¡Síguenos!

Real Madrid

Sergio Ramos, teme la vejez porque nunca viene sola

El capitán del Real Madrid y la Selección lleva tiempo mostrando grietas. En el cuerpo a cuerpo sigue siendo sobrio y seguro, pero cada día le es más difícil defender con metros a su espalda.

Decía Platón: teme a la vejez porque nunca viene sola.

A veces el gol nos engaña, más si son goles de penalti. La foto de Ramos marcando de nuevo desde el punto fatídico posiblemente sea una de las imágenes de los últimos días. Con ese gol ante Rumanía, el de Camas iguala los 21 tantos de Míchel en la Selección y se pone a tan solo dos de igualar al mítico Di Stéfano.

Pero la realidad del fútbol es otra y nos cuenta una historia muy diferente. En pretemporada, el Real Madrid encajó 16 goles en cinco amistosos; en esta Liga ya lleva cuatro en tres partidos y, si añadimos el último de la Selección, hay una cuestión más que apreciable: el bajo rendimiento de Sergio Ramos.

Ante el Celta, el resultado y jugar con ocho jugadores en campo propio tapó algunos errores claros del capitán blanco. Ante el Valladolid, la loca apuesta final de Zizou con cinco delanteros dio coartada a los indefensos defensas. Ante el Villareal, Ramos dejó un error grosero por exceso de confianza que le costó un gol al equipo. Ante Rumanía, su actuación dejó de nuevo muchísimo que desear.

Lento y lejos de ser dominante, cada centro lateral de Rumanía se convirtió en peligro de gol, con Ramos incapaz de controlar con autoridad el área, tal y como vimos en la jugada de la expulsión de Llorente. En esa acción, Ramos no solo está fuera de sitio, además es incapaz de mantenerle una carrera a ningún delantero. Y Puskas, el ariete rumano, no es precisamente un velocista.

Ramos lleva ya tiempo mostrando grietas en su capacidad defensiva. En el cuerpo a cuerpo sigue siendo un defensa sobrio y seguro, pero cada día le es más difícil defender con metros a su espalda y lo peor de todo es que lo sabe y lo intenta evitar no sacando a la defensa todo lo rápido que debería, ni a la altura necesaria.

Es evidente que para explicar el porqué de las cuatro Champions ganadas por los blancos en estos años y muchos de los éxitos de la Selección hay que mencionar a Sergio Ramos. Y no solo por sus goles como ante Bayern o Atleti, en momentos y en partidos claves. También por cómo ha jugado muchos de estos encuentros, con actuaciones de una jerarquía top a la altura de los grandes defensores de la historia. Pocos centrales salvo Piqué y ahora Van Dijk han dominado en Europa al nivel de Ramos. Pero la realidad es tozuda y, si somos justos, para comprender el porqué de las pocas Ligas ganadas durante estos años también habría que hablar de Ramos.

En Ligas a 100 puntos, en esas en las que el Atleti y sobre todo el Barça de Messi no fallan, la clave no es otra que ser regular, estar concentrados en todos y cada uno de los partidos y por ese desagüe se le van siempre las opciones a los blancos. En la Liga no te salvan los goles en el 93′ o actuaciones portentosas un día; necesitas no fallar, darlo todo sin errores “partido a partido”, como dice el Cholo.

Y ahí Ramos es un problema. El capitán lleva años sumando no solo lesiones y expulsiones, si no sobre todo sumando errores, con goles regalados, excesos de confianza y, sobre todo, jugando con una clarísima falta de concentración, problemas a los que hay que añadir todo lo que su edad ya le resta a su físico.

Ojo, no culpabilizo a Ramos de las Ligas no ganadas. El fútbol es un deporte coral y de conjunto, donde muchas decisiones tanto del presidente como de los entrenadores de turno han tenido mucho que ver. Pero sí creo que el capitán forma parte importante del problema futbolístico, y su rendimiento de los últimos años lo agudiza.

Sergio Ramos va camino de los 34 años y ni en el Madrid ni en la Selección se atisba un sustituto. Pero el tiempo no perdona ni a los más grandes y en cada partido que juega su declive se hace más doloroso. A Ramos aún le quedan buenos partidos, algunos hasta muy buenos, y seguro que será protagonista muchas veces. Pero tanto el Madrid como la Selección necesitan cada vez más regularidad y menos monedas al aire.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Real Madrid

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies