¡Síguenos!

Copa América

Perú recupera la confianza

Después de un primer tiempo nefasto, la selección peruana logró remontar a una débil Bolivia. Está con un pie en cuartos.

Hicieron falta 45 minutos más de impericias e indecisiones para que la selección peruana se reencontrara con la versión más parecida a la que la llevó al Mundial de Rusia. Fueron tres cuartos de hora en que los futbolistas de Gareca volvieron a lucir perdidos e inconexos, igual que ante Venezuela, aunque ayer hubo un agravante: en frente se encontraba el equipo más débil del torneo.

Bolivia, un equipo deficiente en casi todos los aspectos del juego, no fue un hueso duro de roer por mérito propio. Lo fue, sobre todo, porque Perú buscó entrar por donde no se podía, utilizando las herramientas equivocadas y, lo peor, sin ideas. La presión a los centrales bolivianos –tipos más bien torpes, lentos- era casi inexistente por una razón evidente: Farfán y Guerrero, los delanteros del equipo, ya no tienen el físico para apretar cada vez que el juego lo requiere. Con ese planteamiento, los peruanos desaprovecharon una gran oportunidad de imponerse desde el principio.

Aún así, Bolivia no tenía las armas para inquietar a la defensa peruana, que no pasó mayores apuros hasta que una jugada en ataque de los bolivianos terminó con un balón golpeando la mano de Carlos Zambrano en el área. Penal confirmado por el VAR –después de una eternidad, por supuesto- y gol de Marcelo Martins, el único futbolista realmente competitivo de la selección verde. El partido se ponía cuesta arriba.

Perú no encajó bien el gol: el equipo perdió el escaso orden que tenía y los jugadores empezaron a recriminarse sus errores, que fueron muchos. Hasta que llegó esa chispa de inspiración que podía rescatarnos: un excelso pase de Cueva y brillante definición de Paolo Guerrero, patrimonio de la Copa América. Con su gol número doce, el peruano empata al chileno Eduardo Vargas como los goleadores históricos en activo del certamen. Guerrero ha marcado en todas las ediciones de la Copa que ha disputado.

El gol fue un bálsamo para un equipo nervioso y frustrado, que volvió al segundo tiempo con el alma de vuelta en el cuerpo. El Perú del segundo tiempo fue el del 2017: sólido, con juego asociativo, y, sobre todo, con mucha confianza. Así, con Bolivia ya encerrada en su campo y a la espera del inminente cachetazo peruano, este llegó bajo la forma de un certero cabezazo de Farfán tras un impecable centro de Paolo, su compadre, su hermano. El gol de Jefferson, aunque apenas a los 55’, empezaba a sentenciar la contienda.

El resto del partido fue casi un monólogo de la selección peruana, que se reencontró consigo misma y agigantó la figura de Carlos Lampe, el buen arquero que tiene Bolivia. Gareca entendió que el planteamiento ante Venezuela había sido defectuoso y volvió, desde el arranque, al 4-2-3-1 que tantos éxitos le había dado. El ingreso de Flores –y su maravilloso gol a minutos del final- le generará una duda más al técnico argentino, que parecía haberle quitado la confianza al goleador de la selección en las últimas eliminatorias. Es posible que ante Brasil el Oreja sea titular en lugar de Polo, que, por otro lado, no hizo un mal partido. Sigue siendo una incógnita la ausencia de André Carrillo, posiblemente el jugador más talentoso del equipo.

La mala noticia llegó después del partido, desde Salvador de Bahía: Venezuela empataba con Brasil, con lo que el local llegará a la última jornada a dejarlo todo frente a Perú, mientras que la vinotinto no debería tener problemas para deshacerse de Bolivia. Aún así, la victoria peruana coloca virtualmente a los de Gareca en la próxima ronda, ya que en este torneo los dos mejores terceros clasifican.

Periodista y defensa central que no le teme al choque, salvo el que le planteó la realidad. Entrenador top en Football Manager. Lejano y solitario aficionado de la Fiorentina gracias a un melenudo llamado Gabriel Omar. Vive el fútbol como su país le enseñó: con taquicardia y el ceño fruncido. Trabajó en AS durante un año y ahora está de vuelta en Lima, su ciudad, donde escribe para una revista local, y desde donde intentará contarnos qué pasa en esas latitudes (o cómo se ve desde allí el otro lado del mundo).

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Copa América

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies