¡Síguenos!
Lozano celebra su gol ante Alemania I CORDON PRESS

Mundial Rusia 2018

México alarga la fiesta

La selección de México dio la primera campanada del Mundial de Rusia al vencer a Alemania, actual campeona del mundo, por 0-1, con un gol conseguido por Hirving Lozano en el minuto 35.

A esta hora los alemanes siguen sin entender qué paso. Ni en el campo, ni en la grada donde la animosa afición de México cantaba Cielito Lindo, aquella canción de Quirio de Mendoza que entre lamentos recomienda cantar y no llorar. Bien harían los seguidores de la Manchsaft en buscar un traductor y unirse a la fiesta. Porque el primer sorpresón del Mundial llegó en el Grupo F, donde los hombres de Osorio silenciaron todas las críticas previas con una victoria de postín. Una victoria histórica y una derrota con el mismo apellido. Nunca había ganado la Tri a Alemania en un Mundial. Nunca habían perdido los teutones un partido inaugural tras bordarse una nueva estrella en el pecho. El cruce de destinos se produjo hoy.

México arrancó convencida y con las ideas muy claras. Había que negar la pelota a Kroos, acotar su radio de acción, impedir que viera el fútbol de cara. Ahogada la circulación de la Campeona del Mundo, lo siguiente era correr. Correr en las ayudas y correr a la espalda de Khedira y Kimmich. Para ello tenían dos alas, Carlos Vela y Hirving Lozano.  El jugador del PSV Eindhoven dio un par de avisos de lo que estaba por llegar. A Chicharito también se le hizo de noche en sendos contragolpes que situaban a México y Alemania en una carrera de tres contra tres. Neuer, el portero titular para Low, había llegado puntual al estreno mundial. Ya estaba salvando a los suyos.

Nada pudo hacer, sin embargo, a la media hora. Alemania perdía un balón en tres cuartos y sufría corriendo hacia atrás. México pasaba de las rancheras y apostaba por el rock duro de Molotov.  Robo de Herrera que buscaba a Cuadrado, proyección sobre Chicharito y, ahora sí, este encuentra a Lozano. El recorte dentro del área y el disparo raso del delantero confirmaba el buen arranque de los de Osorio. El marcador les daba también ahora la razón. Para los que no conocieran, hasta hoy, a Hirving Chuky Lozano habría que señalarles que ha guiado al PSV hasta la Eredivisie, con 19 goles en 34 partidos. A este nivel en el resto del mundial resultará difícil que vuelva a tierras holandesas.

Porque México no se arrugó ni cuando Kroos teledirigió un balón a la escuadra. Fue en una falta que el Memo Ochoa rozó para que se estrellara en el larguero. Solo así conseguía acercarse al gol la Tetracampeona del Mundo, a través del balón parado. Draxler no desbordaba por la izquierda, Ozil se mostraba desconectado, incapaz de aparecer en la telaraña defensiva de México. Más arriba  Werner confirmaba que todavía es un Skoda, la segunda marca de Wolkswagen. Con ese panorama  pudo la Tri irse al descanso con mayor ventaja. En una nueva carrera contra Hummels y Boateng, el ex realista Vela volvió a rozar el gol. A esas alturas el 0-1 parecía escaso.

A la hora de partido empezó a carburar Alemania. Ayudaba a ello el esfuerzo físico de los mexicanos, que bajaron un pistón en su intensidad y los recambios desde el banquillo. Reus dentro Khedira fuera. Más madera para acogotar a los mexicanos al borde de su área. Kroos comenzó a bailar solo, sin la sombra que fue Vela hasta que le duró la gasolina, y Alemania creció. Primero por la banda derecha, por donde Kimmich creo una de esas autopistas alemanas sin límite de velocidad. Los remates empezaron a sucederse, Draxler, Werner o Reus, tuvieron el empate en sus botas. Visto la poca efectividad de sus compañeros,Kimmich auténtico todoterreno, pisó los terrenos del 9 para rematar en una acrobática chilena. El remate se marchó alto por poco.

Para entonces Alemania ya bombardeaba el área mexicana. En el intento por evitar el sonrojo inicial había panzers, portaaviones y los últimos miembros de la Luftwaffe, veáse Mario Gómez. México intentaba parar el partido con los cambios. Uno de ellos histórico. Guardado dejaba el campo tras dar un recital como mediocentro (cuánto ha aprendido este tipo con Setién), y su lugar lo ocupaba Rafa Márquez, Káiser de Michoacán, 39 años y 5 Mundiales en sus canas. México se amuralló con una defensa de cinco y dejó a Layún como verso suelto junto a Chicharito. El jugador del Sevilla tuvo la sentencia hasta en dos ocasiones en dos contragolpes que no supo resolver. Esos, de todos  modos, eran ya los minutos de Kroos, quien al mando de las operaciones movía la defensa mexicana como un acordeón de lado a lado. Como sus compañeros no encontraban la rendija lo intentó él, con un ese putt marca de la casa que en esta ocasión no embocó.

Los últimos minutos son los de Neuer en el área rival. Imagen inédita en un primer partido del Mundial. Esa es la ambición de la actual campeona del Mundo, que ya sabe lo que es luchar contra el maleficio del campeón. Ese que desde 2002 te manda para casa en la primera fase. En México la celebración fue superior a la de otras con títulos de por medio, lo cual ha despertado ya cierto recelo entre la federación mexicana. No hay que olvidar en hace una semana la Tri celebró una fiesta antes de viajar a Rusia. Entre mariachis y algún que otro trago, la celbración acabó en una piscina con los jugadores bañándose con meretrices. El terremoto no se llevó por delante a ningún componente de la expedición, pero las críticas fueron feroces. Tras la victoria de hoy, todo quedará olvidado,  entre las notas de aquella ranchera de José Alfredo Jiménez. México tiene motivos para sentirse esta noche el Rey del Mundial.


AVANCE


Después de ponerse por delante, México resistió heroicamente las acometidas de Alemania, que percutió contra la portería de Ochoa con mucha energía pero poca claridad de ideas. La última campeona del mundo que perdió el partido inaugural fue la Selección española en el Mundial de Brasil.

El próximo partido de Alemania será contra Suecia el próximo sábado 23 (20:00) y ya no podrá permitirse el más mínimo tropiezo. México, por su parte, se enfrentará a la Corea del Sur de Toni Grande y Javier Miñano.

Alemania, que había ganado el partido inaugural en sus últimas siete participaciones, no perdía en un estreno desde que lo hizo contra Argelia en el Mundial 82, hace 36 años.

El mexicano Rafa Márquez, de 39 años, que entró en el minuto 74, se convirtió en el tercer futbolista que juega en cinco Mundiales. Antes lo habían conseguido su compatriota Antonio Carbajal y el alemán Lothar Matthaeus. Márquez se estrenó en 2002 y desde entonces no ha faltado a ninguna cita.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Mundial Rusia 2018

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies