¡Síguenos!
Nairo Quintana gana la 16ª etapa del Tour 2018. BELGA / Cordon Press

Tour de Francia

Quintana se redime y Froome naufraga

El colombiano gana por primera vez desde 2013, el campeón hace aguas, Thomas reivindica su liderato y el experimento de la parrilla no lo compramos para el futuro.

El experimentó de la parrilla de salida acabó siendo una pantomima más que otra cosa y la etapa se convirtió en una más al uso, solo que con unos 120 kilómetros menos de lo habitual. Eso quitó protagonismo a las fugas y se lo concedió a los hombres de la general. No hubo los ataques iniciales que se esperaban, pero Movistar encontró su premio de consolación en forma de victoria de etapa. Con Valverde lanzado por delante, Quintana arrancó por detrás y tuvo la permisividad del grupo. El murciano trabajó a destajo para el colombiano y éste remató la faena en el Col du Portet. Además, la subida final sirvió para resolver la bicefalia en Sky pues Froome, por primera vez en mucho tiempo, se quedó descolgado y ya peligra hasta su podio.


Thomas, líder sólido


Se esperaba mucho de esta etapa y al final la cosa se resolvió en una durísima subida final inédita. El encadenado fue tan bonito como poco provechoso porque las piernas de los corredores estaban limpias de kilómetros y eso se notó en los primeros metros. AG2R endureció, pero Bardet pronto demostró que tenía más ganas que piernas. Fue el primero de los favoritos en abrirse. Al margen de Quintana, que ya es el mejor Movistar, Landa volvió a sentirse lejos de su mejor estado de forma y tampoco pudo con el ritmo de un extraordinario Geraint Thomas, el mejor todos, de Primoz Roglic, que apunta al podio, y de un gran Tom Dumoulin, que ya es segundo.

La jornada arrancó rápida con los habituales fugados de cada día como Majka, Alaphillipe (que volvió a pasar por delante los dos primeros puertos), Kangert, Jesús Herrada, Dani Navarro y un largo etcétera, pero todo dio sensación de estar jugándose siempre por detrás, a pesar del pataleo final de Kangert y de Majka, que resistieron hasta el final. Fue Quintana el que prendió la mecha por detrás poco después de que arrancase el ascenso final. Se fue solo y cuando Valverde se quedó sin gas nadie pudo detener ya al colombiano, que por momentos recordó a aquella lejana versión de 2013. Desde ese Tour, el primero suyo, no ganaba una etapa en el Tour. Se le vio sonriente en el podio y no había noticias de esta mueca suya desde hace años.


Froome es humano


En las antípodas de su felicidad se vio a Chris Froome, al que el Tour se le empieza a atragantar. No se sabe si es la edad, la carga de competición, el exigente Giro de Italia o que simplemente, es humano, pero la carrera le pasa factura y los rivales ya lo saben. Hoy tuvo que apoyarse en Bernal para salvar el tercer puesto en la general, pero Roglic ya amenaza ese puesto. Más allá de eso, dejó malas sensaciones y el respeto que imponía ya no lo es tanto. Esto es alimento para los rivales de Sky. Solo queda el viernes, pero Thomas no impone como el cuatro veces campeón y el gallinero va a estar revoloteado. A tres días de final arranca una nueva carrera.

Este jueves se prevé un respiro en la pelea camino de Pau con tan solo dos cotas de cuarta categoría. Será un día de reciclaje, pausa y tranquilidad antes de desatarse la batalla final en los Pirineos. No abandonen ahora que queda lo mejor.

 

 

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Tour de Francia

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies