¡Síguenos!

Fútbol

Cuatro años para Qatar 2022: el Mundial que no debió ser

En estas mismas fechas se celebrará el Mundial más polémico y turbio de la historia. Qatar 2022 sigue su curso a pesar de la corrupción.

Dentro de cuatro años, por estas mismas fechas (del 21 de noviembre al 18 de diciembre), se celebrará en Qatar el Mundial que nunca debió ser, la más clara demostración de que la FIFA se siente por encima de la justicia y tal vez lo esté. Por nada se siente aludida. Se sabe que los sobornos fueron fundamentales para la elección de Qatar en 2011 (ganó 14 de los 22 votos posibles), así lo denunciaron publicaciones del prestigio de France Football (“Qatargate”) y The Times. Hablamos de casi cuatro millones de euros en mordidas repartidas por Mohammed bin Hamman, exdirectivo de la FIFA (fue presidente de la Comisión Asiática de Fútbol, nada menos) ahora apartado del fútbol por corrupción. A través de su empresa de construcción, habría hecho transacciones de hasta 200.000 dólares a los presidentes de las federaciones africanas. Solo en metálico llegó a repartir hasta 400.000 en diferentes encuentros con federativos. Según The Times, ingresó 1’6 millones en cuentas bancarias controladas por Jack Warner, vicepresidente de la FIFA y presidente de la Concacaf hasta 2011.

Ante semejantes acusaciones, se barajó la posibilidad de volver a votar la sede de 2022. Aunque a decir verdad nunca fue contemplada por la FIFA. El hecho de que Arabia Saudí estuviera al frente de la oposición a Qatar le dio una dimensión política al asunto que despistó de lo esencial. El conflicto que mantienen Arabia Saudí y Qatar en la guerra del Yemen, y los reproches mutuos por las supuestas conexiones de cada país con grupos extremistas (terroristas, en algunos casos), libró al Comité Organizador de Qatar del juicio deportivo. Al margen de otros delitos, Qatar había hecho trampas con la anuencia de la FIFA.

Así lo señaló France Football en 2013. A partir de una reunión en el Palacio del Elíseo en la que tomaron parte el entonces presidente Sarkozy, Michel Platini (presidente de la UEFA) y el aun príncipe qatarí Al-Thani, se decidió que Qatar reflotaría financieramente al PSG y hundiría a Canal + Francia (para satisfacer a Sarkozy), a cambio de que Platini retirara su apoyo a la candidatura de Estados Unidos y trabajara para Qatar. Platini negó el amaño, pero a la hora de la verdad votó por Qatar cuando lo correcto es que se hubiera abstenido, por ser presidente de la UEFA. “Lo hice porque era el momento de ir a un país de esa parte del mundo. Habían sido candidatos cinco veces”. Peculiar argumento.

La FIFA tampoco fue ajena al acuerdo. Entre los documentos que aportó France Football está un correo electrónico de un alto responsable de la FIFA a otro funcionario en el que asegura que han “comprado la Copa”.

El arreglo era de largo alcance y a cada favor le correspondía una recompensa. El expresidente de la Federación Española, Ángel Villar, se comprometió con Qatar a cambio de que apoyaran la candidatura de España y Portugal para el Mundial 2018. Es evidente que le hicieron poco caso. También se vio implicado Sandro Rosell, expresidente del Barça ahora encerrado en Soto del Real acusado de blanqueo de 14 millones de euros. Según France Football, los favores de Rosell a Qatar (en gran parte a través del Barça) concluyeron en la venta de su empresa Bonus Sport Marketing a un comprador qatarí por el triple de su valor real.

La FIFA inició una investigación para que el fuego no le quemara las pestañas. Y se la encargó al exfiscal estadounidense Michael García. Su informe profundiza en los métodos de corrupción. Según García, Rosell comenzó a colaborar con Qatar a finales del 2008 a cambio de 2.000 euros por día trabajado. Se relacionaba con Andreas Bleicher, director de la Academia Aspire de Qatar, y con Hassan Al-Thawadi, consejero delegado de la candidatura.

Durante un tiempo, Estados Unidos, Alemania e Inglaterra estuvieron pendientes de una posible revocación para presentar sus candidaturas para el Mundial 2022. Los americanos eran los favoritos por haber sido vencidos irregularmente. Sin embargo, la elección, el pasado 13 de junio, de la candidatura conjunta de Estados Unidos, Canadá y México para el Mundial 2026 terminó con la intriga. La FIFA es experta en huidas hacia delante.

Según Ken Bensinger, autor de Red Card, y uno de los más reputados conocedores de las cloacas de la FIFA, “estamos hablando de una organización con décadas de corrupción, no es una cosa nueva. Corrupción que para mí comenzó en los años 70. Son muchas generaciones de directivos del deporte que metieron la mano en el bolsillo ajeno para robar dinero en grandes cantidades y cambiar eso del día a la noche es imposible”.

“Es difícil creer que alguien como Infantino pueda estar totalmente limpio cuando creció en el mismo ambiente corrupto de sus antecesores. Él subió de la misma manera que Joseph Blatter, que fue primero secretario general de la FIFA de Havelange igual que Infantino lo fue de Platini en la UEFA”.

Y cualquier otro problema lo arreglará el dinero. El de Qatar será el primer Mundial en el invierno del hemisferio norte, lo que significa que las ligas europeas y las competiciones continentales tendrán que modificar sus calendarios. Nadie ha puesto mayor objeción y la UEFA asegura que lo tendrá arreglado en 2021. Se tomará su tiempo.

Burlados los 40 grados del verano qatarí, la temperatura, entre 20 y 24 grados, será lo más amable del país. El alcohol está prohibido salvo en los hoteles y durante el campeonato podrían habilitarse zonas especiales para su consumo, tal vez en los aparcamientos de los estadios. Aunque la homosexualidad está prohibida, el comité organizador asegura que todo el mundo será bienvenido. Pero la invitación no se corresponde con los hechos. Según el informe anual de Amnistía Internacional, Qatar sigue restringiendo el derecho a la libertad de expresión, de asociación y de reunión pacífica. «Están prohibidos los partidos políticos independientes, y sólo se permiten las asociaciones de trabajadores si son de ciudadanos qatarís y cumplen criterios estrictos. Se mantienen leyes que penalizan la expresión de opiniones consideradas ofensivas para el emir».

Las mujeres siguen discriminadas «en la legislación y en la práctica». Y peor todavía lo tienen los obreros extranjeros que trabajan en la construcción, muchos de ellos en los estadios que se están levantando. El pasado mes de abril, en un encuentro en Montevideo de los ganadores del premio Nobel de la Paz —Adolfo Pérez Esquivel (Argentina), Rigoberta Menchú (Guatemala), Shirin Ebadi (Irán), Lech Walesa (Polonia) y Guillermo Whpei, presidente de la Fundación para la Democracia internacional— se denunció que «más de 2.000 nepalíes han muerto en la construcción de los estadios y los centros de convenciones en Qatar». «Añadan esto a la problemática que tiene Qatar, al que Arabia Saudita, Egipto y otros países árabes le han bloqueado el espacio aéreo por supuesta relación con Al Qaeda, además de las denuncias de Alemania y Holanda por la violación profunda de los derechos humanos… Esto hizo que Su Santidad enviara una carta al presidente de la FIFA dos meses atrás y estamos esperando respuesta para que se aclare la situación de Qatar y su relación con el Mundial de Fútbol”.

Xavi Hernández, llamado a ser seleccionador de Qatar, donde reside desde 2015 (juega en Al Sadd), declaró hace un año: «Es cierto que en Qatar no hay democracia, pero la gente es feliz. Están encantados con la familia real, llevan sus fotografías en el coche, les dan un sueldo por ser de allí, cuidan a sus ciudadanos…». Sin duda, no se refería ni a las mujeres ni a los trabajadores nepalís. La perspectiva siempre es distinta desde el lado del dinero.

Periodista, ciclista en sueños, cronista de variedades y cinéfilo (sector La La Land). Capitán del equipo para que le dejen jugar. Después de tantos años, sigue pensando que lo contrario del buenismo es el malismo. Fue subdirector del diario AS y colabora con El Transistor de Onda Cero. Ahora se lanza a esta aventura de 'A la Contra' porque cree que hay que hacer cosas. Y esta tiene buena pinta y le apetece mucho.

1 Comment

1 Comment

  1. Pingback: Copa Asia: La Copa del continente más grande | Fútbol | A la Contra

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Fútbol

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies