¡Síguenos!
Croacia, semifinalista en 1998.
Boban, Ladic, Bilic, Stimac, Soldo, Stanic; Jarni, Vlaovic, Suker, Simic y Asanovic.

Mundial Rusia 2018

¿Qué fue del XI croata que jugó la última semifinal?

Croacia vuelve a unas semifinales. Aquí contamos que fue de los once croatas que llegaron a las semifinales del Mundial del 1998. Todos han continuado vinculados al fútbol.

Han pasado veinte años, pero el balón sigue en sus vidas. Ladic, el portero titular de la selección en aquel torneo, se convirtió en seleccionador sub 21 en el año 2010. Por delante de sus ojos han pasado varios de los nombres que hoy están entre los 23 seleccionados que disputan esta Copa del Mundo.  Vrsaljko, Lovren, Vida, Rakitic o Kramaric son algunos de los jugadores que el ex portero croata ha ido formando en las categorías inferiores de Croacia.

En la defensa, Slaven Bilic, el zaguero central, se convirtió en entrenador. Empezó en Croacia y en 2006 ya estaba dirigiendo a la sub 21. En el año 2012, Bilic dio el salto a la absoluta y dirigió en la Eurocopa a la selección arlequinada cayendo eliminada en la fase de grupos ante la Selección Española. Tras su fracaso con la selección, el ex jugador probó suerte en Turquía y Rusia. Ha sido en el West Ham United donde se ha consolidado como entrenador, llegando a dirigir 109 encuentros.

Igor Stimac fue entrenador hasta el año pasado. Tras no triunfar, cerró su etapa en Catar. Ahora ocupa su tiempo libre a potenciar el ejercicio en los jóvenes de su país. Zvonimir Soldo, nada más retirarse, dedicó su tiempo a entrenar a las categorías inferiores del Dinamo de Zagreb. Años más tarde probó fortuna en la Bundesliga, pero sin éxito. Tras varios años sin entrenar, la temporada pasada empezó en la Superliga China como segundo entrenador de Felix Magath. Por último, Darío Simic, una vez acabada su carrera, volvió a Italia donde había pasado varios años como jugador. En 2017, fue nombrado consejero de la junta administrativa del Palermo.

Los jugadores del centro del campo prefieren los despachos a entrenar. Zvonomir Boban, el capitán de aquella selección y uno de los ídolos en la infancia de Luca Modric, estuvo varios años fuera del mundo del fútbol. Más tarde, aceptó la oferta de la FIFA y se convirtió en Secretario General Adjunto.

Mario Stanic, conocido en España y especialmente por los seguidores del Sporting de Gijón, se formó como ojeador cuando abandonó los terrenos de juego. En 2010, comenzó una larga travesía que continua hasta hoy como ojeador en el Brujas. Robert Jarni, otro bien conocido por los aficionados españoles tras su paso por Betis y Real Madrid, colgó las botas en 2002. No obstante, decidió seguir como futbolista en la modalidad de sala. Y no se le dio mal, ganó una UEFA. Cuando dejó definitivamente el fútbol, se dedicó a entrenar. Ha entrenado a equipos de la liga croata, pero su sueño es entrenar algún día al club verdiblanco. El último centrocampista de esta selección también optó por ser entrenador. Aliosa Asanovic, el que fue considerado uno de los mayores talentos en el fútbol croata, empezó como mano derecha de Slaven Bilic. Años más tarde, decidió continuar como entrenador por su cuenta. Actualmente está entrenando a Melbourne Knigths (Australia).

En la delantera, Goran Vlaovic, ex del valencia, es agente de futbolistas. Con compañeros de selección y algunos amigos fundó BGM Sport, una agencia de representación de futbolistas. Curiosamente las siglas “BGM” corresponde a Boris Zivkoivc (compañero de selección), Mario Stantic (fundador y ojeador en el Brujas) y su nombre.

El jugador más conocido de todos, por su pasado en el Real Madrid, es Davor Suker. El ex delantero blanco, cuando se retiró, fundó academias de fútbol de carácter solidario y para ayudar a los niños de su país a salir de la destrucción que la guerra había dejado.  En 2012 fue nombrado presidente de la Federación Croata de Fútbol. A día de hoy sigue en el cargo tras ser reelegido y sueña con que Rusia 2018 sea el año de la selección croata.

Describe su cabeza como el garaje de Homer Simpson: siempre desorganizado. Le promete a diario a una Marge imaginaria llamada conciencia que luego más tarde lo organizará, pero nunca lo hace. Un sillón, su cerveza Düff, el mando a distancia y el televisor con retransmisiones deportivas son sus acompañantes en el día a día. En A La Contra encontró el lugar donde puede contar esas hazañas del deporte que tanto le gusta ver.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Mundial Rusia 2018

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies