del Chelsea en un intento desesperado por forzar la ley del ex. El cambio no pudo funcionarle mejor. Lampard estableció la igualada tras un remate desde segunda línea marca de la casa. Lejos de sentirse traicionados, los aficionados del Chelsea comenzaron a aplaudir al hombre que les privó de los tres puntos.

 

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Fútbol

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies