Política y deporte: De la Hoya reta a Trump | Multideporte | A la Contra
¡Síguenos!
Óscar de la Hoya, en una imagen de archivo en Las Vegas. / Foto: Kabik/Starlitepics/Cordon Press

Multideporte

Política y deporte: De la Hoya reta a Trump

El expúgil está valorando convertirse en candidato a presidente de los Estados Unidos y, de ese modo, unirse a la larga lista de deportistas que dieron el salto del mundo del deporte al de la política

Óscar de la Hoya empezó en el mundo del boxeo en 1992, cuando el californiano peleó contra Marco Rudolph en la final Olímpica de Barcelona. Aquel día nació una estrella, que, con el tiempo, además de su oro en los Juegos, ganaría hasta diez títulos mundiales en seis categorías diferentes. Golden Boy, como fue apodado, tuvo una carrera magnífica donde logro un récord de 39 victorias, 20 de ellas por nocauts, y 6 derrotas. Se retiró después de perder por KO técnico su última pelea contra Manny Pacquiao. Ahora el expúgil californiano tiene nuevos objetivos en la vida: según confirmo él mismo para el medio estadounidense TMZ, está valorando seriamente presentar su candidatura para ser presidente de los Estados Unidos de América. Además, confirmó: “He juntado un equipo para explorar la viabilidad y, si los números son los esperados, me lanzaré a por ello”.

De la Hoya es un luchador y no solo de profesión, también en la vida. Hace unos años, el exboxeador tuvo que superar su adicción al alcohol y a las drogas. Esa época fue la peor para De la Hoya, quien lo confesó todo hace unos años. Admitió que falló como padre y como esposo, además de tocar fondo. “Pensé que mi vida no podía ser peor, pero no tuve coraje, la valentía suficiente para suicidarme”, con estas afirmaciones en un medio americano reconoció sus intenciones por quitarse la vida hace unos años. Pero todo ha pasado, por suerte, y Óscar de la Hoya se siente fuerte y tiene claro su objetivo: echar a Donald Trump de la Casa Blanca.

El actual presidente de los Estados Unidos se las tendría que ver, en caso de que se presente De la Hoya, con un californiano que tiene raíces mexicanas, concretamente sus dos padres. Donald Trump no tiene una buena relación con la gente del país vecino. En su carrera hacía la Casa Blanca, The Donald reiteró varias veces su intención de construir un muro para evitar que sus vecinos entrasen en el país. Ahora, el presidente Trump puede tener un duro rival, un californiano con sangre mexicana, que ha peleado en el ring contra los mejores del mundo, que ha llegado a la cima en su profesión y que ha logrado todo lo que se ha propuesto.

En cualquier caso, Óscar de la Hoya no sería un pionero. En el mundo deportivo es muy frecuente ver a grandes deportistas dedicarse a la vida política. Uno de los primeros en iniciar esta faceta de pensar por el pueblo la puso en marcha otro boxeador, Muhammad Ali. El boxeador fue un gran disidente contra la política del país y las cuestiones raciales. Cassius Clay era su nombre, pero él entendía que era un nombre de esclavo, así que decidió volver a sus orígenes del Islam y cambiarse el nombre por Muhammad Ali. Junto a su amigo Martin Luther King luchó por los derechos de la población negra en los Estados Unidos.

Manny Pacquiao, el último boxeador que derrotó a De la Hoya, es senador en Filipinas. Tras varias derrotas en su carrera como congresista de Cotabato del Sur, provincia de Soccsksargen, en Filipinas, nunca cesó en su empeño y, en 2016, nueve años después de su primera candidatura, Pacquiao se convirtió en senador de Filipinas. Como Pacman también se lanzó a la política Klistchko. El boxeador ucraniano fue campeón del Mundo en la categoría de peso pesado y obtuvo un récord de 47 combates y 45 victorias. Sus dos únicas derrotas fueron por nocauts, uno provocado por una herida en el ojo y otro por una lesión en el hombro. Desde el 2014 es alcalde de Kiev, capital de Ucrania. Todavía cree que estará unos años más en la política, pero no descarta volver a subirse a un cuadrilátero.

En el mundo de la lucha, otros casos similares al que podría protagonizar De la Hoya son los de Jesse Ventura y Glenn Jacobs, más conocido como Kane en la WWE. El primero fue luchador libre y, más tarde, gobernador de Minnesota. Los analistas políticos explicaron su victoria como el resultado de los jóvenes menores de 30 años que estaban cansados de la vieja política y que decidieron votar al luchador, apodado El Cuerpo.  En plena campaña en una entrevista para medios de Minnesota, los periodistas le preguntaron por sus ideas políticas, a lo que el candidato respondió: “He saltado de aviones, he buceado a 64 metros de profundidad, he desafiado mil veces a la muerte. Pero esto no es desafiar a la muerte: es tener sentido común. Ya no soy El Cuerpo, ahora soy La Mente”. Por su parte, Kane, exluchador de la WWE, dejó su profesión de actor y luchador para convertirse en el alcalde del Condado de Knox con el Partido Republicano.

En el mundo del fútbol también hay jugadores que al retirarse continuaron sus carreras como políticos. Romario, el exjugador del F.C. Barcelona y campeón del Mundo con Brasil, empezó su andadura política como diputado en la localidad de Río de Janeiro. Como político, el exdelantero brasileño ha luchado contra la corrupción en el fútbol, a favor de los derechos de los minusválidos y de las iniciativas que promueven la actividad física. Actualmente. Romario ha confirmado que se presentará a las elecciones para ser senador en Río de Janeiro.

Mientras, George Weah, el único africano en ganar el Balón de Oro, es actualmente el presidente de Liberia. En su carrera a la presidencia perdió las dos primeras elecciones del país, después de la larga guerra civil que había sufrido. Pero uno de los valores en el deporte es no rendirse nunca y el africano no lo hizo. El 22 de enero de este mismo año se convirtió en el Presidente de la República de Liberia, siendo el primer presidente del país en suceder a un líder político por medios pacíficos y constitucionales. Más cerca, aquí en España, Miguel Reina, exportero del Atlético de Madrid y del Barcelona, actualmente se encuentra desempeñando el puesto de concejal de Deportes en Córdoba.

También los deportistas dedicados al atletismo en España suelen continuar en la política cuando acaban su recorrido en el deporte. Ruth Beitia es diputada en el parlamento de Cantabria por el PP, Abel Antón es concejal en Soria también por el Partido Popular, Jesús Ángel García Bragado, que fue campeón del Mundo en 50 kilómetros marcha, es líder de la oposición en San Adriá de Besós también con el PP. Asimismo, Fermín Cacho se convirtió en 2003 en el concejal de Deportes de Andújar por el PSOE. Y son sólo una pequeña muestra, ya que, como ellos, muchos atletas españoles trabajan en la política a día de hoy.

Además de todos los citados anteriormente, hay muchos deportistas que seguirán en el futuro involucrándose en la política y en los temas más sociales. Hasta Savané, exjugador del Estudiantes, lo tiene claro: “En 10 años estaré involucrado en la política”.  Política y deporte, dos profesiones muy distintas, pero que comparten uno de los objetivos más fundamentales en la vida: hacer feliz a la gente. O, al menos, en teoría.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio
Anuncio

Más en Multideporte

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies