¡Síguenos!

Fútbol

Zarpazo de Puma en La Liga

Puma se convierte en el nuevo balón de La Liga y acaba con 23 años de reinado de Nike. Será la primera vez que la multinacional alemana sea proveedor de nuestra liga. Griezmann, protagonista en el video de presentación.

Todos tenemos uno favorito. Posiblemente sea el primero al que dimos una patada intentando emular a nuestros ídolos en las calles de pueblos, en algún parque o en un campo de fútbol con menos césped artificial y más tierra que los de ahora. Para unos su infancia se explicará a partir de un Etrusco o un Tango, para los más jóvenes los sueños arrancaban con un Geo Merlín o un Total 90 Omni Football. El marketing los ha convertido en las últimas décadas en aves de paso que mudan de piel cada temporada, en la que por si fuera poco encontramos dos modelos: otoño-invierno y primavera-verano. La irrupción de Puma en nuestra Liga acaba con 23 años de reinado de Nike y coloca por primera vez en la historia al otro gigante alemán a los pies de nuestras estrellas.

España sigue la estela de Alemania, puesto que la Bundesliga ya rompió con el binomio Nike-Adidas la temporada pasada después de que DERBYSTAR se convirtiera en el balón oficial del campeonato alemán. La empresa germana con sede en Goch, en el Bajo Rin ha firmado un contrato de tres temporadas para ser proveedor oficial de la Bundesliga. Ahora LaLiga repite la jugada con la también alemana Puma. Suyos serán los balones durante los próximos tres años en los campos de Primera y Segunda División. Unos balones que nunca han tenido una presentación tan galáctica como esta. Entre los protagonistas de lujo sobresale Griezmann, otra pista más sobre su continuidad en nuestra Liga.


Cuando el cuero no era esférico


Los primeros balones de nuestro fútbol no tenían ni nombre ni marca. En los inicios del campeonato, allá por 1929, eran los equipos que actuaban como locales los encargados de proveer de balones para la disputa del partido. Estos simplemente tenían que cumplir las medidas reglamentarias (una circunferencia de entre 675 y 700 milímetros), mientras que el peso oscilaba entre los 369 gramos y los 426. La particularidad de estos balones de cuero, llamados de tiento porque de ese material era el cordón que cerraba las costuras por fuera, era que su interior estaba compuesto de una vejiga de cerdo que se rellenaba de heno. Debido a ello no eran completamente esféricos, tampoco botaban de manera uniforme e incluso tenía un saliente, en la zona de las costuras, que podían dañar a los jugadores si golpeaban el balón en esa zona. Por eso era frecuente que muchos futbolistas jugaran con un pañuelo atado a la cabeza. Por si fuera poco, si se mojaban resultaban mucho más pesados y difíciles de controlar.

Como ha venido ocurriendo hasta nuestros días, el entonces incipiente Campeonato del Mundo de Fútbol de la FIFA era el marco elegido para presentar las mejoras tecnológicas, las novedades y las actualizaciones en el reglamento del juego. Los balones no han sido una excepción y en Francia 1938 se introdujo por primera vez una válvula hinchable que permitía inflar el balón sin tener que descoserlo. Esta mejora fue obra de la casa Allen, la primera en patrocinar un balón en un Mundial. A nuestro fútbol estos balones no llegaron hasta la década de los 40 y durante las siguientes dos décadas la única novedad que incluyeron fue el número de paneles de cuero con el que estaban construidos en su exterior. Desde el Mundial de Suiza en 1954, los balones se revistieron de 18 paneles. En España se jugó entonces con una réplica del Swiss World Champion, el primer esférico que se tiñó de amarillo para mejorar su visión.

 


Amilcar, el pionero


Esa línea es la que continúa Amilcar, el primer balón oficial de nuestro campeonato. A principios de los sesenta este esférico dorado, que incluía ya tanto su nombre como el hecho de ser el balón oficial del campeonato español, se caracterizó también por sus costuras y por sus alargados paneles que lo dotaban de un aspecto rudimentario. Los Gento, Puskas, Amancio, Rexach o Marcelino también pudieron comprobar de buena mano la roca en la que se convertía cuando se mojaba por la lluvia.

Con la llegada de la década de los 70 se produce la irrupción de Adidas en nuestro fútbol. Los balones fueron la primera rendija por la que la multinacional alemana se coló en nuestro país y los estadios se llenaron de Telstar y Chile, el primero con pentágonos en negro, el segundo totalmente blanco. Ambos fueron utilizados en la Copa del Mundo de Alemania 1974 y se convirtieron también en balones oficiales de la Liga española. Tras el Mundial de 1974, la propia Adidas diseñó un nuevo modelo, el Adidas Inter, que junto a los dos anteriores serían los balones oficiales de nuestro campeonato hasta el final de los setenta. La peculiaridad de estos balones es que se había impuesto la costura en pentágonos y hexágonos, mientras que el modelo Inter, al igual que el Chile, era completamente blanco.

 


Los ochenta, el dominio de Adidas


A las puertas de un Mundial en nuestro país la Liga Española utilizaba como balón oficial el Adidas Tango, el revolucionario balón que la multinacional alemana creó para el Mundial de Argentina 78. Las innovaciones de este esférico se basaban en la impermeabilización y sobretodo en las triadas dibujadas que provocaban la ilusión óptica de que había doce círculos cuando el balón rodaba. Tanto el diseño como las innovaciones tecnológicas de este balón marcaron al resto de la gama de Adidas hasta finales del siglo XX. Para el Mundial de España, Adidas creó el Tango España que siguió mejorando las costuras hasta hacerlas impermeables lo que reducía el peso del balón en caso de lluvia. Además, el Tango España es el último balón de cuero. A partir de la temporada 84/85 se incorporaron diferencias estéticas como los detalles del nombre, el logo y las características técnicas del esférico en rojo.

Antes de que Calamaro le dedicara una canción, Adidas ya había creado un balón con su nombre. El Azteca fue el primer balón sintético, creado para el Mundial de México 86 y el protagonista de nuestra Liga en los años dorados de la Quinta del Buitre. Durante dos temporadas este balón con motivos de la cultura azteca en sus triángulos demostró ser más resistente que sus antecesores, lo que ayudó a que a los niños de finales de los ochenta su regalo de reyes les aguantara más tiempo, tras golpearlo una y otra vez contra la pared.

 


Mery Sport, un extraño entre gigantes


La llegada de Johan Cruyff al banquillo del FC Barcelona no fue la única noticia que sacudió nuestro fútbol aquel verano de 1988. La Liga de Fútbol Profesional aprobaba en su asamblea general del 29 de junio la oferta recibida por Mery Sport para ser el proveedor oficial de balones de la competición española. Esta pequeña empresa ilicitana se dedicaba a la fabricación de calzado y productos de cuero y ofertó 50 millones de pesetas (300.000 euros) y 3.000 balones para toda la temporada. La Liga descartó incluso una oferta similar de Adidas. Catalogado como “El balón más esférico del mundo” presentaba un diseño innovador que dejaba atrás los 20 hexágonos y los 32 pentágonos que Adidas había convertido en tradicionales. El balón de Mery Sport estaba diseñado por un rombicosidodecaedro formado por 62 piezas (12 pentágonos, 30 cuadrados y 20 triángulos).

La marca propiedad de Saturnino Merino firmó en noviembre de 1988 con la Federación Española de Fútbol por unos 10 millones de pesetas para que la selección española utilizara los balones de la marca alicantina camino del Mundial de Italia 90. Además, dicho esférico fue utilizado en la Copa del Rey y en la Supercopa de España y su rareza fue también un aliado para los equipos españoles que competían en Europa. El Real Madrid lo utilizó en la Copa de Europa; Real Sociedad, Athletic Club y Atlético de Madrid lo utilizaron en la Copa de la UEFA; y el FC Barcelona en la Recopa. Algo que contrasta con las críticas que durante toda la temporada recibió el balón. Jugadores como Fernando (Valencia CF) aseguró tras fallar un penalti que el error se debía al balón. Entrenadores como Leo Beenhakker acusó a la Liga de aceptar un puñado de millones de pesetas por un balón sin comprobar antes su calidad. Concluida la temporada en la Liga optaron por volver a los balones Adidas.

 


La perfección hecha balón


Solo el Etrusco de Adidas puede presumir de haber disputado un Mundial (Italia 90), una Eurocopa (Suecia 92) y unos Juegos Olímpicos (Barcelona 92). Diseñado por la multinacional alemana para el Mundial que inauguraba la década y que presenta un diseño clásico con triángulos negros y reminiscencias al arte de la antigua Roma. Fue el balón del Dream Team, el que inauguró la época dorada del Barça de Cruyff, presente en las Ligas de Tenerife o en el penalti de Djukic, ya que fue el balón oficial de la Liga de 1990 hasta 1994. Entre los avances tecnológicos que presentaba sobresalía una capa interna de espuma negra de poliuretano que lo hacía completamente impermeable. A partir de este balón comienzan a aparecer las medidas de presión y la marca registrada impresas sobre su superficie. Por su parte la válvula se camufla entre los dibujos negros.

El último de la saga Adidas es el Questra. Llegó a nuestra Liga tras el Mundial de Estados Unidos  de 1994 y se mantuvo durante dos años en nuestro campeonato. Es el balón del Doblete del Atlético de Madrid y en el que ya se empieza a atisbar el nacimiento de la llamada Liga de las Estrellas. El balón, muy en sintonía, está decorado con estrellas y demás motivos galácticos y el logo de la LFP aparece por primera vez en color. Tecnológicamente incluía una capa de espuma de polietileno que lo hacía más controlable y más rápido al ser chutado. Es también el primer balón que incluía el logo FIFA APPROVED.

 


El Reinado de Nike


El fútbol, tal y como lo conocíamos entonces, acababa de cambiar con la revolucionaria Ley Bosman. Aquello trasladó a nuestro balompié a una nueva dimensión con la llegada de jugadores extranjeros de todas las latitudes. Todo aquello coincidió con la irrupción de la multinacional de material deportivo Nike en el mundo del fútbol y su presencia en nuestra Liga fue el espaldarazo definitivo. Su blanquísimo esférico únicamente manchado por su logo (negro con un ribete rojo) y el de la LFP se convirtió pronto en un icono más del campeonato.

El éxito de ventas fue tremendo. Cada balón costaba 8.000 pesetas (50 euros) de la época (96/97) y la pelota se convierte en un objeto de coleccionista. Durante las próximas cuatro campañas, Nike modifica levemente su modelo el Nike 350 GEO y el 850 GEO de sus dos primeras temporadas (alterna los colores negro y rojo y azul y negro) hasta que en el año 2000 crea el Nike Geo Merlín que rompe con el clasicismo y apuesta por el cambio radical en la estética de sus balones. Aparecen las ondas y los motivos circulares. Los tonos varían entre el rojo, el azul y negro sobre fondo blanco. A partir de entonces, de la temporada 2004/2005 Nike cambia el diseño y el nombre del balón cada temporada. El marketing ha alcanzado ya hace tiempo a la pelota y esta empieza a sufrir los estragos de la oferta y la demanda. Ninguno de los balones con los que se han jugado en los últimos 15 años ha alcanzado el estatus de icónico. Ni ocupan un lugar especialmente destacado en la memoria del aficionado. A modo de obituario ponemos aquí sus nombres y las temporadas en las que nos acompañaron, porque en mayor o menor medida nos hicieron vibrar cada vez que inflaban las redes. Nike dice adiós a la Liga tras 23 temporada. Los goles ahora los marcará un Puma.

2004/2005 Nike T90 Aerow Azul

2005/2006 Nike T90 Aerow Naranja

2006/2007 Nike T90 Aerow II Azul

2007/2008 Nike T90 Aerow II Rojo

2008/2009 Nike NK GEO

2009/2010 T90 Ascente

2010/2011 T90 Tracer

2011/2012 Strike

2012/13 Maxim

2013/14 Incyte

2014/15 Ordem

2015/16 Ordem III

2016/2017 Ordem IV

2017/2018 Ordem V

2018/2019 Strike

¿Sabrías identificar cuál es cuál en esta lista de balones?

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Fútbol

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies