¡Síguenos!
Gameiro

Liga Santander

Un penalti alivia al Atlético ante el Deportivo (1-0)

Sufrió el equipo de Simeone para superar a un Deportivo que mereció, al menos, el empate. Gameiro marcó desde los 11 metros.

Andaba el partido enredado, como tantas otras veces, para el Atlético hasta que Mosquera cometió a la media hora un penalti absurdo sobre Saúl. Gameiro transformó el lanzamiento y el equipo de Simeone recuperó el pulso, hasta entonces bastante alterado por la buena actuación del Deportivo.

Mostró cierto orden el conjunto gallego, ocupó de forma eficaz los espacios y movió el balón con bastante criterio, pero malgastó todas las oportunidades de batir a Oblak. Dos, y muy buenas, antes del gol de Gameiro y otras tantas más de ahí al final. Unas veces la falta de puntería, otras Oblak, las más la falta de confianza. Tuvo el empate en sus pies más que en la cabeza, quizá. Lo mereció por trabajo, por juego y por personalidad.

Mosquera, Guilherme y Colak sostuvieron al equipo en el centro del campo y Adrián y Lucas Vázquez fueron una amenaza cerca del área. Amenaza fantasma, al fin, por su incapacidad para relacionarse con el gol, pese a las facilidades que tuvieron. En ese grupo sólo desentonó Muntari, tan disperso e irregular esta vez como en toda su carrera.

Y enfrente un Atlético disperso. Sin la contundencia acostumbrada en defensa, salvo el insuperable Lucas Hernández, que dejó para el recuerdo una descomunal recuperación defensiva en el segundo tiempo ante Borja Valle, al que le rebañó el balón cuando se iba directo hacia Oblak. Otro que sí estuvo cuando se le necesitó. El canterano Carlos Isaac cumplió sin más en su debut en el lateral derecho.

Los problemas del Atlético nacieron la mayoría en el centro del campo, demasiado permeable a las acometidas del Deportivo y sin la capacidad de creación que necesita un equipo como el Atleti. Gabi nunca aportó demasiada luz, Koke anda despistado, Saúl muchas veces quiere abarcar más de lo que puede. Queda Thomas, el que está ofreciendo un rendimiento más alto en este tramo de temporada. Arriba, Correa y Gameiro, tan discretos como el nivel del equipo.

Espabiló, como no podía ser de otro modo, el Atleti con la salida de Diego Costa, que agita a cuantos tiene a su alrededor. A rivales, incapaces de vivir tranquilos con él cerca, y compañeros, obligados a correr y a ofrecerse cuando el hispanobrasileño está en el campo.

Cerca del cierre debutó otro canterano, Antonio Moya, una buena noticia para los rojiblancos en otro día de fútbol gris, que el Atlético supo sacar adelante sin su mejor jugador, Griezmann, con Diego Costa jugando sólo media hora y sólo 13 futbolistas del primer equipo en la convocatoria.

En 1994 empezó a vivir el periodismo en AS, formó parte de la familia de PC Fútbol y en 2002 comenzó a navegar por Internet con AS.com. Vivió el triunfo en la Eurocopa de 2008, aunque para ello tuviera que alejarse durante un tiempo de Moratalaz.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Liga Santander

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies