¡Síguenos!

Ciclismo

Perico Delgado: siempre parece que fue ayer

Hoy, 15 de abril, cumple 59 años Pedro Delgado, el ciclista que convirtió al ciclismo en un deporte tan importante como el Mundial de fútbol… Hoy, sigue en plena forma y el pasado domingo realizó a pie la Media Maratón de Madrid.

Buenos días, Señores. Bienvenidos al museo del ciclismo español. Hoy vamos a entrar en la sala reservada a Perico Delgado. No les vamos a contar nada de lo que no puedan enorgullecerse. Será un impagable ejercicio de nostalgia en el que cuando vuelvan a salir a la calle podrán encontrar su zapatos manchados de épica. Pero no se asusten, porque eso no es nada malo. Representa a un personaje colosal que nos hizo tan felices en las montañas de los Alpes, de los Pirineos con el maillot del Reynolds, del Orbea, del PDM, hasta del Banesto: Perico Delgado. Le quisimos tanto que todavía  nos lo imaginamos presentando batalla, incapaz de esperar al último puerto, haciendo las cosas que ya no se hacen. Por eso en el acuse de recibo de toda esta historia sería deshonesto no darle las gracias, no ponerlo de ejemplo  o no presumir de que nosotros vivimos su época.

Pero vayamos por partes y para conocerlo realmente pasamos la palabra  a nuestra delegación en Segovia, donde nació Pedro hace hoy 59 años. 

—Efectivamente, compañeros. Aquí fue donde vino al mundo Pedro Delgado, que iba a convertirse en ATS hasta que descubrió esa facilidad para montar en bicicleta que no merecía la pena desaprovechar. El resto lo refleja su fotografía que lo explica tal y como es: un ciclista sin miedo a lo imposible como demostró en aquel Tour de Francia del 83 en el que no esperábamos nada y apareció él, junto a Ángel Arroyo. Entre los dos hicieron verdaderas locuras en aquellas montañas. Tuvimos que enamorarnos de ellos. Sólo lamentábamos las pájaras, uff, las pájaras de aquellos años, y que los dos fueran tan vulnerables en las contrarreloj llanas. No podíamos imaginar que algún día Perico fuese a dominar esa especialidad, a subir a lo más alto del podio de París, a ser el ciclista a batir por toda esa legión de franceses (Hinault, Fignon, Bernard, hasta Mottet…) que nos resultaban tan arrogantes y que hasta que llegó él nos parecían imbatibles.  

Tienes razón, compañero. No nos podemos olvidar de aquella enseñanza. Pero vamos a ver qué nos cuentan ahora desde las hemerotecas de los periódicos que registraron sus hazañas, pues en aquella época no existían los ordenadores. Todo está metido en esos gruesos tomos de papel, en las páginas de los diarios. 

—Buenos días, compañeros. Aquí se le pone a uno la carne de gallina al abrir los anuarios de esos años: 87 (el de Stephen Roche),  88 (el triunfo del Tour), 89 (los 2’40” que llegó tarde en el prólogo de Luxemburgo…) Yo aún no había nacido pero mi padre, que era un fanático del ciclismo, me ha hablado tanto de Perico Delgado, de Luz Ardiden, de Alpe d’huez, de Puy de Dome… No sabría elegir. Pero, sí, ahora es impresionante ver cómo las portadas de los periódicos se abrían con fotografías de Pedro a cinco columnas; ver que entonces el ciclismo era tan importante como un Mundial o una Eurocopa de fútbol, ver que un ciclista revolucionaba los veranos… Tuvo que ser increíble vivirlo, sentirlo, formar parte de esa España. A veces, parece como si uno se arrepintiese de no haber nacido antes (risas). 

—Sí, no hay duda, compañero.  No creas que eres el único al que te pasa. Me lo han dicho muchos jóvenes de generaciones posteriores. Incluso, te puedo contar que el pasado domingo en la Media Maratón de Madrid, que corrió Perico con 58 años, era increíble la de chicos y chicas jóvenes que se acercaban a Pedro a pedirle un autógrafo, una fotografía, un abrazo… Y han pasado casi 25 años desde que se retiró. Sin embargo, lo ves y cualquiera diría la edad que tiene… De hecho, ahí lo tuviste en la media maratón del otro día. Hizo 1h 42minutos, a menos de 5’00″/km corriendo en un recorrido duro que no está nada mal…. 

—Sí, yo lo veo todos los meses de agosto en la marcha turística Pedro Delgado, que organiza en Navacerrada, vamos mi padre y yo y lo ves pedalear con una facilidad, sin apenas desgaste, sin necesidad de machacarse… Pero, claro, es Pedro Delgado. Fue Pedro Delgado y fue el espejo de tanta gente…. Supongo que ahora el tiempo le da la razón y pasa para él más lento que para los demás. 

—Exacto, compañero, estamos de acuerdo. Y para despedir la conexión ya sólo nos queda conectar con nuestros compañeros de RTVE, donde Pedro Delgado sigue haciendo de comentarista, para que nos aconsejen una banda sonora para despedir este momento.  

—Desde aquí coincidimos en el ‘Canon’ de Johann Pachelbel, la misma que eligió Garci en su película Volver a empezar porque lo simboliza todo: la nostalgia, la valentía, la pancarta de meta… todo lo que necesitamos saber de la vida. Incluida la presunción de que cualquier tiempo pasado fue mejor. A veces, se lo decimos a Pedro y él, como le escucháis en las retransmisiones con Carlos De Andrés, no siempre dice que no….  

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Ciclismo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies