¡Síguenos!
Portu, autor de los dos goles del Girona. / Foto: Pro Shots/Cordon Press

Rayo

Portu condena la debilidad rayista

El conjunto de Míchel continúa mostrando una vertiente positiva en la elaboración ofensiva, pero pagando con malos resultados su nefasta defensa (2-1)

En otro precioso duelo de necesitados (cinco jornadas sin ganar los locales, una más los visitantes), el Girona aprovechó la tradicional debilidad defensiva del Rayo Vallecano para sumar una victoria que le aleja de la segunda mitad de la tabla de clasificación. Por el contrario, el conjunto de Míchel, que creció en la segunda parte hasta merecer una vez más haber sumado al menos un punto, continúa lastrado por su citada tremenda fragilidad en la zaga, que está convirtiendo en recurrentes empates o derrotas partidos que, por generación de ocasiones, podría haber terminado ganando.

De entrada, la lluvia aumentó la velocidad en el terreno de juego de un encuentro que transcurrió dentro de los límites del equilibrio a lo largo de su primera media hora. Los rayistas probaron a Bono con lanzamientos desde fuera del área (Raúl de Tomás y Advíncula), mientras que el Girona, que no notó la pronta lesión de Aday (Carles Planas salió por él en el minuto 9), fue adueñándose poco a poco del dominio del choque con una sucesión de llegadas en las que echó en falta el olfato goleador del ausente Stuani, autor hasta hoy de 8 de los 10 tantos que llevaba el conjunto entrenado por Eusebio Sacristán. Lozano, en dos ocasiones, avisó de las intenciones gerundenses y Pere Pons y Espinosa no lograron acertar en sus remates antes de que el Rayo Vallecano, ya en el minuto 26, dispusiera de su mejor oportunidad de la primera mitad: RDT empalmó ligeramente alto desde dentro del área un balón suelto tras una mala dejada de cabeza de Ramalho a Bono. Por el contrario, fue el Girona el que sí aprovechó la habitual debilidad defensiva de los rayistas para inaugurar el marcador en el minuto 34: Portu superó de penalti a Alberto después de que Gálvez tuviera que agarrar a Lozano en un centro del propio Portu tras una pérdida de Amat.

Ese tanto sacó a relucir hasta el descanso todas las deficiencias del Rayo Vallecano, notable una vez más en la elaboración ofensiva, pero nefasto en la contundencia defensiva y en la salida del esférico. De tal modo, salvo un lanzamiento frontal de Embarba, el Girona monopolizó las llegadas al área (Alberto apareció en un tiro de Borja García y en un mano a mano de Portu, mientras que Lozano cabeceó al larguero en un saque de esquina) hasta que, en el minuto 45, el omnipresente Portu culminó su doblete tras definir sobresalientemente desde dentro del área una asistencia de Borja García después de una recuperación de Carlos Planas en otra mala salida de balón de los rayistas (2-0).

En cualquier caso, al igual que sucedió el pasado miércoles en Vallecas entre el Rayo y el Athletic, el encuentro cambió por completo tras el paso por vestuarios. El Girona, que tuvo que realizar también su segundo y tercer cambio por lesiones (Pedro Alcalá y Patrick Roberts reemplazaron a Juanpe y al bigoleador Portu antes del minuto 60), se resguardó con el resultado favorable ante un equipo vallecano que buscó la remontada desde el primer minuto de la segunda mitad. No en vano, Kakuta no llegó en el segundo palo a un centro de Embarba que había prolongado Raúl de Tomás y el propio RDT disparó fuera una peligrosa falta frontal antes de que llegara el tanto rayista en el minuto 61: Gálvez remató en el área pequeña un balón que había quedado muerto tras un despeje de Bono en un cabezazo del citado De Tomás después de que Amat prolongara un saque de esquina (2-1).

Pese a que el Girona creció tras el gol en contra, el choque volvió a equilibrarse hasta dibujar, a partir del minuto 70, una dinámica claramente a favor del cuadro rayista en la posesión y de los gerundenses en los espacios a la contra. De tal modo, Carles Planas tuvo la sentencia con un lanzamiento que mandó alto desde dentro del área, pero, casi acto seguido, Embarba también tuvo el empate en un peligrosísimo disparo desde dentro del área que se marchó junto al palo. Al final, esa ocasión vallecana fue el epílogo de un intenso y emocionante encuentro (otro más con el Rayo de por medio) que se fue diluyendo bajo gotas de lluvia y entre jugadas de área a área y la expulsión por roja directa de Lozano en el minuto 88 para certificar la resurrección del Girona y la continuidad del Rayo una semana más entre la melancolía de la derrota.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Rayo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies