¡Síguenos!

Marketing

Parchís, parte de nuestras vidas

El documental de Netflix cuenta una historia llena de éxitos, experiencias, sonrisas, pero que, por desgracia, también tuvo una cara oculta: explotación, sexo, dinero, olvido…

La etapa de la niñez es un regalo. Bendita inocencia, cuántos recuerdos bonitos y que pocas preocupaciones. No darte cuenta de las cosas evita complicaciones y quizá algún trauma. El juego del parchís podría haber sido uno de ellos. A veces es mejor no profundizar en las cosas y quedarte en lo superfluo, en lo divertido.

Qué hubiera pasado si te hubieran dicho que el parchís lo creó un tal Akbar el Grande (1556-1605), soberano mongol que en un momento de aburrimiento ideó este juego, convirtiendo a sus doncellas en fichas con el objetivo principal de alcanzar el centro del tablero antes que los demás jugadores. El centro era el mismísimo trono del emperador y la doncella ganadora recibía de su soberano un premio de tipo sexual. Saberlo sería un trauma para un niño…

También te puede provocar un trauma el magnífico documental sobre el grupo Parchís, en Netflix. Durante una hora y 45 minutos, Gemma, Yolanda, Óscar, Tino, David y Frank cuentan su historia. Llena de éxitos, experiencias, sonrisas, pero que, por desgracia, también tuvo una cara oculta: explotación, sexo, dinero, olvido, enfados, depresión…

La historia comienza en 1979. Parchís fue un gran producto de marketing que nació a través de un anuncio: «Discos Belter da la oportunidad a niños de ocho a 12 años que canten bien y tengan buen sentido del ritmo, para formación infantil y grabar discos. Presentarse todos los días de 10 a 1 hasta el día 15 de julio, preferible vengan con una canción aprendida, en Discos Belter, calle Gomis 1, Barcelona».

Nació como una idea en un despacho, como otras muchas cosas. Alguien supo ver una oportunidad en una época de revolución absoluta de la música infantil. Un cambio que acompañaba a otros en la sociedad y que se traducía en una evolución de melodías más tradicionales a ritmos más marcados por la música adolescente… ¡los 80 revolucionaron muchas cosas!

Parchís hizo bailar y cantar a millones de niños. Su lista de éxitos es interminable y llegó a convertirse en un fenómeno social irrepetible, una adicción musical que les llevó a lanzar 20 discos de los que llegaron a vender 14 millones de unidades. Protagonizaron siete películas (más de tres discos y una película al año), e hicieron giras interminables que les llevaron a actuar en el Madison Square Garden de Nueva York, participaron en programas de televisión y fueron imagen de todo tipo de productos: camisetas, muñecos, chicles, toallas y un largo etcétera que los convirtió en un negocio multimillonario, único e irrepetible.

Parchís, probablemente, se convirtió en el ejemplo de marketing perfecto. Alguien que supo ver la oportunidad, entendió el mercado y creó un producto que se ajustaba perfectamente a lo que la gente demandaba. Un producto diferente, de calidad y adaptado a su consumidor, al que además se le acompañó de la campaña de publicidad perfecta para llegar a su consumidor de manera relevante. La televisión de la época era el escaparate perfecto.

Parchís podría ser un caso de éxito en cualquier escuela de negocios si no fuera porque se olvidaron de cuidarlo y protegerlo. Se lanzó, conectó, vendió, pero no se cuidó. Un error que seguimos viendo en cientos de productos que se lanzan todos los días.

El documental de Netflix te traslada al pasado, a la infancia de muchos. Parchís fue una gran idea que como muchas otras desapareció. Estos recuerdos, ligados a la música, son parte de nuestra propia historia. Y merecen ser cuidados y guardados con mimo. Aprender del pasado debería ser una obligación, aunque por desgracia, ya se sabe, el ser humano es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Marketing

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies