¡Síguenos!

Videojuegos

Rage 2 es el cruce perfecto entre Doom y Mad Max

El juego de id Software brilla con luz propia en su ‘gunplay’ y se convierte en uno de los shooters más divertidos del año.

Siempre se dice que las segundas partes no son buenas, pero aunque hemos tenido no pocos ejemplos en el mundo del entretenimiento que no se ajustan a este proverbio casi universal (y ahí que cada uno escoja su caso preferido), lo cierto es que seguir con una propiedad intelectual y darle un cambio de rumbo siguiendo fiel a sus rasgos de personalidad supone todo un desafío.

Más si cabe cuando hablamos de la secuela del fallido Rage, un juego que salió allá por 2011 y que id Software pretendía situar en el pináculo del género de los FPS con una interesante ambientación postapocalíptica, pero que se quedó lejos de los expectativas de los padres del mítico Doom pese a sus puntos positivos.

He aquí que nos encontramos con una colaboración entre la citada desarrolladora con Avalanche Studios y que pretende dar un salto de calidad a la IP mientras que apostaba por el mantra de “más grande y mejor”, pasando del componente lineal del primero a un entorno más abierto con toques de sandbox, pero sin llegar a las cotas de los mejores ejemplos del género.


Un mundo salvaje


Como toda continuación que se precie, Rage 2 sigue la historia de la primera entrega y nos encontramos 136 años después de que la caída del asteroide Apophis 99942 casi haya acabado con la raza humana en la Tierra. Los que  han sido capaces de sobrevivir por medio de las Arcas devuelven poco a poco una cierta normalidad al paraje desolado.

Sin embargo, como suele pasar en ese tipo de situaciones, el más fuerte asciende a lo más alto de la pirámide y es la Autoridad, una organización de claro corte fascista, quien se ha hecho con las riendas del mundo y cuyo líder, un General Cross más máquina que hombre, se convierte en nuestro antagonista.

Esta segunda entrega se sitúa 30 años después de la primera parte y no nos perdemos nada reseñable si no lo hemos jugado puesto que se ha hecho un notable esfuerzo a la hora de ponernos en situación, pero siempre recomendamos haberlo hecho para poder contemplar los cambios que se han producido en nuestro mundo.

Asumiendo el papel de un Ranger, de nombre Walker (y que no conste que no es un chiste fácil ni podemos confirmar que proceda una Texas futura), dispondremos de numerosas habilidades y armas que se convertirán en nuestra mejor baza a la hora de ir progresando en una historia que puede ofrecernos una docena de horas si buscamos explorar nuestro entorno. La cifra se ve incrementada por la cuestionable obligación de hacer ciertas misiones secundarias, que contradicen el espíritu de su concepto y que dejan un sabor agridulce, aparte del hecho de pecar de cierta repetición.


Desata el caos a tu paso


Aunque la historia no es la más memorable del género ni creemos que lo pretende, Rage 2 deja el listón altísimo cuando pone la atención en el ‘gunplay’, donde podemos afirmar que ocupa un lugar de honor en lo que llevamos de 2019.

Tomando buena nota de los aspectos positivos del Doom del 2016, este juego nos ofrece una experiencia sin igual cuando recurrimos al profundo y variado arsenal a la hora de ir progresando en nuestra andadura o asaltando un campamento aleatorio en el que las hordas de alocados enemigos se parecen mucho a los estrambóticos personajes que poblan el universo de Mad Max, aspecto al que volveremos un poco más adelante.

Y es que la combinación de las armas con los distintos poderes que iremos descubriendo (y mejorando) nos proporciona un espectáculo de luz y sonido sensacional en pantalla, tanto en esos momentos en los que nos medimos a un gran número de enemigos o en los trepidantes combates con los minijefes que pueden surgir en cualquier instante.

El componente de sandbox le viene como anillo al dedo a la hora de ir descubriendo mejoras tanto para las armas como para nuestras habilidades sobrenaturales y lo recomendamos encarecidamente puesto que nunca sabes lo que te vas a encontrar en la próxima Arca o en un campamento al uso.

En ese sentido, dispondremos de nuestro vehículo terrestre llamado Fénix e incluso un girocóptero llamado Icaro, que nos ofrecerá la oportunidad de explorar de forma más dinámica las seis distintas zonas de las que se compone el mapa, pero es nuestra tanqueta particular la que nos permitirá asaltar convoys de bandidos al mejor estilo Mad Max, que no deja de ser un juego desarrollado por Avalanche Studios y que merece la pena revisitar.

Como mencionábamos anteriormente, el trabajo a nivel gráfico es más que notable y la variedad de escenarios, con una vegetación que se abre camino poco a poco, es de agradecer respecto al Yermo constante que se pudo ver en la primera entrega. Igualmente, el aspecto sonoro es excelente y la BSO cumple con creces.


Conclusiones


Sería injusto clasificar como experimento fallido a este Rage 2 por las múltiples cualidades que atesora, empezando por un ‘gunplay’ que es uno de los mejores ejemplos actuales de diversión cuando somos capaces de dominar con maestría las habilidades de nuestro variado arsenal con los súper poderes que iremos adquiriendo y mejorando a lo largo de nuestro aventura.

Adentrarnos en un campamento de bandidos o cualquier otro escenario que implique desatar el caos a nuestro alrededor es una delicia para cualquier amante de los juegos de disparos y no podemos cansarnos de repetir una y otra vez.

Al mismo tiempo, las fases de conducción en las que nos topamos con enemigos son una gozada, tomando buen ejemplo de lo que fue el disfrutable Mad Max mientras recorríamos a toda velocidad el Yermo pese a que el manejo de nuestro Fénix no está del todo afinado y cuya experiencia podría haber sido mejor.

Sin embargo, la obligación de completar misiones secundarias para obtener el respaldo de los PNJs es un aspecto que ‘engorda’ artificialmente la duración del juego al igual que también peca un poco de repetición, aunque ese es un mal común a la inmensa mayoría de los juegos.

De todas formas, se ha procedido a detallar todos los contenidos posteriores al lanzamiento y el respaldo constante que se le va a dar al título, ya sea en forma de DLC´s gratuitos o bien en forma de expansiones a lo largo de los próximos meses lo que se agradece para incrementar su vida útil.

En resumen, Rage 2 es un shooter profundamente divertido si no somos muy exquisitos a la hora de pedir una historia memorable y podemos hacer la vista gorda a algunos aspectos negativos, pero si lo que nos gusta es acción espectacular a raudales, con una dosis añadida de locura en un interesante y variado escenario postapocalíptico, se trata de nuestro juego sin ningún género de dudas.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Videojuegos

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies