¡Síguenos!

Fútbol

Cristiano, Griezmann… quién les ha visto y quién les ve

Ojalá todos los jugadores de los que hablo en este artículo den un paso adelante, pero hasta ahora no es el caso. Hablamos de estrellas que ahora transitan por el camino de la adaptación a sus nuevos roles.

Hoy, en un grupo de WhatsApp que tenemos algunos compañeros de A la Contra,  discutíamos afablemente sobre la mala elección de Cristiano, escogiendo a la Juve como destino. Y, por supuesto, también de la equivocación del equipo de Turín comprando a Ronaldo. No pinta bien. Todo esto desde el punto de vista deportivo, porque lo del retorno, o no, por contratos publicitarios, derechos de imagen o impactos en Bolsa, se nos escapa del juicio. De eso que hablen los contables de la Vecchia Signora, si es que les deja la Fiat.

Pero que jugador y club se hayan equivocado uniendo destinos, no significa que el Real Madrid acertase vendiendo. Cristiano estaba hecho a nuestro fútbol, a sus compañeros y a la verticalidad del Madrid. Un traje a medida del que estiraron, hasta romperlo, los egos de Cris y Florentino. Seguramente, perdieron los dos. Este caso no es raro en lo del balón redondo. Jugadores que dan un gran rendimiento y que son diferenciales en sus clubes, a veces no tienen buen ojo para ponerse nuevas camisetas. Se lo ponen en chino para alcanzar la excelencia que llevan de serie. No todos los GPS aciertan en los mapas del fútbol.

Veamos otros ejemplos:

Griezmann: Se echaba el Atleti a la espalda y ahora parece que la camiseta blaugrana le queda tres tallas grande. La explicación puede pasar porque al francés lo que le va de verdad son los balones al espacio y las contras fulgurantes. Griezmann también es feliz con una media rocosa que robe en bloque medio y le ponga de cara a la jugada. O sea, con el Atleti y con Francia. Equipos donde también explotaba el factor sorpresa de aparecer por cualquier lado de la delantera. En el Barça eso se reserva para Messi.

De Jong: En este Barcelona de dos velocidades y al que los contrarios le sacan muchos kilómetros corriendo, el dinamismo del holandés juega con freno de mano. Si en el Ajax se le abrían muchas líneas de pase, en el Barça actual, muchos de sus compañeros parece que llevan la barra del futbolín atravesándoles los costados. Le cuesta un mundo limpiar el juego porque no se le ofrecen. De Jong no es Busquets. Busi domina la pausa, el holandés ni la conocía en el Ajax.

Joao Félix: Simeone ha de darse cuenta de que este fenómeno no es Lucas Vázquez. Una cosa es pedir vuelta por muy crack que se sea, y otra pretender que el luso cambie la magia por un pico y una pala. Tampoco le hace el Cholo un favor cuando le coloca de delantero a 20 metros de la línea de centrocampistas. El juego del Atleti no beneficia a este chaval. Tampoco físicamente lo aguanta.

Courtois: Hablamos de un gran portero entre palos. Pero con poca capacidad para ordenar la desordenada defensa que plantea Zidane. No ayuda sacando a los centrales a tirar la línea lejos de su feudo. Tiene problemas en encontrar líneas de pase, porque ni el Atleti ni el Chelsea tenían especial cuidado en sacar la pelota jugada. Allí sí eran famosos los saques en largo de Courtois. Bélgica lleva años beneficiándose de sus saques de balonmano.

Y es que el fútbol lleva la palabra contexto de primer apellido. No sé si Messi, este Messi, podría jugar andando en Italia, con la manera en que se defiende en el Calcio. Puede que sí, pero también lo contrario. Conocer de memoria a tus compañeros, saber lo que van a hacer antes de que lo lleven a cabo, tener automatizados hasta los carácteres, son los mejores antídotos cuando la edad empieza a cobrar sus facturas. Y hablamos de Messi.

En fin, que esto no es una ciencia exacta. Ojalá todos los jugadores de los que hablo en este artículo den un paso adelante, pero hasta ahora no es el caso. Hablamos de estrellas que ahora transitan por el camino de la adaptación a sus nuevos roles. A ver cuándo llegan sus mejores escenas y convierten en acierto lo que ahora se viste de duda. Y, sobre todo, que sus entrenadores les pongan en órbita. Mucha parte de culpa en lo que sucede la tienen ellos y cómo les hacen jugar.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Fútbol

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies