¡Síguenos!

Selección

Picnic en las Islas Feroe

La Selección se paseó (1-4) con la versión B del equipo. Marcaron Ramos, Navas y Gayá. Debutó Fabián.

Un partido contra las Islas Feroe no admite interpretaciones solemnes porque casi no admite interpretaciones. Los feroenses son netamente superiores esquilando ovejas y pescando ballenas piloto. Pero en el fútbol todavía les falta. Y digo todavía porque, según cuentan, su afición es obsesiva y ya les ha dado sus primeros frutos: presumen (y hacen bien) de haber ganado a Grecia y de sumar nueve puntos en la clasificación para el último Mundial.

Que el estadio no estuviera lleno contra España nos indica que les gusta más jugar que mirar, lo que nos habla de una sociedad avanzada. Que el césped del campo fuera artificial, cuando por los alrededores asomaban praderas frondosas, nos sugiere un sentido práctico de la vida o una escasez de jardineros aplicados. No importa mucho. España ganó sin sofocarse con la versión menos titular del equipo y Fabián Ruiz será el único que no olvide jamás el partido: a los 23 años debutó como internacional.

El gol de las Islas Feroe podría parecernos más sorprendente que los cuatro que consiguió la Selección. Sin embargo, en el fútbol es muy difícil habitar territorios intermedios. O te concentras o te relajas en exceso. Además, a los rivales tan débiles se los mira con cierta indulgencia. Y mientras dura la observación es frecuente que te marquen un gol. Algo así le sucedió a España. Nada grave, por supuesto. El equipo se había adelantado a los seis minutos con un gol de Sergio Ramos, quién sabe si el último que marcará como soltero. Es posible que no solo Fabián Ruiz recuerde para siempre la vista a las Islas Feroe.

Jesús Navas completó la invasión sevillana con un tiro raso que terminó en la red y el portero Gestsson se unió involuntariamente a la fiesta al rebotar un balón en su espalda. De manera que no dolió el gol de Klaemint Olsen, más bien todo lo contrario. Apetece que noches intrascendentes sean recordadas por alguien, por si algún día hay que hacer memoria.

Gayá marcó el cuarto con una sutileza que será estudiada en los equipos feroenses cuando a los entrenadores les toque explicar para qué sirve el exterior del pie. La victoria, que confirma el liderato del grupo, no fue la única buena noticia: nadie se lastimó y, a esta hora, nadie ha pedido asilo en las Islas Feroe.

 

 

Periodista, ciclista en sueños, cronista de variedades y cinéfilo (sector La La Land). Capitán del equipo para que le dejen jugar. Después de tantos años, sigue pensando que lo contrario del buenismo es el malismo. Fue subdirector del diario AS y colabora con El Transistor de Onda Cero. Ahora se lanza a esta aventura de 'A la Contra' porque cree que hay que hacer cosas. Y esta tiene buena pinta y le apetece mucho.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Selección

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies