¡Síguenos!

Champions

Papeles intercambiados

La eliminatoria entre United y PSG parecía una de las más desequilibradas cuando se celebró el sorteo de octavos.

Cuando Luis García metió su mano inocente en el bombo, sacó una bolita al azar y mostró la papeleta del Manchester United, más de uno en París respiró tranquilo. Incluido un jeque qatarí que lleva demasiados años viendo a su equipo despedirse de Europa a las primeras de cambio pese a sus obscenas inversiones en fichajes. Esta vez el rival no era ni el Madrid ni el Barça, sino un United a años luz de los cuatro primeros puestos de la Premier League, con un entrenador discutido y una plantilla desmotivada. Casi dos meses después de aquel sorteo de octavos de Champions League, el panorama ha cambiado radicalmente en París y Manchester.

La eliminatoria ha dado un giro de 180 grados. Tanto que los papeles se han intercambiado y ahora el United, más que un corderito indefenso ante los Mbappé, Neymar y Cavani, parece el mismísimo lobo feroz. Entre otras cosas porque ni Neymar ni Cavani estarán en el partido de Old Trafford. El extremo brasileño sufrió una lesión en el pie derecho a finales de enero y se perderá aproximadamente diez semanas de competición. La baja más reciente para Thomas Tuchel ha sido la del delantero centro uruguayo, que pidió el cambio en el último encuentro de Ligue 1 del PSG por un pinchazo en el muslo derecho. Por si fuera poco, Thomas Meunier tuvo que abandonar el campo después de un golpe en la cabeza. El lateral derecho belga sufrió una conmoción cerebral que le hará perderse la cita ante el United. En ese mismo partido, se produjo la reaparición de Marco Verrati tras tres semanas de baja. El mediocentro italiano disputó los primeros sesenta minutos del encuentro. Una pequeña alegría para una afición que no gana para disgustos desde comienzos de año.

El mes de enero vino en forma de eliminación copera para el PSG. Contra todo pronosticó, el conjunto parisino fue apeado por el Guingamp en los cuartos de final de la Copa de la Liga después de verse remontado en el Parc des Princes con dos goles de penalti en los diez minutos finales. Para poner en contexto la gesta del modesto Guingamp, el PSG llevaba ganadas las últimas cinco ediciones de la Copa de la Liga. Recientemente, también sufrieron la primera derrota en Ligue 1 de la temporada. Los de Tuchel cayeron derrotados ante el Olympique de Lyon en el Parc OL y estuvieron a punto de hacerlo, de no ser por la prórroga, frente al Villefranche de la tercera división gala en los octavos de final de la Copa de Francia.

El técnico alemán se ha mostrado muy crítico en las últimas fechas con el trabajo del director deportivo del club, Antero Henrique. Tuchel demandó ya en verano un centrocampista que cubriese el vacío del recién retirado Thiago Motta. Lejos de no llegar nadie, Lo Celso fue cedido al Real Betis y Adrien Rabiot se vio relegado a la grada a mediados de diciembre por su negativa a firmar un contrato de renovación. La solución de Tuchel pasó por reubicar a Marquinhos como acompañante de Verrati en la sala de máquinas parisina. Esta escasez de centrocampistas en la plantilla se resume en que el sustituto de Verrati este tiempo que ha estado lesionado ha sido Dani Alves. El tan ansiado fichaje en la media se hizo de rogar. Leandro Paredes firmó por el PSG sobre la bocina, a menos de 48 horas de que se cerrara el mercado de invierno. El cinco argentino es un futbolista con las condiciones necesarias para triunfar en un grande de Europa, pero apenas se ha rodado con el equipo y probablemente no sea de la partida en Old Trafford.

El PSG llega ahogado por la presión y sumido en un mar de dudas. Desde la entrada del capital qatarí en 2011 y después de más de 1.100 millones de euros invertidos en fichajes, el mejor resultado de los franceses en Champions League han sido unos cuartos de final. Todo lo contrario del Manchester United, un histórico del fútbol europeo que hasta hace no mucho hubiera estado obligado a superar la eliminatoria. El lado positivo del desastroso paso de José Mourinho por el United, al menos esta temporada, es que ahora los pupilos de Ole Gunnar Solskjaer no tienen nada que perder. Solamente por venir de donde vienen.

De parche hasta el mes de junio a técnico de moda en el mundo del fútbol, el técnico noruego ha firmado con los red devils el mejor arranque en la historia de la competición inglesa con ocho victorias y un empate en nuevo partidos. En total, un sólo empate y diez victorias en once encuentros. A destacar las que consiguió en Premier ante el Tottenham en Wembley y la que supuso la eliminación del Arsenal de la FA Cup en el Emirates. Mourinho dejó al club a 19 puntos del líder y alejado de los puestos Champions. Hoy el United es cuarto y amenaza con seguir ganando. Su próximo rival en Premier será el Liverpool.

Solskjaer ha construido un equipo en base al centro del campo compuesto por Nemanja Matic, Ander Herrera y Paul Pogba. El campeón del mundo con Francia está absolutamente desatado gracias en gran parte al trabajo en la sombra de Herrera y Matic. Si la Premier hubiera empezado cuando Solskjaer asumió las riendas del United, hoy Pogba sería el Pichichi. Son 8 goles y seis asistencias desde entonces. Si hay un futbolista al que le ha sentado bien la marcha de Mourinho, en todos los sentidos, ese el francés.

Ahora Pogba juega más liberado y próximo al aérea, a la manera de un atacante más como Marcus Rashford. Preguntado por el encuentro de Champions ante el PSG, el técnico noruego respondió que “tendremos cuidado con ellos porque, incluso sin Neymar, siguen siendo un equipo muy peligroso. Pero estoy seguro de algo: ellos tendrán tanto cuidado con Marcus Rashford como tendremos nosotros con Mbappé. Me imagino un duelo apasionante. Estoy ansioso y nervioso. Desde ya con los pelos de punta”. Que Solskjaer mencione a Rashford y Mbappé en la misma frase no es casualidad. El 10 de marzo del año pasado, el actual entrenador del joven atacante mancuniano twitteó desde su casa de Noruega una foto en la que aparecía una camiseta del United con el dorsal número 19 de Rashford encima de un televisor en el que el mismo jugador celebraba un gol que acababa de marcar. El público de Old Trafford está disfrutando de una versión del delantero inglés centrada y no tirada a una banda. El movimiento del técnico noruego está dando sus frutos: tanto Solskjaer como Rashford recibieron el premio a mejor entrenador y jugador del mes de enero en la Premier.

 

 

La eliminatoria entre Manchester United y Paris Saint Germain parecía una de las más desequilibradas cuando el sorteo de octavos de final de la Champions League. Dos meses después, el fútbol nos ha vuelto a demostrar lo volátil que puede llegar a ser… para esperanza de los ingleses y pánico de los franceses.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Champions

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies