¡Síguenos!

Opinión

Paciencia, virtud de la que carece el madridismo

Paciencia es lo que hace falta en el Real Madrid antes de afirmar que Hazard no es diferencial o cuál es el potencial de Militao, Mendy, Rodrygo y Jovic

Cuentan que todos los días, de ocho a ocho, un jubilado iba a ver la pesca de la trucha en el Júcar. Nunca fallaba a la cita, se colocaba al lado de los pescadores y, sin decir una palabra, echaba así el día entero. Cada vez que le preguntaban si había pensado en coger una caña, el hombre decía siempre lo mismo…: «¡Ay, hijo, me encantaría, pero es que no tengo paciencia!».

Paciencia es lo que debería tener todo aquel que es incapaz de disfrutar de los buenos momentos porque piensa que estos se van a acabar. Paciencia es eso que le falta a algunos humanos que creen que les van a quitar hasta lo bailao .

Hacer pruebas en partidos donde juegan, de media, más de veinte jugadores por pachanga sólo será extrapolable a lo que sucederá en la temporada cuando cambien el reglamento y eso esté permitido en partidos de Champions y Liga. Testar cómo se juega sin ningún centrocampista defensivo, darle cuartel al cuarto central de salida, colocar dos laterales ultra ofensivos sin obligar a tus atacantes a que presionen arriba y se sacrifiquen volviendo tras perder el balón… En fin, todas esas cosas que se hacen en pretemporada, aderezadas con la vuelta de las vacaciones (con algunos aún recordando las piñas coladas de algún resort caribeño), sólo pueden servir de referencia negativa a los impacientes.

Decía Michael Jordan que el talento gana partidos y el equipo competiciones. Sólo me queda añadir que para hacer uno que funcione después de las tribulaciones del curso pasado, mejor no esperar que tengas la tortilla cuajada en sólo veinte días y algunas horas. En el Madrid hay que cambiar tuberías.

El despropósito ya tuvo lugar cuando la soberbia hizo pensar que Bale era Ronaldo y que no hacía falta romper la hucha porque los jugadores son como las boisseries de roble tratado, que las colocas en la pared y te sirven para tu generación y dos venideras. Ahora lo que toca es arreglarlo. Volviendo a citar a Jordan, buscar nuevo talento y rodearlo de un equipo que lo consolide en el tiempo. Si a Zidane le costó darse cuenta de que la BBC no era el único canal a sintonizar en la tele, ahora ha de tener claro que Modric y Kroos no pueden sostener el medio del campo y que esa es la línea que hay que reforzar antes de que comience la temporada oficial.

Porque para eso sirve el periodo que estamos viviendo. Para probar, testar y coger el físico necesario para afrontar lo que va a llegar de verdad. Mejor quedarse a ver la película entera que juzgar el argumento por lo que te han parecido los títulos de crédito. Y en esos estamos, señores.

Paciencia es lo que hace falta antes de afirmar que Hazard no es diferencial o cuál es el verdadero potencial de Militao, Mendy, Rodrygo y Jovic (curioso lo de este último, que ha pasado de “ser media punta» a un “tronco empuja balones»). Paciencia es lo necesario antes de emitir un juicio sobre una plantilla que ni siquiera está aún cerrada en entradas y salidas.

En fin, que es muy probable que la verdadera transición empiece este año y que el respetable tenga que imitar más a Job que a Mario Vaquerizo haciendo canciones. Cuando los nervios pueden a la razón, el oremus se viste de lagarterana. A ver si el del madridismo da ejemplo y deja de apretar botones del pánico.

1 Comment

1 Comment

  1. stockton

    31/07/2019 at 11:44

    La paciencia siempre se agota cuando hay desesperación y esta ultima cualidad suele surgir cuando las cosas se han hecho mal. En resumen, un tio que hace las cosas mal y pide paciencia caerá inequivocamente en la desesperación con el tiempo y se comportará como un idiota.

    Lo razonable es hacer las cosas bien desde el principio para no caer primero en la impaciencia y finalmente en la idiotez. En el caso del Madrid, hay cosas que se han hecho mal, sin duda ,porque anunciar una revolución y realizar una inmovilizacion es completamente lo contrario.Hoy el Madrid es lo segundo, se ha gastado 300 millones en solo poner una cara nueva en el once. Y por cierto, de un plumazo se ha cargado mucho de lo poco salvable del horrible año pasado….entiendase, Ceballos, LLorente y Reguilon. Camino vá de hacer lo mismo con Vinicius y de paso, negarse a recuperar a dos buenas piezas como Hermoso y Acraff.

    Podemos pedir paciencia y finalmente ser idiotas o hacer las cosas bien desde el principio. Que cada uno elija que quiere ser de mayor

  2. Perikorro

    01/08/2019 at 15:41

    La verdad solo la sabremos en mayo.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Opinión

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies