¡Síguenos!
Rapinoe Bronze
Megan Rapinoe y Lucy Bronze

Mundial de Francia

Rapinoe vs Bronze: pulso en la banda

Ambas protagonizarán esta noche uno de los enfrentamientos más espectaculares de este Mundial en la semifinal que disputarán Inglaterra y Estados Unidos.

Desde la perspectiva estadounidense, la semifinal de esta noche es lo mínimo exigible. Desde la inglesa, un éxito, la confirmación de que se les ha puesto cara de alternativa y de que Estados Unidos, a simple vista, no se paseará por Lyon mirando a las británicas por encima del hombro. Creo firmemente que de este choque de cruceros saldrá la ganadora del Mundial de Francia, pero también, la mejor jugadora del torneo y la futura Balón de Oro. Y ese reconocimiento individual se lo jugarán sobre el césped del Parc Olympique Lyonnais Lucy Bronze y Megan Rapinoe.

Si conducimos por la derecha, nuestra favorita debería ser Lucy Bronze. El entrenador de Inglaterra, Phil Neville, ha afirmado que Bronze es la mejor jugadora del mundo, un cumplido que, normalmente, va dirigido hacia grandes delanteras o centrocampistas, pero que llama especialmente la atención cuando la que lo recibe es una defensa, una lateral, para ser precisos. «Creo que es la mejor jugadora del mundo porque es única en todo lo que hace», dijo Neville. «A veces los defensas también son especiales». Rapinoe, por su parte, sí cumple con las directrices habituales, delantera, extremo, goleadora, con carácter, la comidilla del torneo por sus reivindicaciones sociales y por su gancho de derecha hacia Trump y hacia todo lo que representa, la jugadora más destacada de Estados Unidos en lo que llevamos de Mundial. Un buque insignia del fútbol femenino en la última década.

En las horas previas, Phil Neville juega al despiste. «Podría ser Rachel Daly la que defendiese a Megan Rapinoe; nunca se sabe», dijo el entrenador inglés con una sonrisa socarrona. «Tenemos que tomar una decisión». Sin embargo, no parece que Neville vaya a correr riesgos. La habilidad de Bronze no solo para defender, sino para unirse al ataque y para influir en él, es una de las armas más potentes con las que cuenta Inglaterra. Pero a pesar de su protagonismo, a Lucy no le gusta acaparar los focos y ejemplifica perfectamente una modestia sana y una prudencia práctica. «En el Lyon hay otras 20 superestrellas. No soy la mejor jugadora», le dijo a The Guardian antes de que empezase el Mundial. «Tampoco soy la mejor jugadora de Inglaterra. Hay jugadoras que también son brillantes, así que la responsabilidad y la presión son compartidas. Esa es la fuerza del equipo en este momento».


Desde que Inglaterra quedase tercera en el Mundial de Canadá (donde marcó dos goles), la carrera de Bronze ha ascendido de manera meteórica. Lo ha ganado todo con el Lyon y capitanea una generación inglesa que quiere terminar con la tiranía norteamericana lo antes posible. Un dato importante, es que el soccer norteamericano influyó en Lucy cuando era adolescente. Asistió a campamentos juveniles en la Universidad de Carolina del Norte y siguió jugando para los Tar Heels. Un año antes de regresar a Inglaterra, fue parte del equipo del campeonato de la NCAA 2009 donde compartió vestuario con otra de las estrellas de Estados Unidos, Tobin Heath. En una entrevista reciente, el entrenador de Carolina del Norte, Anson Dorrance, dijo: «Le pregunté una vez: ‘Lucy, ¿estás interesada en jugar para tu equipo nacional?’ Y ella respondió: «Es mi sueño, pero vivo en Sunderland, nadie viene a vernos jugar allí». Desde entonces, Bronze ha pasado por el Sunderland, el Everton, el Liverpool y finalmente el Manchester City antes de firmar con el Olympique de Lyon, el mejor equipo de Europa.

Por su parte, los espectadores y entendidos ya conocen de sobra a Megan Rapinoe, quien cumplirá 34 años el próximo viernes. Empatada en la tabla de goleadoras con su compañera Alex Morgan, con Sam Kerr (Australia) y con Ellen White (Inglaterra), Megan ejemplifica perfectamente la importancia que tiene que los deportistas asuman su responsabilidad y su poder a la hora de luchar por causas sociales. No debería ser una elección, sino una obligación. «Soy una protesta andante», se definió en una entrevista en Yahoo antes del Mundial. «Supongo que, por el hecho de ser mujer y homosexual, siento una mayor empatía respecto a las personas que no se encuentran en una posición dominante. A mí me pareció una obviedad. Cuando alguien se ahoga, ¿vas a ayudarle o te quedas en la orilla?», comentó la futbolista después de solidarizarse en 2016 con Colin Kaepernick, el jugador de fútbol americano que ponía una rodilla en tierra cada vez que sonaba el himno como protesta por la brutalidad policial contra los negros. No son pocos los que critican su comportamiento, pero para Rapinoe, el ruido es su combustible favorito.


La jugadora de Seattle Reign es la fuerza de Estados Unidos, el hambre insaciable, una pieza clave en el sistema y en la cabeza de Jill Ellis. Por la banda, es incisiva, incansable. Rapinoe posee una gran habilidad para el uno contra uno, sus centros (ha dado 42 pases al área en lo que llevamos de Mundial) y su capacidad para estar siempre donde cae la pelota son uno de los mayores peligros a los que Inglaterra tendrá que hacer frente. Y nadie mejor que Bronze para apagar el fuego que provocan las incursiones de Rapinoe por la banda. Sus habilidades defensivas son sublimes, y son uno de los motivos por los que Inglaterra ha concedido solo un gol en este torneo. A Megan se la distingue por su estilo y por su creatividad. Si Morgan es la que remata y Tobin Heath la que pone la magia, Rapinoe completa el tridente haciendo que las cosas sucedan. Hasta ahora ha creado 14 oportunidades y ha marcado 5 tantos con la mejor tasa de conversión de tiros en gol (45.45 %).

La austeridad de Bronze contra el descaro de Rapinoe. Una jugadora casi infalible enfrente de otra que nunca se muerde la lengua. La solidez ante la creatividad. Un cuerpo a cuerpo en el que solo una quedará en pie, pero un aplauso y unos elogios que deben repartirse entre dos. Porque estamos ante uno de los duelos del Mundial, entre dos de las mejores jugadoras del planeta, en toda una semifinal. No se puede pedir más.

Periodista. Si suena Ella Fitzgerald, mejor. LaLaLandera. Tiene carácter, talento y, para colmo, nació cuando la mayor parte de nosotros ya teníamos media carrera hecha (o deshecha). Posee una gran habilidad para salir al corte en el fútbol y en la redacción, aunque es más de ponerla en la escuadra. Emperatriz de la batcueva.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Mundial de Francia

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies