¡Síguenos!
Colbrelli se lamenta de su mala suerte y de su gran rival; Sagan vuelve a ganar. CORDON PRESS

Tour de Francia

La vida es maravillosa para Peter Sagan

El campeón del mundo sobrevivió a una llegada llena de caídas y trampas, ganó y es líder de todo. Valverde fue séptimo y Luis León Sánchez abandonó.

Es el más divertido, es el más guapo y, probablemente, es el mejor ciclista del mundo. Pocas cosas deben ser más interesantes que la vida de Peter Sagan. Yo me lo imagino comiendo caviar, navegando solo por alta mar y caminando por su residencia de verano vistiendo un chaqué de Louis Vuitton. Y entre tanto y cuanto se monta a la bicicleta para hacer lo que mejor sabe, ganar. Hoy sobrevivió a una yincana final en la que cayeron casi todos sus rivales y de la que él sacó petróleo. Ganó por un suspiro a Colbrelli y con Gaviria por los suelos mañana vestirá de amarillo y cederá el verde al colombiano.

No hay día intrascendente en el Tour de Francia. Las trampas están escondidas, nadie las ve, pero todos las acaban sufriendo. Un día es una maceta mal puesta, otro un pestañeo más largo de lo normal y otro una mediana mal señalizada. En una de estas se fue al suelo Luis León Sánchez, que fue el gran damnificado del día. Su imagen nos partió el alma, ensangrentado e incapaz de montarse en la bicicleta. Tuvo que hacer las maletas entre llantos, siendo el primer español que deja la carrera y un día antes de la importantísima contrarreloj por equipos. Jakob Fulgsang llorará especialmente su tragedia.

 


Noveno triunfo de Sagan


Pero la caída más decisiva para el devenir de la etapa llegó en una de las últimas curvas. Impey y Gaviria fueron los primeros en irse al suelo y muchos de los que iban tras ellos se vieron implicados. La mayoría aspirantes a levantar los brazos en La Roche Sur Yon, donde Peter Sagan acabó logrando su novena victoria parcial en el Tour. Entre ellos se vieron implicados Matthews, Laporte, Cavendish o Groenewegen. Un respingo en el asiento dimos al ver a Valverde en ese selecto grupo, pero el murciano echó un vistazo rápido a sus rivales y viendo la velocidad de todos ellos optó por relajarse y esperar mejor ocasión. Pero lejos y olvidado está el 2017; de momento, está librando todos los obstáculos.

Más allá de eso, la etapa sirvió para comprobar las penurias de Lawson Craddock, caído ayer, destrozado hoy, pero superviviente siempre en cola de grupo. Tal es su actual nivel competitivo que ha tomado la decisión de donar 100 euros para la construcción de un velódromo por cada etapa que acabe. Y también valió para disfrutar de la clase y la magia de Silvain Chavanel, un llanero en solitario, abandonado en su fuga por sus dos compañeros después de coronar la primera tachuela de cuarta categoría. En su décimo octavo Tour —récord absoluto— ya se ha dejado ver. Y seguro que no será la última vez. Le añoraremos pronto.

 


CRE decisiva


Y después de estas dos primeras carreras de obstáculos, empieza la verdadera pelea por el Tour con la contrarreloj por equipos de este lunes, que brindará la oportunidad a Chris Froome y Richie Porte de arreglar el desaguisado del primer día. Sus equipos son los únicos favoritos a la victoria y la pregunta es saber cuánta diferencia obtendrán con sus grandes rivales, especialmente con los Movistar, con Dumoulin, Bardet y Nibali.

1 Comment

1 Comment

  1. Pingback: Peter Sagan saluda a España | Ciclismo | A la Contra

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Tour de Francia

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies