¡Síguenos!
Rudy Fernández volvió a ser protagonista. / Foto: ZUMAPRESS.com/Cordon Press

Euroliga

El Real Madrid barre al Panathinaikos y se clasifica para la Final Four

Con el resto de las eliminatorias aún por decidir, el conjunto madridista selló su clasificación a la final a cuatro de Vitoria

El Real Madrid se clasificó para la Final Four de la Euroliga después de vencer al Panathinaikos en el OAKA Arena en el tercer partido de la serie. Con el resto de las eliminatorias aún por decidir, el conjunto madridista selló su clasificación a la final a cuatro de Vitoria. Es su sexta presencia en los últimos siete años, todas ellas bajo la dirección de Pablo Laso. En cambio, el equipo del polémico Dimitrios Giannakopoulos, el más laureado desde que se implantara el nuevo formato en la temporada 2000-2001, suma su séptima temporada consecutiva sin colocarse entre los cuatro mejores equipos del continente.

Después de dos cuartos de ritmo más bajo, durante el segundo tiempo se vivió una auténtica batalla. Los golpes se sucedían en ambos bandos y los intentos de rebelión eran reprimidos al instante. El arreón final del Madrid en la segunda mitad del último cuarto, liderado por la pareja de hispanoamericanos formada por Campazzo y Ayón, fue suficiente para enterrar definitivamente las esperanzas de los atenienses.

El argentino distribuyó cinco asistencias en el último cuarto y firmó un doble-doble de 16 puntos y 10 asistencias. El pívot mexicano sumó diez puntos en el mismo periodo, después de cerrar el tercer cuarto con un estrepitoso fallo debajo del aro. Otro jugador de gran importancia en este partido y durante toda la serie ha sido Jeffery Taylor (13 puntos hoy), siempre agresivo en las penetraciones y certero desde las esquinas.

En el conjunto local, el mejor fue Matt Lojeski, autor de 16 puntos. Nick Calathes figura como máximo anotador de su equipo con 17, pero gran parte de sus puntos llegaron cuando la remontada era imposible. La mala selección de tiro y los bajos porcentajes de su base estrella han sido dos de los principales factores que han llevado al Panathinaikos a ser el primer equipo en caer eliminado en estos playoffs.

El conjunto madrileño desplegó todo su arsenal ofensivo en los instantes iniciales del juego. El triple fue uno de los recursos empelados, pero el acierto exterior no fue el discurso dominante de su balanceado ataque. De esta forma, los blancos se colocaron 12-4 arriba. El equipo local reaccionó de la mano de un inspiradísimo Matt Lojeski (7 puntos consecutivos) y logró tomar el mando del electrónico. La contraofensiva blanca no se hizo esperar, con Taylor y Rudy como principales protagonistas. El Panathinaikos hizo bastante daño en el rebote en aro rival, pero no suficiente para nivelar las cosas al término del primer cuarto (18-23).

El Madrid continuó encontrando tiros liberados a través de una buena circulación del balón y aprovechando la mala disposición defensiva de los hombres de Pitino. La intensidad del choque subió por momentos, pero ésta se vio más en las protestas de público y jugadores que en los contactos puramente baloncestísticos. Poco después, el partido pareció inmerso en una pausa constante que favorecía claramente al cuadro español, el cual manejó con tranquilidad ventajas cercanas a los diez puntos. Como ya ocurrió en el primer cuarto, los atenienses reaccionaron con un 9-0 de parcial que colocó a los griegos por delante. El Panathinaikos logró asfixiar, finalmente, el inspirado ataque de su rival, golpeó en el otro aro con Lojeski y Papapetrou y amplió el parcial hasta un 16-2 que le otorgó una buena ventaja para afrontar la segunda parte de la batalla (41-36).

El parcial de 5-0 de salida que colocó el Madrid fue replicado rápidamente por uno de idénticas cifras, pero favorable a los griegos. A partir de ese momento, se vivió un constante intercambio de canastas al son de un rapidísimo ritmo de partido espoleado por los errores defensivos y malas transiciones de ambos conjuntos. El ritmo anotador bajó a la vez que aumentaba la intensidad, pero la distancia entre ambos continuó moviéndose en guarismos similares a los de la anterior dinámica. Tras el intenso y precioso duelo vivido en el tercer cuarto, el empate que reflejaba el electrónico al término del mismo dejó todo por decidir con diez minutos más de encarnizada lucha por delante.

La igualdad continuó como norma general del segundo tiempo, aunque la precisión de las muñecas y la inspiración ofensiva tiende a desaparecer en finales tan apretados a estas alturas de la temporada. Facundo Campazzo no se vio afectado por esta premisa y comandó la ofensiva del equipo madrileño con cinco asistencias consecutivas. Las cuatro primeras tuvieron como beneficiado a Gustavo Ayón, tan incisivo en la continuación del pick&roll con el base argentino como acertado en la circulación de balón. La balanza del choque se fue decantando hacia el lado de los visitantes, que aumentaron progresivamente su renta al no encontrar respuesta a su inspiración ofensiva. Campazzo puso el broche a su espléndido tercer cuarto con un triple al son de la bocina de final de posesión que colocó a su equipo siete puntos arriba con solo un minuto por delante. Los nueve tantos consecutivos que anotó Calathes en la recta final no sirvieron a su equipo para meter miedo al conjunto blanco. Quizá, hubieran sido más necesarios en otro momento.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Euroliga

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies