¡Síguenos!
Pitino.

Baloncesto

Pitino, Giannakapoulos y Panathinaikos: una historia de dos rombos

El Panathinaikos ha hecho oficial la contratación de Rick Pitino como nuevo técnico. Sustituirá a Xavi Pascual, el exentrenador de F.C Barcelona, que ganó dos ligas y una copa con el equipo griego

Antes de relatar quién es Rick Pitino y quién es el presidente que le ha contratado, hay que advertir, como si de una película cargada de violencia se tratase, que esta historia no está recomendada para menores de dieciocho años. Incluso, me atrevería a colocar en la parte superior de este artículo dos rombos (como hacía antiguamente TVE para indicar que el contenido de su programación no era apto para menores).

Con tan solo 64 años de edad, varios medios estadounidenses aseguraban que la carrera del entrenador Rick Pitino estaba acabada. Un currículum inmaculado como entrenador universitario, pero manchado por grandes escándalos extradeportivos. Durante años, Pitino fue considerado el mejor técnico universitario de los Estados Unidos. Consiguió dos campeonatos de la NCAA, uno con la Universidad de Kentucky (1996) y otro con la Universidad de Louisville (2013). Además llegó con tres universidades diferentes a la Final Four de la NCAA (3 con Kentucky Wildcats, 3 con Louisville Cardinals y 1 con Providence College).

Su último título como entrenador (2013) fue lo que le llevó a que en 2016, año en el que varios medios le consideraban acabado, terminase despedido y sin poder entrenar en la NCAA. Durante su etapa en Louisville, Rick Pitino fue acusado junto a Andre McGee, exjugador de Louisville Cardinals y asistente del programa de jugadores de baloncesto de Rick Pitino entre 2010 y 2014, de pagar bailes y actos sexuales a jugadores y futuros jugadores para convencer a los jóvenes de aceptar el programa universitario de Louisville.

Esta historia saltó a la luz cuando Katina Powel, bailarina y autodenominada madame, denunció haber recibido cuantiosas cantidades de dinero para que varias mujeres bailasen y mantuviesen relaciones sexuales con jugadores de los Cardinals. La denuncia llegó primero a la NCAA, pero la organización le quitó importancia. Meses más tarde, Katrina Powel contó su historia ante los medios y fue cuando FBI y NCAA realizaron la investigación. La organización le quitó el título a Louisville Cardinals y el entrenador Rick Pitino fue sancionado con cinco partidos, los cuales no llegó a cumplir porque la Universidad de Louisville decidió despedirle de su cargo.

Esta podría ser la única mancha de Pitino en su currículum, pero no acaba aquí. Años atrás, Rick Pitino había tenido otras polémicas en torno al sexo. En 2009, el entrenador llevó a juicio por extorsión a Karen Cunagin Sypher (la mujer del encargado de material de la Universidad de Louisville). El técnico recibió amenazas por parte de Sypher sobre sacar a la luz un aborto sufrido a raíz de una relación sexual con él. Durante el juicio, el técnico declaró para restar importancia al suceso que “Tan solo habían sido 15 segundos”. Sypher fue condenada a 26 años de cárcel por extorsión y Pitino, que está casado, fue sancionado por la Universidad de Louisville al saltarse los códigos de conducta y moralidad.

Hasta aquí, la historia contaría con un rombo: el entrenador Rick Pitino. El otro rombo sería el actual presidente encubierto del Panathinaikos: Dimitros Giannakopoulos. Le describo como encubierto, porque desde diciembre de 2014 no es presidente del club, pero en la sombra y en sus redes sociales ha demostrado que la figura del presidente Manos Papadopoulos (actual presidente) es meramente representativa.

Con 44 años, CEO de la farmacéutica más importante de Grecia y dueño del Panathinaikos, uno de los equipos más clásicos del baloncesto europeo, el trébol podría lucir con orgullo tal propicia situación. Pero la realidad es muy diferente, porque en este club impera la locura. Acusar a la Euroliga de  ser una mafia, amenazar con sacar al equipo griego de la competición europea o enviar a muchos medios nacionales e internacionales una tesis sobre una conspiración de la Euroliga contra su equipo, son las acciones normales en su día a día.

El 20 de marzo de este año, Dimitros Giannakopoulos envió a varios medios un dosier acompañado de una carta firmada por él y con un CD negro bajo el título “Wrong Decisions” (Malas decisiones). Tanto en el dosier como en el disco, había una tesis que desarrollaba una explicación de los malos arbitrajes, el sospechoso calendario del equipo griego y los beneficios de la liga a favor de Olympiakos, Real Madrid y Fenerbahçe. Además exigió a la liga europea que revisase las cuentas corrientes de los árbitros por sus fallos contra su equipo, tras un partido contra el F.C. Barcelona en 2013.

De las muchas sanciones que colecciona el mandamás de Panathinaikos destaca una en concreto. La Euroliga le prohibió la entrada a los partidos europeos durante un año por confesar “odio eterno” a Obradovic y, posteriormente, comentar en redes sociales: “Voy a follarme a todos los hinchas turcos hasta que sangren”. La sanción se quedó reducida en 6 meses y tuvo que pagar una multa de 50.000 euros, que terminó siendo de 60.000 tras incumplir la sanción en un partido contra Olympiakos.

Sus polémicas declaraciones no paran aquí. En 2015, recriminando, según él, la mala actuación del árbitro en un encuentro contra el CSKA, se dirigió hacia el colegiado gritándole: “Te mataré, no saldrás vivo de Grecia esta noche. Te lo prometo, te mataré, mataré a tu familia, me follaré tu madre, a tu mujer y a tus hijos delante de ti”. De forma similar, se dirigió a Spanoulis, tras un derbi liguero contra Olympiakos: “Te mataré a ti y a tu familia, me follaré a tu madre. Mataré a tu esposa y a tus hijos. Jodido bastardo”.

Pero cuando su cabreo no es culpa de los árbitros o de la estrella del equipo contrario, Dimitros Giannakapoulos también ha sido duro con sus jugadores. El año pasado, tras ver como el Panathinaikos perdía contra el Fenerbahçe, castigó a su plantilla. El avión que les llevaba de regreso a Grecia no despegó y obligó al equipo a volver en autobús. 1.100 kilómetros y 12 horas de viaje tuvo que hacer la plantilla para regresar a casa.

Giannakapoulos sería el segundo rombo de esta historia. Ahora técnico y presidente se juntan en Grecia y juntos forman la pareja de los ya míticos dos rombos. Así que ya saben, si tienen hijos, acuéstenlos, porque lo que pueda suceder a partir de ahora en Atenas no es apto para los niños.

Describe su cabeza como el garaje de Homer Simpson: siempre desorganizado. Le promete a diario a una Marge imaginaria llamada conciencia que luego más tarde lo organizará, pero nunca lo hace. Un sillón, su cerveza Düff, el mando a distancia y el televisor con retransmisiones deportivas son sus acompañantes en el día a día. En A La Contra encontró el lugar donde puede contar esas hazañas del deporte que tanto le gusta ver.

2 Comments

2 Comments

  1. Pingback: Un triple asombroso de Rudy congela el OAKA | Euroliga | A la Contra

  2. Pingback: El Real Madrid barre al Panathinaikos y se clasifica para la Final Four | Euroliga | A la Contra

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Baloncesto

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies